Kamala Harris, aclamada ayer por una multitud. (imagen twitter Kamala Harris).

Ha nacido una estrella. Sin duda, es lo que tiene ser la primera vicepresidenta electa de la historia de  EEUU. Desde ayer el mundo -políticos, actores, amas de casa, feministas, hombres y mujeres de toda clase de condición de la izquierda y hasta de la derecha moderada, sindicalistas y personas de un amplio abanico de profesiones liberales de medio planeta, incluidos los y las senior, lanza mensajes que ponen en valor a esta mujer  ecologista y feminista, que ha hecho historia.

A esta todavía senadora, ser fiscal general de California la convirtieron en una figura emergente del Partido Demócrata, y aspiró a ser candidata a la Presidencia por los Demócratas, sin éxito. Esta batalla también la ganó Joe Biden. Entonces no levantó pasiones en la opinión pública. Apenas unas semanas después, el mundo ya tiene una nueva ídolo. Que así sea y que no defraude.

Hija de padre jamaicano y madre tamil, Kamala Harris forma parte desde ayer tarde de los hogares del planeta. Es la esperanza de las minorías, del sueño americano y de todo el que quiere prosperar. Es ya la imagen de los desheredados -aunque nada tenga que ver con ellos- y de los que buscan una oportunidad. Recuerda el impacto mundial de la vicepresidenta electa al del propio Obama.

La primera, pero no la última

Harris, en sus primeras palabras tras felicitar a Joe Biden en un vídeo que el propio presidente electo hizo viral en su twitter, ha afirmado que aunque es la primera mujer en acceder a este cargo en la historia del país, no será la última.

Durante su discurso de victoria en Wilmington (Delaware), Harris ha agradecido a los estadounidenses haber votado por la esperanza, «la ciencia y la verdad», para dar pie a «un nuevo día» en el país.

Y EEUU y el resto del mundo -en España también- hacen suyo el futuro político de esta mujer mestiza en la que se han puesto todas las esperanzas.

Los medios de comunicación de todo el ámbito internacional se han apresurado a adelantar que Harris podría ser la sustituta de Biden en la Casa Blanca. Es ya la alternativa no oficial de los Demócratas. Cuatro años en el cargo lo harán, o no , posible.

La erótica del poder

Tanto gusta al mundo Kamala Harris que, quizá en comparación con Biden, se habla de la joven, cuando tiene 56 años. La erótica del poder, quizá porque lo sea, nos hace verla guapa, joven, atractiva y buena.

Harris romperá también moldes porque no tiene hijos. Aporta los dos hijos de su marido, el abogado Douglas Emhoff, quien será el primer consorte hombre de la Vicepresidencia de EEUU.

Tanto ha sido el impacto mundial de Harris, que por primera, también en la historia de unas elecciones en este país, otra mujer hace sombra en plena celebración por el resultado de los comicios, a la futura primera dama: Jill Biden.

La mujer del presidente electo es profesora y no tiene intención de dejar su trabajo. La profesora, de 69 años, da clases de inglés en la universidad comunitaria de Virginia, tiene un doctorado y dos másteres en Educación.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSin palabras
Artículo siguienteIRPH: los «inventos» del Supremo y 40.000 millones para la banca
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Joe Biden, que se había proclamado el ganador de los comicios, declaró que pretende conseguir que EEUU vuelva a gozar de respeto a nivel internacional.

    «He pretendido ocupar ese puesto para resucitar el alma de EEUU, reconstruir la esencia de nuestra nación, la clase media. Y para conseguir que EEUU vuelva a ser respetado en todo el mundo», dijo Biden al dirigirse a los estadounidenses desde el estado de Delaware.

    Todos sabemos lo que significa ésto: Guerra, Golpes de Estado, Invasiones, etc… Trump, me parece un bocazas, pero no inicio ninguna invasión ni guerra, ¿Cuánto tardarán el dúo «Calatrava» Biden-Kamala.?

  2. Joe Biden, que se había proclamado el ganador de los comicios, declaró que pretende conseguir que EEUU vuelva a gozar de respeto a nivel internacional.

    «He pretendido ocupar ese puesto para resucitar el alma de EEUU, reconstruir la esencia de nuestra nación, la clase media. Y para conseguir que EEUU vuelva a ser respetado en todo el mundo», dijo Biden al dirigirse a los estadounidenses desde el estado de Delaware.

    Todos sabemos lo que significa ésto: Guerra, Golpes de Estado, Invasiones, etc… Trump, me parece un bocazas, pero no inicio ninguna invasión ni guerra, ¿Cuánto tardarán el dúo «Calatrava» Biden-Kamala.? La guerra es el gran negocio de USA para ocupar y robar las riquezas de otros países, en particular el petroleo y el oro; sin ella el dólar dejaría de ser la moneda-reserva que domina el comercio internacional, aunque actualmente Irán-China-Rusia, lo están abandonando en su comercio mutuo. Con un dólar desvalorizado en las transacciones comerciales, la caída del imperialismo yanqui es cuestión de poco tiempo. Sin el traslado de los excedentes económicos robados a través del dólar, la pregunta es: ¿Cuánto durará EE.UU. tal como hoy lo conocemos? No sería extraño una nueva guerra civil, y ellos lo saben; por eso invaden, asedian a todo País que abandone el patrón-dólar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre