El abogado Andreu van den Eynde, que defiende a Oriol Junqueras y a Raül Romeva durante el juicio del ‘procés’, ha sido el primero en plantear sus cuestiones previas durante la primera sesión de una vista oral que puede prolongarse durante meses en el Tribunal Supremo. Desde el primer momento ha quedado clara cuál va a ser la línea de defensa de los líderes independentistas: el juicio no cumple con las garantías procesales exigibles en cualquier estado democrático. Según el letrado de Junqueras y Romeva, el proceso no es un juicio más sino una “causa general contra el independentismo” y “contra la disidencia política” que nada tiene que ver con las pruebas y los hechos. “Se ha tratado de criminalizar a representantes del pueblo catalán, no ha habido rebelión”, ha dicho Van den Eynde, que ha criticado que todo el procedimiento haya estado contaminado por “injerencias” e influencias “políticas”.

Así, en la querella de Fiscalía se habla de que la caída de los líderes independentistas “será muy dura”, introduciendo juicios de valor políticos, y durante el tiempo de instrucción representantes del anterior Gobierno del PP han llamado “golpistas”, “nazis”, “cadáveres políticos” y “delincuentes” a los procesados, lo que a juicio del letrado supone un grave quebranto a la presunción de inocencia y una “perversión” de este derecho a través de los medios de comunicación. “Hasta la vicepresidenta Carmen Calvo ha dicho que han cometido delitos y Pablo Casado aseguró que el día de la infamia no quedará impune, añadiendo que los delincuentes acabarán en la cárcel”, ha alegado el defensor de Junqueras y Romeva, que ha advertido de que “las autoridades no pueden influir en un proceso penal”.

El abogado ha recordado que un partido político como Ciudadanos ha llegado a fletar un autobús con la imagen de Junqueras que circula por toda España para exigir que no se conceda el indulto a los líderes soberanistas, lo cual es “de Far West”.

Planteada en estos términos la línea de defensa, la clave del juicio del ‘procés’ estará en determinar si se han respetado las garantías procesales de los acusados. “Todos los derechos recogidos en la Constitución han sido vulnerados”, ha alegado el abogado, que llega a enumerar un amplio listado de quebrantos. Según la defensa, se ha infringido la prohibición del trato degradante a los detenidos, los policías insultaron a los detenidos en su traslado a prisión y se han transgredido el derecho a la inviolabilidad del domicilio, el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones, la libertad de expresión, el derecho a la libertad de movimientos, el derecho de manifestación y reunión, los derechos procesales y la libertad ideológica. “Hasta la libertad de culto de ha vulnerado: a Junqueras no le dejaban ni ir a misa en la prisión”, ha concluido en su planteamiento de cuestiones previas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 4 =