Cada día que pasa desde que anteayer se iniciara la celebración del juicio por los atentados en Cataluña acontecidos el 17 de Agosto de 2017 la actitud del juez Guevara genera más expectación. El tono con el que se dirige a los abogados denunciantes, que representan a víctimas de los atentados, está causando estupor entre propios y ajenos.

Si ayer te informábamos de la reacción al negarse a admitir documentos forenses que demostrarían que las pruebas realizadas de ADN a los supuestos restos mortales del imán Es Satty no se adecúan a los estándares legales establecidos en España, hoy comprobamos la reacción del juez ante la solicitud de información por parte de un abogado.

Durante la declaración de esta mañana de uno de los Mossos d’esquadra como testigo, ha llegado el momento de realizarle las preguntas pertinentes por parte de los abogados de la acusación. Al llegar el turno del abogado Jaume Alonso Cuevillas, que representa a la familia del niño asesinado en las ramblas, Xavier Martínez, ha preguntado al Mosso por la cantidad de vehículos que había aparcados en la puerta de la casa de Alcanar el día de la explosión de la misma.

Una pregunta que podría tener que ver con el hecho de que algunos testigos vieron cómo la furgoneta que normalmente conducía el imán Es Satty fue vista después de las explosiones saliendo del lugar.

«¿Recuerda usted cuántos coches había en la puerta de la casa?» Pregunta el abogado. El juez se dirige al Mosso y le pregunta: «¿usted estuvo en la casa?» A lo que él responde que no, que no estuvo allí. Es cuando el abogado replantea la pregunta: «¿Recuerda usted, por las manifestaciones que le efectuaron, cuántos coches había en la puerta de la casa?»

Es entonces cuando el juez interrumpe para decirle al abogado que no se va a contestar nada que tenga que ver «con el contenido». El abogado indica al juez que no le oye desde el lugar donde está sentado. Es cuando el juez eleva la voz: «Le digo que del contenido, no». Cuevillas insiste: «No le oigo, Señoría. No sé si me dice que pregunte más, que no pregunte… porque no le oigo». Gritando, entonces, el juez contesta: «¡DEL CONTENIDO, NO!».

Alonso Cuevillas pregunta de nuevo: «Que no, ¿de qué?». Y el juez vuelve a gritar: «¡DEL CONTENIDO!» El abogado le pregunta entonces: «¿Qué quiere decir, que le pregunte del continente?» Y el juez responde: «Exactamente».

El abogado plantea de nuevo la pregunta al mosso: «¿Recuerda si en el acta consta la existencia de varios vehículos?» Es cuando el juez interrumpe para decir: «Impertinente». Y el abogado formula la «oportuna protesta». Y añade: «Ninguna pregunta más, gracias por su amabilidad, presidente».

Este agradecimiento ha hecho estallar al juez. «La ironía a otro lado. Se lo advierto». «Creo que no he faltado el respeto a ninguno. Si me han pedido que hable algo es por lo que estoy hablando alto, pero a mi no se me contesta de esa forma. A mí, personalmente no. A lo que estoy representando, NO. Si ahora es moda de no respetar las instituciones, aquí SE RESPETAN. Y la sala se reserva ponerlo en conocimiento del Colegio de Abogados. Puede retirarse -le dice al testigo-«. Todo esto dicho mientras se acomoda hacia atrás en su silla.

Una situación absolutamente fuera de lugar en una sala que está sorprendiendo a quienes ven el juicio a través de los videos publicados.

No ha sido la única pregunta que se ha considerado impertinente por parte del juez de entre las que ha realizado Alonso Cuevillas. Al preguntar sobre si al vender material precursor de explosivo no se da alerta a la Guardia Civil, el juez le ha interrumpido y no le ha dejado hacer la pregunta.

https://www.youtube.com/watch?v=-kt-Db1TEJk

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre