En un comunicado de ACODAP, la asociación contra la corrupción y en defensa de la acción pública liderada por el Juez Fernando Presencia, se señala que “fue desde que se hizo pública la edad de Luciano Varela cuando empezaron las improvisaciones, porque hasta ahora nadie se había dado cuenta del lío que se iba a montar en la causa del ‘procés’ sabiendo que los magistrados jubilados solo pueden ser habilitados para dictar sentencia, no para seguir trabajando como si fueran jueces en activo”.

Lo que no tiene sentido según la asociación es “por qué Manuel Marchena permitió entonces que Luciano Varela siguiera en el juicio, sabiendo que cuando se jubilase se tendría que anular todo lo que se había hecho hasta ese momento”.

Por esa razón, dice el juez Presencia que “el acuerdo de habilitar a Luciano Varela se ha tomado precisamente a petición de Manuel Marchena, quien ha solicitado indebidamente la aplicación del artículo 256 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que establece que una vez jubilado un magistrado éste solo está habilitado para ‘deliberar, votar, redactar y firmar las sentencias, en los pleitos a cuya vista hubiere asistido y que aún no se hubieren fallado’, pero en ningún caso autoriza el mencionado precepto para que un jubilado continúe formando parte del tribunal como si fuera juez en activo, que no lo es”.

De este modo, según ACODAP “la Comisión Permanente ha decidido que Varela continúe formando parte del tribunal ‘durante la totalidad del juicio’ del ‘procés’, en contra de lo que establece la LOPJ, y además cobrando como un jubilado y sin tener ya la dignidad ni la autoridad de un magistrado de carrera, de la que ya no formará parte precisamente desde su jubilación, porque se incorporará a las clases pasivas del Estado”.

Como señalan las mismas fuentes “lo que está a punto de ocurrir con Luciano Varela es inaudito y no ha pasado nunca en la judicatura española en toda la historia de la democracia, donde parece que un jubilado va a formar parte de un Tribunal de justicia y seguirá enjuiciando la causa del ‘procés’ sin tener la condición de magistrado en activo. En España, a diferencia por ejemplo de Portugal, los jueces cuando se jubilan dejan de ser jueces para convertirse en jubilados” señala ACODAP que insiste en que “la Comisión Permanente no tiene facultades para ordenar que un jubilado siga teniendo las mismas facultades jurisdiccionales que las de un juez de carrera”.

En el comunicado de ACODAP se sigue diciendo que “la excusa que ha dado ahora el CGPJ para justificar esa interpretación, es que según se afirma ya se habían adoptado en el pasado numerosos acuerdos disponiendo que magistrados jubilados continuaran celebrando las sesiones de una vista oral en aplicación del artículo 256 de la LOPJ, argumentación del órgano de gobierno de los jueces que – según la asociación- encierra afirmaciones que no son enteramente ciertas”.

La asociación denunciante de corrupción advierte que “entre los casos anteriores que menciona erróneamente el acuerdo de la Permanente, según indica la nota de prensa del CGPJ, se hacen figurar los del presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de San Sebastián Pablo Pérez Rubio (en 1995), el del magistrado de la Audiencia Provincial de Badajoz Ramiro Baliña Mediavilla (en 1998),  el del presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga José María Muñoz Caparrós (en 2006) o el del presidente de la Sección Tercera de esa misma Audiencia Carlos Prieto Macías (en 2010). Este último se indica expresamente que formaba parte del tribunal que enjuiciaba el llamado ‘caso Minutas’ cuando alcanzó la fecha de jubilación. Y  que incluso se dice que existió un precedente en la propia Sala Segunda del Tribunal Supremo, el del magistrado Enrique Bacigalupo Zapater, a quien se dice que la Comisión Permanente concedió la prórroga de jurisdicción el 8 de julio de 2008 ‘para la conclusión de las vistas, deliberación, votación, redacción y firma de las sentencias correspondientes’ a los procesos sobre ilegalización de los partidos políticos Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y Acción Nacionalista Vasca (ANV)”.

Sin embargo el Juez Fernando Presencia denuncia que “ninguno de esos casos mencionados por el acuerdo de la Comisión Permanente son reales porque la referencia a su habilitación ha sido falseada. No es verdad que a los magistrados que menciona el acuerdo se les aplicara  el artículo 256 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Lo que realmente ocurrió es que a esos magistrados, después de jubilados, se les nombró como suplentes para la misma plaza como magistrados eméritos, que es una figura que desapareció el 1 de octubre de 2017, y que por esa razón no se le puede aplicar ahora a Luciano Varela. ”

Efectivamente, antes del 1 de octubre de 2017 existía la figura del magistrado emérito, que podía estar en activo como juez suplente hasta los 75 años. Pero esta situación terminó con la disposición transitoria tercera y final décima de la Ley Orgánica 7/2015, de 21 de julio, por la que se modificó la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, que cesó a los magistrados eméritos con efectos a partir del 1 de octubre de 2017.

Como señala Presencia “si acudimos al Boletín Oficial del Estado podemos darnos cuenta rápidamente de la falsedad que ha cometido la Comisión Permanente al narrar los antecedentes en su acuerdo de habilitación de Luciano Varela. Y es que no existe ningún acuerdo de la Comisión Permanente que habilite a ninguno de los magistrados que son mencionados en el acuerdo, o cuando menos a ninguno de ellos se les aplicó el artículo 256 de la Ley Orgánica del Poder Judicial como por el contrario se pretende hacer ahora con el magistrado del ‘procés”.

El juez denunciante de corrupción menciona por ejemplo, en relación con Pablo Pérez Rubio, que si bien fue jubilado por la Permanente en el año 1995 ( publicado en el BOE 23/09/1985), sin embargo fue nombrado magistrado suplente, como meritorio, con efectos al 31/10/95. Nunca se le aplicó el  artículo 256 de la LOPJ, o al menos no se publicó en el Boletín Oficial del Estado.

La misma omisión se advierte con todos los demás magistrados citados erróneamente en el acuerdo de habilitación de Luciano Varela.

Ramiro Baliña Mediavilla:

José María Muñoz Caparrós:

Carlos Prieto Macías:

– y Enrique Bacigalupo Zapater:

Fernando Presencia considera que el acuerdo de la Permanente que ha habilitado al magistrado del ‘procés’ Luciano Varela “es ilegal y además está lleno de falsedades”, pudiendo constituir el nombramiento de este magistrado por parte del CGPJ un delito de nombramiento ilegal de funcionario público del artículo 405 del Código Penal, que castiga a “la autoridad o funcionario público que, en el ejercicio de su competencia y a sabiendas de su ilegalidad, propusiere, nombrare o diere posesión para el ejercicio de un determinado cargo público a cualquier persona sin que concurran los requisitos legalmente establecidos para ello”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cuatro =