El juez Sergio Moro, instructor del la investigación central, declaró al magistrado como «incompetente» y aseguró que la orden de liberación no se cumplirá.

Sorpresa e incertidumbre ha causado en todo Brasil la decisión del juez del Tribunal Regional Federal N° 4, Rodrigo Favreto, de ordenar la libertad este domingo del ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula Da Silva, detenido desde el 7 de abril para cumplir su condena de 12 años y un mes de prisión por delitos de corrupción vinculados al escándalo conocido como “Lava Jato”.

Según informa el diario Folha de San Pablo, el magistrado ordenó el recurso de hábeas corpus presentado el viernes por los diputados Wadih Damous, Paulo Pimenta y Paulo Teixeira, del Partido de los Trabajadores, pidiendo que el ex mandatario fuera liberado inmediatamente al no haber fundamento jurídico para mantenerlo en prisión.

 

En la orden de libertad del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a doce años de prisión por el conocido como ‘Caso tríplex’. Lula se encuentra preso en la Superintendencia de la Policía Federal desde el pasado 6 de abril.

«Cúmplase con régimen de URGENCIA en esta fecha mediante la presentación de la Orden de Excarcelación o de esta orden a cualquier autoridad policial presente en la sede de prisiones de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra recluido el sujeto», ha apuntado Favreto en su auto.

El tribunal federal concede así el habeas corpus a Lula tras reconocer la sentencia condenatoria en segunda instancia, aunque condiciona el cumplimiento de la pena a una fundamentación que justifique la necesidad de la entrada en prisión.

El juez justifica que la orden de prisión “le impide ejercer sus derechos como precandidato a la Presidencia y generaría una falta de isonomía (igualdad) ante la ley”.

Medios brasileños destacan que Favreto, el juez que ha ordenado la excarcelación, fue afiliado del Partido de los Trabajadores de Lula entre 1991 y 2010, cuando se dio de baja antes de convertirse en juez.

El juez Sergio Moro se negó a cumplir la decisión de Rogério Favreto. Fue Moro quién envió a prisión a Lula da Silva.

Según Moro, Favreto no tendría competencia para tomar esa decisión de forma monocrática, yendo de acuerdo a órdenes previas del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región y del plenario del Supremo Tribunal Federal.

El juez consultará al relator natural del caso, João Pedro Gebran Neto, antes de enviar el permiso de liberación del ex presidente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =