España cuenta con 54.294 registros de personas que admiten tener problemas con el juego online. Foto: Flickr.

Tal vez sin saberlo, todos los días nos cruzamos en la calle con cientos de gamers, término anglosajón que traduce simplemente a “jugador”, pero que usualmente se utiliza para referirnos a aquellas personas que juegan en casinos online y videojuegos regularmente. Y es que, con la evolución del medio, el término se ha ampliado para abarcar muchísimo más. Lo que antes era un territorio reservado para los más “frikis”, hoy incluye una variada paleta de consumidores: desde los jugadores clásicos que invierten gran cantidad de dinero en el juego, hasta los jugadores más casuales que, desde sus teléfonos móviles inteligentes, tablets y navegadores de Internet juegan por diversión en los casinos online a juegos como póker, blackjack, tragamonedas gratis online y divertidas apps de juego encontradas en las tiendas de aplicaciones de los teléfonos móviles, donde la variedad reina.

Aunque en España se está viviendo una incertidumbre económica de magnitud no conocida, donde el gobierno ha tenido que desembolsar 1.563,14 millones de euros para financiar el déficit, las industrias tecnológicas que ofrecen, entre otras cosas, servicios virtuales, Internet, software, equipos de telecomunicaciones y, por supuesto, desarrollo de softwares de juegos online, no se encuentran solo boyantes sino en un crecimiento ininterrumpido desde hace algunos años. Se calcula que mundialmente y en este año 2,69 mil millones de personas son gamers activos de cualquier tipo, incluyendo jugadores de casinos online. Esto representa casi 35 por ciento de la población mundial.

Los juegos de casino más populares son en línea, lo que significa que son jugados vía Internet independientemente de la plataforma de juego. Las famosas tragaperras online son un ejemplo de juegos online muy popular entre los jugadores de todas las edades. Algunas de estas incluso, entregan premios progresivos mientras se juegan en línea simultáneamente junto a otros jugadores en línea, mientras que otras se juegan en solitario.

España en la vanguardia de la industria

En España se habla de 24,5 millones de jugadores activos, más de la mitad de la población total del país, calculo que incluye a los jugadores de todas las edades. El jugador promedio, es capaz de pasar hasta 340 horas anuales tanto en juegos de casino online como en videojuegos, mientras que el millennial español en promedio juega más de 500 horas anuales.

Si hablamos de la producción española de juegos de casino y videojuegos más que de su consumo, hallaremos que la industria del juego español está expandiéndose cada día más. Sí, se reconoce que todavía es una industria joven y no se ha madurado, pero ya se habla de múltiples empresas españolas.

Los reyes del negocio: casinos online

Los números anteriores incluyen a las empresas de casinos en línea, pero no su facturación. Debido a la adopción del Internet por prácticamente todos los españoles ha explotado la cantidad de servicios que se ofrecen por la red, incluyendo el juego. Hoy en día podemos encontrar una gran diversidad de páginas españolas dedicadas a juegos de casinos clásicos como tragaperras, póker, blackjack y la ruleta. Se dice que la industria de los casinos y las casas de apuestas online mueven hasta 4000 millones de euros anualmente.

El sector de juego en general en España tiene un gran peso en la economía, suponiendo 0,9% del PIB español en el año 2018. Sin embargo, en los últimos años la revolución digital de la industria ha favorecido al componente online del juego. Aunque el juego y las apuestas online solo representan un 6,1% de la facturación, este sector está en crecimiento y cada año se suman más jugadores online. En contraste, el sector lúdico tradicional ha visto ganancias menores cada año.

Los casinos online ofrecen ciertas comodidades que los casinos físicos no pueden. Para empezar, estos no dependen de horarios de trabajo fijos ni incómodos traslados físicos, por lo que los jugadores juegan cuando más les conviene. Además, los casinos en línea ofrecen bonificaciones constantes de manera periódica, pudiendo los jugadores jugar gratis a los tragamonedas, la ruleta y otros juegos.

Poner límites

Lo que podemos entender de todos estos datos es que los juegos de casino online han llegado para quedarse. Sea cual sea la preferencia de los jugadores, hay que reconocer que estos a menudo pueden resultar sumamente adictivos. Es importante saber cuándo darle un descanso al ordenador, al teléfono móvil o a la Tablet y jugar responsablemente.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre