Ayer anunciaba mediante una carta escrita a su hijo, el rey Felipe VI, que se marchaba. Y se montó el revuelo.

Lo cierto es que Juan Carlos de Borbón tiene perfecto derecho a salir y entrar del país cuando quiera y como quiera, incluso a pasar largas temporadas fuera de él. No hay ninguna razón para que no pueda hacerlo. Tampoco tiene la obligación de hacer público su paradero, las cosas como son. Una cosa es que pueda parecer todo extraño, oler raro y sonar peor. Pero la realidad es la que es: por el momento, Juan Carlos está siendo investigado y mientras la justicia no tome medidas cautelares -como por ejemplo impedirle que salga de España o entregue su pasaporte-, puede moverse por cualquier lugar del mundo de manera absolutamente libre.

Ahora bien: ¿cabría pensar que esta salida del emérito, carta mediante, donde dice hacerlo para facilitarle a su hijo el reinado pueda tener algún tipo de intencionalidad respecto de las causas abiertas contra él? Pues ahí es donde está la clave del asunto. Y no, no creo que se haya marchado para huir de la justicia española, entre otras cosas porque dudo mucho que la justicia española lo vaya a perseguir de alguna manera. Se lo pondrán todo facilito, sencillito y es casi seguro que no habrá condena de ningún tipo. Porque lo que pudiera haber hecho siendo rey-jefe de Estado está cubierto por el manto de la sacrosanta inmunidad; y lo que haya pasado después, habría que demostrarlo y en su caso, ya suenan campanas de prescripciones por los posibles delitos fiscales.

Ahora bien: otra cosa es lo que está investigando Suiza. Y ahí la cosa cambia: porque la justicia de Suiza no es la española, porque allí el emérito si que no tiene ningún tipo de manto que le cubra ni le proteja y porque, sobre todo, Suiza tiene y no tiene acuerdos de extradición con distintos países del mapa mundi.

Nos vamos acercando a la posible razón por la que el emérito haya hecho sus maletas para mudarse, seguramente, a República Dominicana (que dicho sea de paso, tiene guasa que el monarca se marche a vivir a una república): ¿Tienen acuerdo de extradición Suiza y República Dominicana? Esta es la clave para entender, quizás, la marcha de Juan Carlos.

La respuesta es la que probablemente le esté rondando a usted por la cabeza: no, no hay acuerdo de extradición entre Suiza y República Dominicana.

Lo señalaba el abogado experto en Derechos Humanos, Joan Garcés:

Hoy lo señalaba la también abogada, Isabel Elbal:

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre