El experto bioquímico y reconocido a nivel mundial, Juan Carlos Izpisúa, ha contado en las “Conversaciones en Salamanca” cómo «el cáncer se lleva curando en ratones desde hace muchos años, pero todavía no lo hemos conseguido al 100% en humanos, aunque es cuestión de tiempo que lo consigamos«. Así ha hablado en una conferencia moderada por el periodista Xavier Sardà, con el que ha comentado los distintos avances hechos en investigación de células madre.

“A lo que realmente tenemos miedo es a envejecer”

Para Izpisúa, eso sí, es importante tomar todos estos conocimientos con moderación: “Los medios de comunicación deben educar a la población. Deben enseñarles que estamos en un momento clave para cambiar las cosas”. Y asegura que “se debe comunicar a la gente de la calle lo que hace el investigador, para generar esperanzas, pero no falsas esperanzas”.

En esa línea, explica dónde se encuentran en la investigación con células madre: “la intención no es volvernos inmortales, sino coger a las células que dejan de funcionar a medida que envejecemos, y sustituirlas por otras que sí funcionen”. Algo que implicaría que la esperanza de vida se alargaría considerablemente, y que en algún futuro no demasiado lejano, podremos vivir sin preocuparnos por enfermedades como el parkison o el alzheimer; siempre prudente recuerda “el problema que tenemos con estas enfermedades, es que no sabemos el origen exacto, y por eso no podemos curarlas”.

Izpisúa y Sardà en rueda de prensa. Foto: Jorge Martín.

Asegura que no hay nada de ciencia ficción, y que algunas de las teorías con las que se especula, como crear órganos a partir de clones “ni sirven para nada, ni tienen ningún sentido”. Su inspiración: “La naturaleza”. Y pone ejemplos como el del pez cebra, el ajolote mexicano o la salamandra, que son “animales que todos conocemos y que pueden regenerar sus miembros amputados”, o incluso “se le puede cortar el corazón, y siempre que no se mate al animal en la mesa de operaciones, pueden recuperarlo y seguir viviendo”.

“Vivimos un momento clave para la evolución de nuestra especie”

Aquí se encuentra una de las primeras problemáticas a las que se enfrenta el estudioso, que cuenta “cómo el problema de generar células madre a partir de células adultas es que somos incapaces de crear células que sean idénticas a las que hace la naturaleza”. Salvado este escollo, el hecho es que en un laboratorio pueden “a partir de un simple pelo crear células nuevas”.

Estamos además en “un momento clave de la evolución de nuestra especie” en la que “podemos cambiar la historia de la humanidad”. Es algo que se está cumpliendo ya para el bioquímico: “Ya han nacido humanos que vivirán 130 años”.

Para el experto Izpisúa estamos relativamente cerca de que estos resultados sean muy reales y aplicables en humanos “Hace unos años solo podíamos leer el genoma humano. Hoy, gracias a los avances técnicos, podemos reescribirlo y modificarlo”. Y entiende que “Uno de los mayores miedos que tenemos al envejecer es sufrir enfermedades neurodegenerativas, pero sobre todo, a lo que tenemos realmente miedo es a envejecer”; si podemos encontrar la llave genética del envejecimiento, estaremos más cerca de curar este tipo de afecciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre