Show me the money!!! (enséñame el dinero) es una frase que se popularizó en Jerry Maguire, película protagonizada por Tom Cruise y Cuba Gooding Junior. Según se puede colegir de las investigaciones abiertas contra el rey emérito, este parece haber sido el mantra de Juan Carlos de Borbón tanto durante sus años de reinado como tras la abdicación y, cuando el dólar estaba de por medio, daban igual las rivalidades históricas o las ofensas familiares infligidas en el pasado por los Orleans a los Borbones. Show me the money y pelillos a la mar.

El diario El País ha publicado una carta dirigida por Juan Carlos I a su primo Álvaro de Orleans en la que se señala lo siguiente: «Querido Álvaro, salgo antes de una hora para Nueva York y con este vuelo me doy cuenta de que sin darme cuenta me has invitado a muchos más vuelos de los que yo pensaba haber realizado (me habrías podido avisar), siempre nuestra familia ha estado unida desde siglos y yo no puedo olvidar situaciones históricas donde la ayuda fue decisiva, no tengo más que palabras de agradecimiento a tan prolongado gesto… Un fuerte abrazo de tu primo que te quiere y admira. Firmado Juanito».

Lo que indica el rey emérito en su carta es un ejemplo de cómo reescribir de manera interesada la historia, puesto que la familia Orleans y la Borbón han mantenido una rivalidad histórica que, aún hoy, sigue vigente entre los escasos monárquicos que aún quedan en Francia.

Tras la Revolución Francesa, uno de los acontecimientos que marcaron la historia fue la ejecución de Luis XVI el 1 de enero de 1793. El monarca galo era un Borbón. Felipe de Orleans tuvo mucho que ver para que ese día su primo fuese ejecutado, puesto que votó en dos ocasiones para que Luis XVI fuese guillotinado.

A diferencia del absolutismo de los Borbones, Felipe de Orleans era un jacobino convencido, defensor de una ideología en la que se limitaban los poderes de los monarcas, tal y como proclamaba Rousseau. Fue uno de los primeros aristócratas de la nobleza que se alineó en favor del Tercer Estado cuando se constituyó la Asamblea Nacional. Además, fue acusado de ser uno de los incitadores de la marcha de mujeres sobre Versalles para desalojar a su primo Luis XVI del trono.

Esta rivalidad histórica entre Borbones y Orleans, de la que Juan Carlos I parece ajeno por dinero, se volvió a revivir en el año 2004 cuando Henri de Orleans, conde de París y pretendiente al trono de Francia, confirió el título del ducado de Anjou a Charles-Philippe de Orleans, hijo de su hermano Michel. Se trataba de un desafío abierto a los Borbones, puesto que el título de Duque de Anjou está en manos de Luis Alfonso de Borbón, bisnieto de Franco y heredero al trono de Francia.

Además, no se puede olvidar que cuando el título de Duque de Anjou recayó en Alfonso de Borbón, el primo del rey Juan Carlos I, Henri de Orleans intentó que los tribunales franceses declararan que había sido usurpado a su familia, pero los jueces no le dieron la razón.

El propio Luis Alfonso de Borbón ha llegado a calificar en una entrevista concedida a Paris Match que la monarquía de Luis Felipe de Orleans, que se impuso tras destronar al último Borbón en 1830, Carlos X, como la «Monarquía de la Impostura».

Sin embargo, para Juan Carlos I todas estas rivalidades históricas no son nada si se podía beneficiar económicamente de ello. La carta a su primo Álvaro es la mejor prueba de ello y la reescritura de hechos históricos es un mal menor si gracias a ello lograba viajes gratis en jet privado por valor de más de 8 millones de euros.

3 Comentarios

  1. Juan Carlos de Borbón manipuló todo lo que pudo (incluida la historia) porque ciertos políticos que se decían de izquierdas se lo permitieron.
    Los mismos que ahora intentan dar lecciones de moralidad a los actuales, que no tienen nada que envidiar a aquellos.

  2. francisco vilches carro: Bueno, cabe tener en cuenta el contexto, que todavía hoy soportamos. Con la amenaza de un ejército franquista soplando en el cogote, una policía ferviente del franquismo, magullándonos en las calles y amenazándonos en los bares: Ej. Alsasua (8 jóvenes encerrados por mentiras afinadas fiscalmente:Oinan, Julen, Aratz, Adur, Jonan, Iñaki, Jokin, Ainara). Si los togados se compran y se venden en el siglo XXI en un estado fallido. Si la capital de este fallido estado, en realidad es un depredador de los países y naciones sometidas … Si la prevaricación togada encierra inocentes y protege criminales. Hoy en día. Deberían dar la independencia a Madrid. Realmente no es España sino su verdugo.

  3. Y la de veces que he tenido que escuchar que españa ha tenido una transición ejemplar. claro!!! Porque los de siempre se tuvieron que inclinar. No ha habido justicia

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre