No conocemos exactamente el texto de la carta que Juan Carlos envió a su hijo, lo único que nos ha llegado es el comunicado oficial de la Casa del Rey redactado, supuestamente por el hijo y sus asesores. Digo esto por qué observo algunas incongruencias sin sentido: dice o… se le hace decir que lo hace con el afán de servir siempre a España. Más adelante explica que lo hace por el hijo, por ciertos acontecimientos pasados de su vida privada, para acabar diciéndole que marcha fuera de España

Marchar puede ser lo que más le convenga, pero decirlo como una contribución a la continuidad de la monarquía con la figura de su hijo, lo encuentro fuera de lugar. Lo que parece haberle quedado claro es que se ha convertido en un estorbo para su hijo y también institucional para el país, así lo mejor que podía hacer era irse. Pienso que esta decisión la hubiera podido tomar unos años antes incluso, la historia hablaría de él en forma muy diferente de cómo acabará haciendo.

Las redes sociales van llenas de noticias, chistes, videos, encuestas y comentarios de todo tipo y, la mayor parte descalifican a Juan Carlos y su hijo particularmente, pero también la monarquía como institución obsoleta e innecesaria en pleno siglo XXI. Una encuesta hecha por el Nacional.cat  con la pregunta de si se tenía que detener o no a Juan Carlos, daba como resultado un 97% en favor del sí; evidenciando la caída en picado de su respaldo popular en la actualidad.

Si observamos todo lo que dicen de este hecho los medios extranjeros y lo comparamos con los españoles, podremos entender el cierre de filas de todo el establishment español para garantizar que nada cambie, con esto la oligarquía y los poderes fácticos están de acuerdo, el régimen de 1978 tiene que seguir por el bien de España, pero sobre todo por el bien de sus intereses.

Desde la instauración de la dinastía borbónica con Felipe V, han sido seis, de un total de doce los monarcas que han tenido que marchar y, la mayoría por temas de dinero en todas sus versiones posibles. Juan Carlos no habrá metido la mano en la caja como algunos de sus predecesores  pero se ha aprovechado del cargo por sus intereses. El que a nivel personal, no le perdono, es que se aprovechara de los ciudadanos, haciéndonos pagar la gasolina más cara, puesto que el señorito tenía que percibir cinco millones de dólares de comisión por cada gran petrolero que llegaba a España procedente de Arabia Saudí.

Lo que no se puede admitir, políticamente hablando, es que el jefe del ejecutivo se niegue a aclarar el que y como se ha producido la salida del país del rey emérito y se niegue, en rueda de prensa, a responder preguntas de los periodistas. Ni cual fue su actuación personal o del gobierno, quien se haría cargo de sus gastos en el extranjero, como está prevista la seguridad del emérito, etc., etc. Tampoco dijo a qué país se había trasladado, entre otras muchas cosas.

Ahora bien, tenemos que quedarnos muy tranquilos y no sufrir por la justicia que hará lo que tenga de hacer en su momento, Juan Carlos es un hombre de palabra y no nos decepcionará cuando ésta pida su presencia para lo que haga falta, al menos es lo que ha asegurado su abogado cuando se le ha hecho la pregunta de rigor sobre el particular.

Si pueden responderme a esta pregunta lo agradeceré. ¿Qué clase de gobierno tenemos? Cuando uno de los dos socios que lo forman se entera por las noticias de la marcha del emérito porque el otro no le ha informado, ¿Creen ustedes que es buena señal de cara al negro futuro que nos espera con la pandemia y la crisis económica resultante? ¿Sabrán gestionar bien los 140.000 millones que llegarán de Europa? Se admiten apuestas.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. «¿Juan Carlos I ¿es un exiliado o un fugitivo?»

    Creo que habría que considerarlo un fugitivo de la justicia; como Puigdemont.

    Por cierto a ver cuando el virrey Jordi Pujol sigue el ejemplo dado por Juan Carlos y se exilia también. Al virrey y la familia real catalana se le calculan más 3.000 millones robados.

  2. Se cumple lo que dice Tancredi en El Gatopardo: «Es necesario que todo cambie para que todo siga igual».
    Mientras han podido tapar todos estos chanchullos, nos han entretenido con las gracietas de JuanC; cuando ya ha desbordado todos los límites de la tolerancia, entonces: a) nos suelta Felipe, en plena pandemia, que él renunció a la herencia hacía un año. ¿Por qué no lo comunicó entonces? ¿Desconocía Sánchez todos estos chanchullos? El presidente del Gobierno lo sabía. ¿Por qué lo ha tapado? Podemos es el único que se ha hecho eco del pueblo; los demás presidentes han sido serviles para enriquecerse: Gonzalez, Aznar… Están tratando desesperadamente de que continúe una institución que es una vergüenza para España. A Felipe no le importamos los ciudadanos, solo continuar con su bienestar, aunque la Constitución se quede en papel mojado. ¿Por qué no recuerda el art. 14? Igualdad. ¡¡REFERÉNDUM!!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre