Foto: Comisión Europea

Tras la escalada de tensión en la frontera ucraniana con Rusia, la Unión Europea expresó su apoyo a Kiev a través del jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, en una conversación telefónica el domingo con el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba. Esto, después de que tanto Ucrania como Rusia confirmaran los movimientos de las tropas rusas en la frontera ucraniana en la última semana.

«Estamos monitoreando con gran preocupación la actividad militar rusa alrededor de Ucrania», dijo Borrell, declarando el «apoyo inquebrantable de la UE a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania». Borrell también anunció que se reunirá con el líder de la diplomacia ucraniana y sus homólogos de los 27 en una reunión en abril.

La advertencia fue dada la semana pasada por el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas, Ruslan Khomchak, quien acusó a Moscú de perpetuar una «política agresiva» hacia Kiev mediante la movilización de personal militar en sus fronteras norte y este y la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

Khomchak advirtió de la movilización de tropas rusas en diferentes regiones de la frontera ucraniana, con el pretexto de mantener la preparación para el combate y los ejercicios militares. También acusó violaciones sistemáticas del alto el fuego acordado en el este de Ucrania, donde unas 14.000 personas han muerto  desde que estalló el conflicto en 2014, según Kiev.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reconoce la ola de tensión en la frontera y dijo que Rusia «esperaba sinceramente» que no empeorara porque podría destruir «los modestos logros alcanzados anteriormente».

Para el Kremlin, la presencia militar no representa una amenaza para Ucrania, explicó Peskov el jueves, y justificó la intención de Rusia de garantizar su propia seguridad. Aun así, expresó su preocupación por una posible «guerra civil», que «alguna vez existió» y que una grave escalada del conflicto en la región de la cuenca de Donets podría «destruir» Ucrania.

En el último año, el enfrentamiento más grave con los separatistas ha causado la muerte de cuatro soldados ucranianos y heridas a muchos otros, según afirma el Ejército ucraniano.

El Kremlin ha estado atento al desarrollo de la situación, y ha expresado su descontento por la posible movilización de tropas de la OTAN a Ucrania, diciendo que amenazaba con inestabilidad cerca de la frontera rusa y podría obligar a Moscú a tomar medidas para garantizar su seguridad. Esto, después de que la Alianza Atlántica hiciera públicas sus preocupaciones sobre la tensión que se sentía en la frontera de los dos países.

Un día después, funcionarios de defensa ucranianos anunciaron una sesión conjunta de entrenamiento militar durante el verano entre Ucrania y el Reino Unido, junto con las tropas de la OTAN, reforzando la cooperación entre Ucrania y la organización transatlántica.

El actual presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya ha anunciado su apoyo «inquebrantable» a la «soberanía y la integridad territorial ante la agresión rusa en Donbass y Crimea», después de que el gobierno de Kiev pidiera a los países occidentales que presionaran a Rusia.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. A ver si ahora Rusia (o cualquier otro país fuera de la órbita de la OTAN) va a tener que pedir permiso para mover a SUS ejércitos por SU territorio mientras los amos de la OTAN se pasean por el mundo como les place.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre