Joana Ortega llegó a ocupar el cargo de vicepresidenta de la Generalitat en 2010. Foto: Flickr.

Joana Ortega Alemany (Barcelona, 1959) acude a las elecciones catalanas del 14-F como número 2 en las listas del PDeCAT por Barcelona. Ortega lleva casi 30 años en política y puede presumir de ser la mujer que ha llegado a ocupar el puesto más elevado en la política catalana. La barcelonesa se hizo cargo de la vicepresidencia de la Generalitat en 2010 bajo la tutela de Artur Mas, e incluso llegó a ejercer las funciones de presidenta cuando más viajó a Perpiñán en 2011.

Gestación del desafío al Estado

Ortega estuvo en la gestación del apoyo institucional al movimiento independentista posterior a la multitudinaria diada de 2012. Hay quien acusa a la extinta CiU de haberse embarcado, en aquel momento, en un proyecto político suicida para escapar de la caja de truenos abierta con las causas sobre la familia Pujol o el entramado del caso Palau. Aunque hay también quien defiende la posibilidad de que el hábil Artur Mas, entonces presidente de la Generalitat, supiese entender que había un ejército sin liderazgo en las calles reclamando plantar batalla al Estado español.

El 9-N

Joana Ortega secundó al delfín de Jordi Pujol y juntos pusieron las urnas para aquel 9-N en el que muchos catalanes, después de muchos vericuetos legales, acudieron a votar en una consulta no vinculante sobre la independencia y el modelo de estado. Ortega fue la encargada de transmitir lis datos de la consulta, pero aquel desafío le costó caro a la entonces vicepresidenta. Tan caro como  4,9 millones de euros a pagar con los otros tres acusados, entre ellos el presidente Mas. Además de la condena de 9 meses de inhabilitación.

Desobediencia y prevaricación

Después de la condena por desobediencia al Tribunal Constitucional y prevaricación como consecuencia de la consulta del 9-N, y de la ruptura de la alianza entre Unión Democrática y Convergencia Democrática de Cataluña por divergencias sobre la agenda soberanista; a Ortega no le quedó otra que pasar a un segundo plano político. Retomaría su actividad en 2019, ocupando el cargo de asesora de la actual candidata a la presidencia de la Generalitat por el PDeCAT Àngels Chacón. El proyecto liderado por Chacón ha confiado en Ortega como número 2 para presentar una alternativa independentista moderada y anclada en valores conservadores.

Surgir de las cenizas

El proyecto del PDeCAT cuenta con una política con experiencia y con el arrojo necesario para enfrentarse, por un lado, a los anticatalanistas y, por otro, a los independentistas que abogan por una ruptura unilateral con el Estado. Además, Ortega es un animal de campaña electoral,  debido a su dominio del discurso y la oratoria. Y es que, Joana Ortega, además de haber desempeñado labores de gestión política, tiene un gran bagaje como comunicadora: Ha sido tertuliana en TV3, en COM Ràdio y en Radio Intereconomía; además, es articulista mensual en El Mundo. Así que Joana Ortega supone un activo para un incierto proyecto que surge de las cenizas con no muy buen pronóstico.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre