Iba a titular: Jesús Aguado, poeta y delicioso, pero he abierto las notas que tomé en el teléfono durante su pequeño show en Ámbito Cultural del Corte Inglés en Callao, y ha aparecido lo del alma, para que no se evapore, y para que no se evaporase he preferido ponerlo arriba del todo. Aunque el alma de Jesús Aguado no se evaporará nunca, porque él es indestructible, lo dijo así cuando ya salíamos con premura forzada a causa del toque de queda de la ceremonia de las cañas. Scarpa o Pita le preguntaron sobre cómo llevaba «la situación» y él respondió, tras pensarlo un instante, mirar en su interior:

-Bien, es que yo soy indestructible.

No conocía a Jesús Aguado, y gracias a mi ignorancia pude descubrirlo desde cero en Los Lunes de Lírica. Delicioso; piensa tan bien.

Me gustaron los poemas que leyó y las frases que decía, independientemente de que fueran suyas o las hubiese escrito o dicho primero otro y luego él las hubiese hecho suyas.

«Esa palabra

que vas a tirar

dámela a mí

yo sabré coserla

al corazón

de las palomas»

Dijo Jesús Aguado… rectifico, dice Jesús Aguado que lo importante en los talleres que imparte, y de los que vive, no es enseñar a quienes acuden a escribir, sino a leer; a leer el mundo. A saber leerse a uno mismo.

Cómo no le conocía por supuesto tampoco he estado nunca en ninguno de sus talleres, aunque mi amiga Pita Sopena sí, pero sin haber estado puedo recomendárselos a cualquier persona con la seguridad absoluta de que los disfrutarán, porque Aguado es como una piedra filosofal capaz de transformar cualquier cosa en algo bello, positivo e interesante.

En suma: poeta y delicioso, como había sido mi primera intención escribir en el título.

(Mecanografía: MDFM)

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLey de oferta y demanda
Artículo siguienteUn día en Palestina: 24 horas de apartheid, crueldad y salvajismo
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre