Se está partiendo el pecho el personal con las perlas que salen de la boquita del tío que puso ahí con su dedo índice el gran Bernie, mi admirado Ecclestone (cariñosamente conocido como La Momia Ecclestone). Aunque es verdad que los seis títulos mundiales de Ferrari y Schumacher lo tuvieron a él, a Jean Todt, como director de orquesta. Pero eso ya pasó, y ahora está hecho… ¡un payaso!

Luisito Hamilton, don Lewis, no habría ganado ningún título con el peor coche de la parrilla -ha discurrido el gran Jean.

Cuando uno empieza a decir obviedades así debería ir pensando en retirarse, o…

O…

O sucede que el pobre hombre necesita atención mediática, que se ha vuelto un adicto a que le miren y escuchen y tiene que hacerse notar como pueda, aún a costa de que le tiren tartas a la cara -le han tirado infinitas en las redes sociales los últimos días- y que el público se ría electrónicamente con sus tonterías ¡de payaso! dándole a la carita con la boca muy abierta y lágrimas saliendo de los ojos.

Hamilton no habría ganado campeonatos mundiales en la era de Mercedes con ninguna otra escudería, ni siquiera con Ferrari en 2017 y 2018 si en la Mercedes hubiese tenido como rivales a pilotos como Fernando Alonso o Daniel Ricciardo.

A casi nadie le gusta como está dirigiendo el payaso Todt el Circo en la actualidad: las mieditis con las medidas de seguridad, el modo de imponer las sanciones, las reglas estúpidas que penalizan al piloto por debilidades del equipo…

Y es por eso que casi todos tenemos la tarta en la mano esperando su próxima boutade, para reírnos, y lanzársela al careto; sin acritud, sólo por reírnos y ser felices un ratito.

“Sabemos que la F1 es un mundo de controversias” ha dicho también el hombre hace poco. ¡Ni tarta, esta vez no le tiro ni la tarta! Que tío más aburrido. Pedro de la Rosa sí que sería un director magnífico de la F1; ojalá.

Y lo del punto por la vuelta rápida… lo corremos, si a nadie le parece mal, en otro artículo y otro día.

Maravilla que ya sólo quede una semana para el GP de Australia: estamos que nos comemos los nudillos de ganas.

 

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =