Quirze presenta un personaje singular: Juan Steinberg, un investigador con poderes paranormales.

En nuestra vida diaria procuramos cuidarnos: comemos sano, hacemos deporte, vamos a clases de yoga, hacemos excursiones por el campo y hasta visitamos museos con ánimo de culturizarnos y expandir nuestra mente; y también procuramos cuidar a los demás: dedicamos nuestras vidas al cuidado de nuestras familias, tratamos bien al prójimo, procuramos arrimar el hombro en el trabajo y si nos encontramos un vecino subiendo el carro de la compra por las escaleras le ofrecemos nuestra ayuda desinteresada. Pero ¿qué pasa cuando decidimos evadirnos después de cumplir con todas nuestras responsabilidades de buen ciudadano? Pues pasa que, lo que nos atrae nada tiene que ver con una vida plácida y agradable. Lo que nos apetece son historias de engaños, corrupción, sexo, muerte, ambición, celos y más muerte. Así lo reflejan los últimos dato de Statista que colocan a la novela policiaca como el género más vendido con 62,4 millones de euros facturados en 2018.

Javier Quirce, burgalés de 38 años y licenciado en Derecho, cambió el ambiente judicial por el de la representación de una marca de vinos que le llevó a viajar por todo el mundo. Para después volver volver al punto de partida y dedicarse a escribir sobre “crímenes y castigos”. Su primera novela, El extraño caso de Hermann Klein, abre una serie dedicada a un personaje singular dentro del género policiaco: Juan Steinberg, un investigador con poderes paranormales.

El protagonista de tu novela tiene un pasado turbio vinculado a Barcelona. ¿Carvalho?

Claro. Montalbán es el padre del género negro en España; fue el que empezó todo o al menos el que tuvo más éxito al principio. Y sí, el personaje protagonista tiene toques de Pepe Carvalho

¿En la novela se habla mucho de los placeres de la buena vida?

Si, después de pasar 12 años viajando para llevar el vino por todo el mundo se un poco del tema. Por eso en la novela se habla mucho de vinos y de comida. Aunque también aparecen otras pasiones mías como la música y el cine.

Tu novela transcurre íntegramente en China. ¿Por qué?

Hong Kong  tiene todo lo que se necesita en una novela negra: los rascacielos, las luces, el misterio. Y, por encima de todo, el ser humano enfrentándose a la gran metrópolis.

La novela negra es un género urbanita?

Depende. Los escandinavos, por ejemplo, utilizan mucho los pueblos para la novela negra, pero yo soy más de grandes metrópolis; me atraen mucho. Hong Kong está llena de callejones y locales sórdidos ideales para una novela policiaca.

En esta historia inquietante el lector puede encontrar casi de todo.

Los géneros están en el aire. Está pasando de manera muy evidente con el cine. En mi novela aparecen hechos históricos que van desde la Segunda Guerra Mundial hasta los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Podríamos decir que se trata de una novela negra con tintes fantásticos e históricos. Creo que todos son temas que pueden interesar al lector

Y también hay algode ensayo.

Si, es verdad,también tiene algo de ensayo. Reflexiono mucho sobre cuestiones políticas y filosóficas.

¿Los lectores no se cansan de la novela negra?

Todo lo contrario. La novela negra reina en el mercado, solo hay que ver cómo venden los autores nórdicos escandinavos.

¿Y por qué gustan tanto estas historias?

A mí lo que más me atrae de la novela negra es que no hay ni buenos ni malos. Además, la novela negra es el género literario más justo porque no se salva nadie. Ni el detective es un ejemplo a seguir ni los malos son totalmente repudiables.

¿Los malos y la maldad despiertan más interés?

La gente se siente muy identificada porque todos tenemos un lado oscuro. Los malos reflejan bien lo que es el alma humana y su complejidad.

¿Es difícil para un autor novel vender?

Hay mucho mercado y está muy saturado. Es mucha la gente que publica y quiere vender. Por suerte, mi novela está siendo distribuida por Rakuten, una plataforma digital competidora de Amazon, que tiene un soporte fantástico para el autor y su obra.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre