Diputado JxCat

El diputado de JxCat, Jaume Alonso Cuevillas ha planteado hoy en una contundente intervención la deficiente regulación en materia procesal.

«No nos gusta la regulación de la ley 41/2015». Así ha comenzado su intervención, recordando su condición de Catedrático en Derecho Procesal. Ha subrayado que el texto dificulta la persecución de los casos de corrupción, aunque considera que la derogación sin más, propuesta planteada desde Unidas Podemos, no es tampoco la vía. Antes de 2015, los procesos podían durar «eternamente» y esto, según los profesionales del sector del Derecho, no es operativo.

Los asuntos judiciales se eternizan por el colapso en los juzgados

«La mayoría de temas que se eternizan, se eternizan no por su complejidad. Se eternizan porque los juzgados están colapsados y muchas veces hay parálisis. Por eso se propone que haya un plazo máximo de inactividad». Concretamente, su propuesta es de archivo a los 6 meses de inactividad, para «no someter a la ciudadanía a una pena de banquillo injustificadamente larga».

La justicia, cuando quiere «va muy rápida», ha recordado Cuevillas. Pero para la mayoría de los asuntos va «con una lentitud exasperante».

Ha anunciado ya su abstención en este momento, pues esperan al debate en profundidad que se producirá más adelante en sede parlamentaria.

Facilitación del trabajo telemático para los diputados (reforma del reglamento del Congreso)

En la siguiente intervención, el diputado ha puesto de manifiesto la necesidad de poder trabajar de manera telemática para los diputados. Por seguridad sanitaria, por ser eficaz, y por cuestiones económicas -por el ahorro que supone-.

La propuesta planteada, según Cuevillas, no tendría sentido que fuera rechazada, por ser una propuesta factible y positiva. No obstante, ha señalado que la única razón para oponerse al trabajo telemático en el Congreso probablemente sea «Carles Puigdemont», porque de esta manera, se abriría la puerta a lo que el eurodiputado ha solicitado siempre.

Ha denunciado Cuevillas que el hemiciclo suele estar vacío en las intervenciones de los diputados. Una sucesión de monólogos, donde además, no se vota después de los debates, sino que las votaciones se acumulan siguiendo el dictado del grupo político. Ha puesto de manifiesto también que las intervenciones, por tiempos, no están reguladas de una manera razonable: mientras explicaba esta cuestión, podía verse la complicidad de distintos diputados desde los escaños.

Se ha preguntado también cómo es posible que la cámara no investigue lo sucedido con el rey Juan Carlos: «el reglamento nos lo prohibe y la interpretación del reglamento nos lo prohibe todavía más».

Apuesta Cuevillas por la modernización del Congreso, desde la propia imagen del edificio, a los sistemas operativos de los ordenadores, pasando por una cómica imagen del carnet de diputado. De lo contrario, «cada vez habrá más desafección de la ciudadanía».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre