Jane Fonda es el claro exponente de la Economía del Envejecimiento, con su filosofía de que el poder, el talento y el dinero está en los senior.

Destinada al estrellato desde que nació. Con un padre de la talla de Henry Fonda, y siendo descendiente de Jane Seymour (la tercera esposa del rey inglés Enrique VIII), esta mítica actriz se consagró, primero como joven promesa de Hollywood, después, como actriz mimada de la Nouvelle Vague francesa, y más tarde, como activista rebelde por los derechos civiles.

A pesar de haberse criado en una familia adinerada, Jane nunca tuvo lo que más ansiaba: el amor de sus padres. Su madre murió siendo ella muy joven y su padre, debido a su trabajo como actor, no pasaba demasiado tiempo en casa. Eso le llevó a pasar parte de su juventud en un internado, en el que comenzó a sufrir problemas de anorexia y bulimia, explica la plataforma Siempre Joven.

Este desorden se incrementó con el paso de los años y su ascenso a la fama: sus desengaños amorosos, presiones, problemas internos y continuas críticas por su actitud empoderada no ayudaron mucho a la desaparición de su anormal conducta alimentaria.

No fue hasta casi los 40 años cuando consiguió hacer frente a esa dura batalla, gracias a, nada más y nada menos, que el aerobic. El deporte consiguió que se sintiera mejor con ella misma y abandonara hábitos nocivos. 

 

Vida de aventuras 

A pesar de los malos momentos, esta Senior tan deportista ha vivido una vida llena de aventuras. La última, embarcarse en la serie para mayores de 55 más famosa de la plataforma Netflix : Grace & Franky. En ella, interpreta a una ex directiva de una marca cosmética que descubre que su marido lleva 20 años engañándola con su mejor amigo.

Tanto ella como la otra esposa deciden irse a vivir juntas en la casa que tienen en común en la playa, y contra todo pronóstico, se harán grandes amigas. Juntas descubrirán que no se acaba el mundo ante sus divorcios, sino que comienza otra nueva etapa en sus vidas. ¡Y vaya etapa! Ambas conocerán a personas increíbles, vivirán momentos surrealistas, e incluso apoyarán a sus maridos en su nuevo matrimonio.

Como la misma Jane asegura siempre, ‘Nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo; nunca es demasiado tarde para ser feliz’.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPopular no es Bankia
Artículo siguienteEl streaming hace renacer el negocio de la música
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre