jueves, 11agosto, 2022
22 C
Seville

J.M. Serrat ni se retira, ni se jubila. Es el futuro

Juan-Carlos Arias
Juan-Carlos Arias
Agencia Andalucía Viva. Escritor
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La VIIIª edición del Tío Pepe Festival consolida un evento que sólo interrumpió la pandemia. La gira de despedida de Joan Manuel Serrat llenó dos conciertos memorables

El Noi del Poble Sèc, a sus 78 años y con casi sesenta subido a los escenarios, mantiene intactos su carisma y elegancia artística. Ha decidido, tras el paréntesis de la pandemia que lo cerró y confinó todo, que sólo se despedirá del directo. No lo hará, sospechamos, de los estudios de grabación, ni de emocionarse con letras de canciones que arregla, musica y canta. La palabra, el verso, los personajes, los sentimientos más nobles más esa cercanía de un genial artista son sus más efectivos aliados.

A la gira se le puso nombre: El Vicio de Cantar (1965-2022). Comenzó, arrasando el éxito, el 27 de abril en New York (Beacon Theatre). Concluirá en el Palau de Sant Jordi (Barcelona) el 23 de diciembre. Ya estuvo por toda España actuando, con las entradas agotadas. Y en Puerto Rico, Santo Domingo, México, Colombia y Costa Rica. Hasta finales de diciembre actuará en otras capitales españolas y en Argentina, Uruguay y Chile.   

El cronista tuvo oportunidad de reseñar la segunda actuación de Serrat en el incomparable Tío Pepe Festival jerezano. El contexto de una bodega (Las Copas) con miles de botas y millones de litros de los mejores caldos jerezanos que se pasen por todo el mundo regalan una velada inolvidable.

El escenario aparecía con la rúbrica del artista. El sello de Serrat condujo un concierto completo, donde todo tenía su por qué. Varias generaciones tararean las canciones de Serrat. Destacó al principio que quería despedirse personalmente del público. A continuación, desechó el refugio en la nostalgia. Invitaba a la celebración de la vida con esa dignidad de la que el cantante es perfecto ejemplo. La fiesta estaba prendida.

Fotos: ANDALUCÍA VIVA.

El Serrat infinito y eterno 

Los primeros sones los centró el tema Dale que dale, del disco Hijo de la luz y de la sombra. Antes, escogidas palabras desearon con gratitud lo mejor al respetable. Se despedía en persona porque ‘es de buena educación’. El futuro es lo único que espera al mundo. Añadió, Serrat, que no quiere morirse en un escenario, como le confesaron algunos colegas artistas. Los límites para su arte, dijo, los ponían su mánager y médico de cabecera.  

Después, el repertorio del barcelonés recorrió toda una vida entregada al arte. Se comunicó con el público relatando las emociones. La respuesta fue aplauso y levantarse de las sillas cada vez que concluía una pieza. Serrat compartir complicidades ejerciendo como maestro de ceremonias ideal.

El cantante maridó ejemplos, experiencias y la fantasía que enriquece lo que trasmite al público. Los personajes de sus temas pululaban, no envejecían como los humanos. Tampoco cambiaban de nombre y siempre estaban ahí. Serrat vindicaba con ahínco la ficción y bien que ésta nos hacía comprender sus mensajes. Recalcó: ‘….seríamos más pobres sin esas criaturas que nos regala la ficción…’.

Las palabras, habladas y cantadas, viajaron hacia una intimidad que también se compartía. Su acreditado compromiso social y político nunca chirría. Reacio a las siglas, nombres y medianías está donde debe su conciencia. Cantó en catalán cuando estaba prohibido, no olvida su forja callejera en el Poble Sec barcelonés y critica al poder cuando lo merece. Algo personal, Pare, homenajes a su madre y abuelo o la bandera del respeto medioambiental fueron un pronóstico de hacen casi 50 años. Serrat escribió y cantó el rechazo a la contaminación para que bosques, alimentos, peces o ganado no desaparezcan por voluntad de una minoría humana codiciosa y desalmada.  Ese es el artista que merece más honra.  

Un Serrat emocionado homenajeó a un antiguo pastor de cabras vejado por su lírica llamado Miguel Hernández. Recordó que, en 1971, recibió de Alberto Cortez la letra de Las nanas de la cebolla. El poeta de Orihuela la escribió en la cárcel de la sinrazón fratricida. Después, se vino arriba el cantante con el oportuno tema Para la libertad. Mucho más arriba subió la cosa con el emblemático Mediterráneo.

El tema se ilustró con mucha agua, estampas de personas y monumentos del Mare Nostrum más una foto del inolvidable Paco de Lucía, al que Serrat prestó músicos en sus giras por todos los continentes.  

Las canciones que el público seguía tuvieron clímax en un excelente dueto que Serrat compartió con la violinista Úrsula Amargòs en Es caprichoso el azar. La músico-cantante añadió esa dulzura femenina y oficio que ya demostraba con las cuerdas. ‘Uixi’ dará mucho que hablar. Tomen nota.

Las sucesivas canciones, que los 7 músicos conjuntaban con proverbialidad, hacían que el público colmatara sus expectativas. El final del concierto tardó. Los cálidos aplausos jerezanos no querían despedirlo. El Noi sólo se irá de las tablas, pensábamos. Serrat, para retroalimentar a una concurrencia entregada, se hizo jerezano nombrando a lo más ilustre de la tierra: Lola Flores, Rafael de Paula, José Mercé, Rita la Cantaora, Pepe Caballero Bonald. Más aplausos agradecieron ese sincretismo que Serrat logra con suma facilidad, allá donde esté.  

Antonio Machado, otro grande que Serrat resucitó en tiempos difíciles, resucitó con Cantares y Saeta. La voz del catalán estaba intacta para retornar al poeta sevillano lo que merecía su excelsa obra literaria. El camino y caminantes de Machado son perennes. Y acentuarlo cuando estaba prohibido, siquiera nombrarlo, merece destacarse en 2022.

El inacabable repertorio de Serrat acoge temas tan geniales como los que destacan lo bonito que es Badalona y la belleza humana de Lucía o Penélope. La gratitud que Serrat manifestó por músicos, arreglistas y compositores plasmaron de excelencia su longeva trayectoria fue dignísima. Muchos artistas olvidan de dónde vienen. Nuevamente, pues, el cantante aplaude la dignidad que le acompaña.

Presentó a sus músicos con datos singulares, uno por uno, siendo los veteranos teclistas Ricard Miralles y Josep Mas ‘Kitflus’ los más reconocidos por las rockerías y por los que no olvidamos a la Nova Cançó que Serrat apoyo con su voz solidaria. Echábamos de menos a Música Urbana, formación que acompañó a Serrat muchos años.     

Fotos: ANDALUCÍA VIVA.

Bodega Las Copas

Uno de los escenarios del Tío Pepe Festival merece renglón aparte. Los espectáculos festivaleros no pueden tener mejor escenario que las afueras de una macro-bodega donde se curten millones de litros de vino en miles de botas. 7 hileras verticales de botas de las mejores maderas almacenan finos, olorosos y criaderas del whisky escocés Macallan.

El impresionante edificio recoge aguas pluviales, mantiene idóneas condiciones de ventilación y fue diseñado por Humberto Patiño y José Antonio Torroja (padre de Ana, del grupo Mecano). La originalidad y funcionalidad del inmueble marida el uso industrial con la estética de estar en un lugar importante donde se curten los mejores caldos de la uva nacida desde la albariza.  

La entrada al Tío Pepe, marca icono de González Byass, incluye una visita a Las Copas. Merece la pena observar desde un estratégico Mirador las botas alineadas, oler los caldos y dejar que la vista se pierda en un pulcro escenario donde se forjan vinos y destilados que los bodegueros escoceses ansían cada vez más pues el Jerez y el Oporto también en sus botas vinificadas envejecen los mejores rones caribeños y wiskhies de Kentucky.

Además de visitar Las Copas el festival oferta un amplio portfolio de González Byass que no pasa desapercibido: tintos y blancos de Rioja,  Somontano, Olorosos, Whisky de la casa (Nomad), rones, vodkas, olorosos, frizzantes, finos (cómo no!) y lo mejor imaginable.

Además, la zona de comida oferta pringá, empanadillas, lomo, jamón, queso existiendo en el recinto amplia zona de mesas, stand con comida japonesa y unos momentos, antes y después de los conciertos, que merecen disfrutarse. La experiencia del Tío Pepe vale la pena. No se la pierdan.      

REPERTORIO: Dale que dale, Mi niñez, El carrusel del furo, Romance de Curro el Palmo, Señora, Lucía, No hago otra cosa que pensar en ti, Algo Personal, Nanas de la Cebolla, Para la Libertad, Cançó de Bressol, Hoy puede ser un gran día, Es caprichoso el azar, Tu nombre me sabe a yerba, Hoy por ti mañana por mí, Pare, Mediterráneo, Aquellas pequeñas cosas, Cantares, De vez en cuando la vida, Fiesta, Penélope, Esos locos bajitos, Sinceramente tuyo, Pueblo Blanco y La Saeta.  

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído