Todo comenzó en una ciudad de 31.000 habitantes. En Leioa (Bizkaia) una población límite con Getxo y Erandio, hay un prestigioso Conservatorio Municipal de Música pionero en Euskadi, es la Fundación Soiñu Atadia que se creó en el año 1.980-81, innovador tanto por su cuadro de profesores como por su planificación musical y sus propios estatutos que fueron referencia para otros conservatorios cuando comenzaron a desarrollarse en poblaciones del País Vasco dependiendo en su organización y financiación de los ayuntamientos donde se desarrollaron.

La Fundación dispone de una Escuela de Música y de un Conservatorio Profesional. Leioa tuvo una orquesta sinfónica de jóvenes de gran prestigio, ya desaparecida. Dicha fundación ayudó a conformar una escuela coral de reconocido prestigio internacional como la coral de jóvenes Kantika Korala que hace bien poco estuvo en Japón en una gira de renombre.

A la sombra de dicha realidad fueron definiéndose un grupo de jóvenes valores musicales que hoy día actúan con importantes orquestas internacionales como es el caso de la pianista Itxaso Sainz de la Maza, nacida en 1.992 en Leioa. Su musicalidad, su pasión al piano y su técnica agarran al público en todas sus audiciones.

Pensamos que solo en las modalidades deportivas se lucha por la medalla de oro, pero lo mismo ocurre en el mundo de la música y dentro de ella con los/las pianistas que luchan a brazo partido, después de mucho estudio, entrenamiento en largas jornadas diarias, todo por sobresalir y perfeccionarse en un mundo duro lleno de buenos profesionales, compitiendo por estar presentes con grandes orquestas, o bien como concertistas del máximo nivel. Eso solamente está al alcance de artistas muy singulares.

Los grandes y las grandes

Hay un número indeterminado de pianistas con altos estudios musicales y grandes dotes de interpretación en el mundo entero. Uno al final solo se acuerda de unos pocos, Artur Rubinstein, Fran List, Frederic Chopin, Lang Lang, Claudio Arrau y Alicia de la Rocha entre otros. La publicación australiana LIMELIGTH, a través de una votación de aficionados entendidos y consagrados pianistas ha efectuado una breve lista de los mejores pianistas de todos los tiempos, a pesar de que esta lista no es aceptada de forma unánime. Ellos/as son:

Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791)                    Wilhelm Kempff. Alemania (1895-1991)

Ludwing van Beethoven (1770-1807)                        Alfred Cortot. Suiza (1877-1962)

Franz List (1811-1886)                                                          Sergei Rachmaninov. Rusia (1873-1943)

Artur Schnabel. Austria ( 1882-1951)                        Arthur Rubinstein. Polonia (1887-1982)

Duke Ellington (1899-1974)                                             Vladimir Horowitz. Ucrania (1903-1989)

Sviatoslav Richter. Rusia (1915-1997)                        Emil Gilels. Rusia ( 1916-1985)

Alfred Brendel. Austria (1.931)                                      Glenn Gould. Canada (1932-1982)

 

Casi todos son hombres, pero hay muchas mujeres magníficas pianistas en el mundo, como algunas que me vienen a la cabeza por ser o haber sido grandes virtuosas, como Rita Marcotelli, Italiana nacida en el 1.959, que desde los 20 años está volcada en el Jazz. Diana Krall, nacida en 1.964, de Canadá, igualmente volcada en el jazz. Teresita Gómez, nacida en 1.943, Colombiana estudió con Harold Martina en la Universidad de Antioquia entre 1964 y 1966, donde se consiguió graduar como Concertista y Maestra de Piano. Martha Argerich, nacida en Buenos Aires -Argentina- en 1.941 etc,.

Conversando con Itxaso Sainz de la Maza. Algunos de sus éxitos.

La pianista vasca, cursó brillantemente sus estudios musicales en la especialidad de piano en el Conservatorio profesional de Leioa con las profesoras Lidia Población y Laura Nardi. En esta etapa obtuvo la beca Dow Chemical, igualmente la de la Excma Diputación Foral de Bizkaia en años posteriores y el Primer Premio en el concurso de Juventudes Musicales de Bizkaia lo que le permitió participar en un concierto celebrado en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Es una persona que irradia juventud y naturalidad, relata con sencillez sus logros obtenidos y los sacrificios realizados. Una entrevista a tumba abierta, reconociendo que nunca había hecho nada parecido en cuanto a su profundidad. Da una cierta sensación de timidez, que ella sabe controlar, pues como afirma no se nace sabiendo, pero después de su ya vida musical intensa está sabiendo transformarse.

Comenta – “Puedo destacar el primer premio en el Concurso Internacional de Piano de San Sebastián en la categoría de hasta 14 años, primer premio en este mismo concurso en 2007 en la categoría de hasta 15 años. Con 17, en el 2010 ingresé en la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC) en la clase de Vladislav Bronevetzky, del cual recibí un inestimable apoyo en su desarrollo artístico. Realicé mis estudios superiores y de Máster en Interpretación del piano en la Escola Superior de Música de Catalunya (Barcelona) y en la Hochschule Luzern – Musik (Suiza) bajo la batuta de la pianista Hiroko Sakagami su mayor influencia para mi a día de hoy”.

Su actividad concertística la ha llevado a diversos escenarios en Cataluña (L’Auditori de Barcelona, Auditori Municipal Enric Granados de Lleida), País Vasco (Teatro Arriaga, Biblioteca de Bidebarrieta Kulturgunea, Igartza Jauregia), Salamanca (Teatro Juan de la Encina), Suiza (Lucerna y Berna) y Rusia (San Petersburgo y Moscú).

Destaca también su labor como pianista acompañante, colaborando asiduamente en formaciones de cámara como el Ensemble Soinuaren Bidaia compuesta por músicos de la Orquesta sinfónica de Euskadi (BOS) y entidades como la Gustav Mahler Jugendorchester (GMJO), la Orquestra de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC), la Asociación de Trombonistas Españoles (ATE) y la reconocida internacionalmente coral infantil Leioa Kantika Korala, bajo la dirección de Basilio Astúlez.

Ha obtenido numerosos premios en concursos nacionales e internacionales como un tercer premio en el Concurso Veguellina de Órbigo (León), un primer premio en el Concurso César Uceda (Leioa) y otro primer premio en el Concurso de Jóvenes Talentos del País Vasco (San Sebastián). Ha sido galardonada con el Primer premio Leónidas Sintsev (Barcelona, 2014), el cual le permitió ofrecer un recital en la ciudad de San Petersburgo.

Su formación se ha visto enriquecida por el consejo de músicos tan importantes como Boris Berman, Eldar Nebolsin, Claudio Martínez-Mehner, Ana Guijarro, Nadezhda Eismont, Billy Eidi, Josep Colom, Guillermo González, Gustavo Díaz-Jerez, Valerio Premuroso, Paul Badura-Skoda, Marcel Baudet.

Entre sus compromisos se incluyen su actuación como solista junto a la Orquestra Sinfónica de l’ESMUC en el Auditori de Barcelona y en el Auditori Enric Granados de Lleida, una gira de conciertos por el País Vasco acompañada por la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS). Recientemente viene de dar un gran concierto en el Palau de la Música de Barcelona el pasado 10 de Octubre con obras de Brotons, Prokókiev, Gubaidulina y kapustin dentro del ciclo el primer Palau.

Añade – “He actuado igualmente en el Auditorio Enrique Granados de Barcelona, Auditorio Pau Casals del Vendrell, Ateneo Barcelonés, Teatro Arriaga y Palacio Euskalduna ambos en Bilbao, Teatro Juan de la Encina de Salamanca, París, Suiza y San Petesburgo en Rusia”.

Dicho esto, se toma un pequeño respiro para continuar, ella sabe que sus éxitos están muy relacionados con su trabajo, dedicación y vocación desde muy niña, me pregunta si de momento toda va bien y proseguimos la entrevista.

 

¿Satisfecha con tu reciente elección para interpretar un concierto en el Palau de la Música en Barcelona?

“Si, totalmente, es un ciclo organizado por dicha institución, todos los años abren una convocatoria para jóvenes músicos que tienen que tener nacionalidad o residencia española hasta 26 años de edad, envié mi propuesta junto con la de otros intérpretes, fueron seleccionados 8 incluida yo misma, con todo ello organizan un ciclo de cuatro conciertos, es un ciclo muy prestigioso, me hacía especial ilusión, dado que he vivido bastantes años en Barcelona que considero mi segunda casa. Cada concierto estamos dos de las propuestas elegidas, la primera parte estuvo un dúo de violín y piano, después actué yo. Hay un jurado otorgan el Premio el Primer Palau. Los resultados se publicarán en breve”.

 

¿Tienes buenos recuerdos de tu paso por Barcelona?

“Barcelona es mi casa también, tengo muchos amigos y muchas vivencias, hablo catalán y euskera. Creo que somos pueblos comunes en bastantes cosas”.

 

Has conseguido un puesto por oposición de profesora de piano para el Conservatorio Profesional de música de Bilbao. ¿Qué supone esto para ti?

“Ha sido un punto de inflexión muy importante en mi carrera. Llevaba muchos años de arriba para abajo, es decir viajando por medio mundo. He vivido 8 años primero en Barcelona y luego en Suiza y moviéndome mucho con diferentes orquestas, con muchos proyectos. He echado de menos a mi casa, a mi tierra -Euskadi-. Siempre tenía en mente volver. El haber conseguido esta oposición me garantiza un futuro laboral, es un trabajo cómodo aunque duro, porque me garantiza la disponibilidad de tiempo para mis conciertos y viajes, estudiando. Tengo una jornada completa en el conservatorio solo por las tardes. El conservatorio, nos permite compaginar nuestra actividad como músicos profesionales. Es una gran cosa para mi”.

 

¿Esto no supone una cierta desviación para tu camino como concertista?

“Para nada en absoluto. La consolida. Si miramos hacia atrás a lo largo de la historia, ha habido infinidad de compositores y instrumentistas que han ocupado cargos como profesores en los conservatorios de sus ciudades y además han desarrollado magníficas carreras musicales. Ser concertista no supone estar constantemente de la ceca a la meca. Aparte que para mi este equilibrio que tengo al ocupar mi puesto por oposición en el conservatorio da una estabilidad a mi profesión y a mi vida. Pienso en mis profesores del master y sucede lo mismo. Hoy día una pianista debe ser polifacética. El desarrollar formación permite seguir aprendiendo y casar la música con la humanidad en la relación personal. La enseñanza es una actividad super enriquecedora que me hace crecer como músico y como pianista”.

 

¿Cómo fue el resultado de la oposición?

“Obtuve el primer puesto entre los participantes en la parte de tocar instrumentos, análisis de una partitura y ejercicios varios como programación didáctica, fue un proceso muy duro en el que tuve que estudiar mucho. En la parte segunda se tiene en cuenta la puntuación por méritos y aquí quedé la segunda, soy muy joven todavía. Muy satisfecha en general”.

 

¿Mundo duro el del pianista?

“Si, es muy duro sin que esto suponga menospreciar para nada a otras profesiones igualmente muy duras. Es un mundo muy sacrificado, muy, muy competitivo. Esta es una carrera que no te permite dormirte. No puede pasar ningún día sin sentarte a tocar piano aunque sea una o dos horas y muchas más con el previo a los conciertos como ha sucedido con el reciente concierto del Palau con un mínimo de seis horas diarias”.

¿Si hubieras de quedarte con algún pianista en concreto a quien elegirías? ¿Quizás Lang Lang?

“Personalmente no me convence, quizás es muy marketing, no es mi preferido. El que me llega al alma y me produce una sensación extrema es el ruso Sokolov. Es una persona muy especial, cuando sale al escenario, va directamente al piano y se olvida del resto del público. Le he escuchado hasta cinco veces en el Palau de la Música de Barcelona, cada concierto es distinto, lleno de gran musicalidad. Es un pianista muy clásico y muy entregado a la música, lleno de calidez y apasionamiento”.

 

¿Cómo definirías tu mejor virtud?

“Soy quizás demasiado poco pianista, es decir no me gusta estar sola en el escenario, prefiero trabajar en equipo, acompañando a otros intérpretes o orquestas. Me gustan las obras difíciles. A veces son retos casi imposibles, pero no hay nada en la música y concretamente en el piano que no pueda ser interpretable si alguien la ha escrito. Me crezco en la dificultad y si es en grado sumo mejor. Comprendo que soy un poco burra, pero me gustan los retos fuertes. Me gusta ir a mis límites y trabajar sobre ello. Me amoldo muy bien al trabajo de grupos y esto facilita mucho las cosas en grandes conciertos con orquestas de prestigio”.

 

¿Para ser un buen pianista hay un perfil determinado?

“Una carrera musical se compone de la técnica, la experiencia, el virtuosismo, mucho el carácter de cada intérprete, como se comporta en el escenario con el piano y con la audiencia. Además la palabra pianista abarca muchos ámbitos, no vale hoy día ser un pianista concertista, para ganarnos la vida tenemos que ser muy abiertos y sabernos mover en otros ámbitos como ser profesores, compatibilizarnos con otros instrumentistas, orquestas, coros, es decir trabajo de equipo o de acompañamiento.

Yo destacaría por tanto la versatilidad, la flexibilidad, la capacidad de trabajar denodadamente, la asunción de riesgos. Somos un trabajador, también su empresario con las responsabilidades de ambos”.

 

¿El piano como instrumento que emite sonidos me figuro ha cambiado mucho hasta situarse en su estado actual?

“Hoy el piano con sus elementos modernos de construcción ha mejorado su musicalidad sustancialmente. Los pianos de antaño no podrían acometer con su sonido irse hasta la fila 25 de un teatro con su sonoridad igual que en las filas delanteras”.

 

¿Pero es un facilitador de lo que hace el intérprete o le pone constantemente en el reto?

“Es importante abundar en que tocar con un instrumento de hace 100 o 200 años en una gran sala era mucho más complicado para el intérprete incluso utilizando maderas muy nobles. Los pianos antiguos estaban construidos para ser tocados en el salón de casa, en palacios, en sitios reducidos. Obviamente los materiales actuales ayudan a llegar sonidos increíbles. Las teclas de hoy son más resistentes y no tan blandas como las de antes. El tacto es distinto y quizás el pianista deba esforzarse un poco más. Depende también de la exigencia de las obras a interpretar”.

 

¿Tu futuro profesional está lejos de tu tierra?

“No para nada. Hoy día una coge un avión y en poco tiempo está en la otra parte del mundo. Yo estoy orgullosa de enseñar piano en mi tierra, a la que amo, me siento muy de aquí y hacer conciertos en donde sea. Me encanta viajar, tengo muchos amigos por toda Europa, seguiré conociendo a más gente, nuevos escenarios”.

 

¿Se puede vivir del piano en España?

“Es verdad que en Europa las condiciones laborales son muy distintas, en algunos sitios me he encontrado con contratos laborales con muchos vacíos legales, con muchas trampas. Es verdad que en Alemania y Suiza que es lo que más conozco, hacen las cosas mejor, más reguladas para los músicos, pero tengo que decirte que desde he vuelto a vivir en Euskadi, no paro un momento de hacer conciertos de aquí para allí, por momentos tengo que apartar algunos proyectos, ahora debo sumar mi plaza en el Conservatorio Superior de Música de Bilbao. Me encuentro muy activa, sí”.

 

¿La carrera de un pianista necesita apoyos externos de mecenas y patrocinadores?

“Bueno como en todas partes hay organizaciones más proclives a determinados intérpretes, pero yo intento abstraerme de todo esto y seguir mi camino con el trabajo de cada día y demostrando mi calidad. Yo me he sentido apoyada por muchas personas que han sido mis profesores y asesores”.

 

¿Tienes apoyos concretos?

No se porque debe haber un apoyo específico, pues hay muchos otros/as pianistas como yo que merecerían lo mismo. Me reafirmo en la idea de que debo seguir estudiando y trabajando para alcanzar lo que uno desea. Mi profesor Vladislav Bronevetzky de la Escuela Superior de Música De Barcelona durante cinco años, es alguien al que le debo muchísimo como pianista, pues me enseñó muchísimas cosas, también el aspecto de técnica musical, como debo abordar como persona la profesión. Me ayudó a encontrar un sitio en Europa que está en Suiza en la Hochschule Luzern Musik y me facilitó el tocar con orquestas como interprete solista. Mi carrera también es muy dura emocionalmente y él me ayudo a salir de baches personales concretos. También quiero destacar aquí a Laura Nardi mi profesora en Leioa, hoy día sigue siendo un gran pilar para mi. Hablo mucho con ella, también telefónicamente, le hago muchas consultas.

No debo olvidar para nada a mi familia que se han sacrificado mucho por mi carrera. Volver a mi casa después de tantos años ha supuesto algo grande. Sin ellos no estaría aquí.

¿La enfermedades laborales persiguen a un pianista profesional? 

Se pasan demasiadas horas, que son necesarias, sentadas al piano, de ello se resiente mucho la espalda, los antebrazos, las muñecas, también sufro de bruxismo, pues aprieto mucho los dientes y se resienten las mandíbulas cuando siento que estoy tensionada. Hay que tener cuidado con la dentadura. También cuando estuve en Barcelona, sufrí una tendinitis muy molesta unos meses.

 

¿Los jóvenes escuchan piano?

Afortunadamente el panorama musical está de cambio constante, hoy se puede oir una magnífica interpretación al piano con un blues, o jazz o música cubana. Eso ayuda a los jóvenes a estar más cerca de instrumentos catalogados como de música clásica. Ser virtuoso al piano no excluye tocar muchos ritmos que ayudan a enganchar a los jóvenes de hoy día. Me acuerdo de un gran pianista del grupo Buena Vista Social Club de Cuba. Era increíble oírle tocar. Quizás el fallo de los pianistas clásicos es que nos centramos demasiado en el repertorio clásico y no percibimos la importancia del piano en el mundo del jazz que ya ha tenido grandes intérpretes como Duque Ellington o Rita Marcotelli.

Ahora voy a grabar un disco y unas piezas con Javier González Sarmiento con unos preludios para piano muy en la línea del Jazz, también he hecho algo en Barcelona, estudié con Manel Camps, escucho muchísimo Jazz y me gusta, además tocarlo ayuda a mejorar la técnica y nuestra creatividad. En Barcelona interprete a Kapustin muy poco conocido y superagradable para el auditorio, es un compositor que entra en estos terrenos de Jazz. Con obras bastante exigentes y nada fáciles de tocar. Muy divertidas.

 

¿Orquestas con las que más disfrutas?

Me quedo con la Orquesta del Festival de Lucerna. Una de las mejores orquestas del mundo. He vivido allí y la he oído en directo en muchas ocasiones.

 

¿Te gusta grabar?

Realmente no lo paso nada bien, pues soy muy exigente conmigo misma y cuando escucho mis grabaciones veo que algo puede mejorar. Es una constante. Además falta el calor del público que es algo innegociable. El grabar en todo caso es una herramienta de estudio fundamental que te permite investigar aristas de superación. Hay que grabar para poder mostrar en muchos concursos tu nivel como interprete. También un buen vídeo para redes sociales que muestren lo que haces. El marketing como todo en la vida es fundamental.

Me voy despidiendo poco a poco de Itxaso que como profesora del Conservatorio Superior de Bilbao comenzó en Setiembre pasado. Tiene ya varios conciertos cerrados, la semana próxima en Zalla (Bizkaia) con una cantante muy buena (Martínez), la grabación de mi próximo disco, el ciclo de cámara de la BOS (con músicos de la Orquesta Sinfónica de Bilbao). Le deseo toda suerte de éxitos para desfilar y triunfar – como ya lo está haciendo) en esta pasarela del piano.

Al cierre de este artículo, Itxaso Sainz de la Maza, recibió el pasado 21 de Noviembre el Premio de la Crítica al mejor intérprete en el concurso El Primer Palau 2019 en su décimo novena edición, celebrada a primeros de mes en Barcelona en el Palau de la Música, patrocinado por Mitsubishi Electric. El premio le ha sido otorgado por un jurado compuesto por los críticos musicales, Javier Pérez Senz, Josep Barcons, Albert Torrens, Jorge de Persia y Toni Colomer. La pianista debutó en el Palau el 10 de Octubre, con un programa brillante y muy exigente, hecho que fue muy apreciado por el jurado de la crítica musical.

Itxaso concluye- “Este ciclo de conciertos, lo impulsa la Fundación Orfeó Català-Palau de la Música Catalana, es una plataforma muy sólida para jóvenes intérpretes para que puedan disfrutar de las primeras experiencias de concierto con las máximas condiciones de rigor y profesionalidad, constituyendo un escaparate de excelencia musical para intérpretes emergentes.

Estoy feliz con el premio recibido que me da mucha fuerza para seguir adelante con mi carrera”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa empresa líder en telecomunicaciones Jazztel, en la búsqueda constante de satisfacer a sus clientes
Artículo siguienteReclaman el mantenimiento del Registro Civil en la ‘España vaciada’
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre