El gobierno de Israel continúa con sus políticas de apartheid y va a demoler un barrio entero en Jerusalén Este, zona de control palestino, según indican las resoluciones de las Naciones Unidas. Esta ha sido la denuncia que ha realizado la ONG israelí B’Tselem, una organización de defensa de los derechos humanos.

Según la oenegé el barrio de Wadi Yasul alberga a más de 70 familias palestinas. El Ayuntamiento jerosolimitano ha emitido órdenes de demolición para todas las viviendas del vecindario. Por tanto, más de 550 personas quedarán sin hogar y serán expulsadas de allí. No es la primera vez que ocurre, puesto que en el mes de abril ya fueron derribadas dos viviendas y las personas que lo habitaban, expulsadas.

Según B’Tselem, el barrio de Wadi Yasul construido junto a un bosque y en una zona adyacente a unas tierras que en el año 1.970 fueron expropiadas ilegalmente a sus propietarios palestinos. Hace 15 años Israel rechazó la autorización retroactiva de esas viviendas mientras, al mismo tiempo, daba su autorización a la organización ultra sionista de colonos El-Ad para ampliar sus campamentos en la misma zona que ocupa el barrio que será derribado y para construir, además, atracciones recreativas.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − trece =