jueves, 2febrero, 2023
3.4 C
Seville

Isabel Díaz Ayuso fagocita la estrategia electoral del Partido Popular

Los dirigentes nacionales del PP están copiando la estrategia de la presidenta madrileña a la hora de llevar la política municipal y autonómica al escenario nacional y como una especie de moción de censura ciudadana a Pedro Sánchez

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El Partido Popular lleva meses con la maquinaria electoral activada. Las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo son el primer gran hito en el que la ciudadanía tendrá la posibilidad de hablar a nivel nacional.

En consecuencia, el PP está intentando llevarlo hacia un escenario en el que los resultados de esos comicios trasciendan hacia una censura o aprobación de la gestión de Pedro Sánchez. Más o menos, una especie de antesala de las elecciones generales de diciembre de 2023.

Esta es, precisamente, la estrategia populista que lleva aplicando Isabel Díaz Ayuso desde que, de manera sorpresiva, logró ser investida presidenta de la Comunidad de Madrid en 2019. Es muy sencillo, se trata de obviar los problemas reales de la ciudadanía generados por su gestión para hablar sólo de política nacional.

Esta estrategia de Ayuso no es más que la trasposición al siglo XXI de los principios de propaganda de Joseph Goebbels, en concreto, el del enemigo único, y el de la trasposición, esto es, cargar sobre el adversario los errores propios y, de este modo, responder al ataque con el ataque. Es algo tan simple como que, si no se pueden negar las malas noticias, se inventan otras para desviar la atención.

Dentro de la estrategia política de Isabel Díaz Ayuso tampoco faltan otros clásicos goebbelsianos como la exageración y desfiguración, es decir, la conversión de cualquier anécdota en una amenaza grave, o la orquestación, esto es, lanzar un número limitado de ideas y repetirlas de manera incansable desde diferentes perspectivas, de este modo, la mentira o el bulo, por repetirlo muchas veces, se convierte en verdad.

La manipulación y la propaganda, el centrar todo el discurso político en contra del gobierno de Pedro Sánchez, es una parte del supuesto «éxito» de la presidenta madrileña. Por consiguiente, lo están ya utilizando los líderes nacionales en todos y cada uno de sus intervenciones públicas. El «método Ayuso» ya es el predominante en la estrategia política del PP y, en consecuencia, es la presidenta de la Comunidad quien está manejando a todo el Partido Popular.

Esa focalización hacia lo nacional de la política municipal y de la autonómica se pudo ver en las declaraciones de Elías Bendodo, quien no dudó en afirmar que «el 28 de mayo es la antesala del cambio en toda España y ha sido el Gobierno el encargado de dar un tinte nacional a estas elecciones por las polémicas medidas que toma y, ante las 8.000 urnas que se pondrán, los españoles dirán si están o no de acuerdo con Sánchez».

Estas palabras las dijo el coordinador general del PP, pero, perfectamente, podrían haber sido pronunciadas por Díaz Ayuso. Del mismo modo que la presidenta madrileña, Bendodo no dudó en colocar a Ayuso como una mártir por la manifestación en su contra en la Universidad Complutense y como una víctima de Pedro Sánchez. Todo ello, a pesar de que varios ministros del gobierno se solidarizaron con la presidenta madrileña.

«El Gobierno está jugando a permitir una violencia buena y otra mala, como también hace con la sedición, la malversación y la corrupción, dependiendo a quién le afecte o quién la cometa», dijo Bendodo, culpando al Ejecutivo de Sánchez de lo sucedido en la UCM, dando en entender, sin decirlo, que fue el gobierno quien envió a los estudiantes que se oponían a la presencia de Ayuso en la universidad.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. La narcisista perversa repite las mismas actitudes como un patrón … su obsesión no se limita a una persona. La narcisista tiene la necesidad de ser el centro de atención, quiere ser admirada, adorada e idealizada por quienes la rodean. Cree que es lo mejor que hay, que ella es la única líder.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído