El diputado de EH-Bildu Oskar Matute durante un momento de su defensa de la PNL del IRPH

La banca tiene tanto poder que ha conseguido que los únicos partidos que se han posicionado claramente en favor de los intereses de la ciudadanía hayan sido Esquerra Republicana de Catalunya, Junts Per Catalunya, EH-Bildu y Podemos, los únicos partidos que están mostrando en el Congreso de los Diputados una actitud favorable a defender al pueblo español de los abusos del sector bancario. Utilizando el lenguaje de la ultraderecha, los «podemitas», los golpistas y los proetarras, precisamente aquellos que son acusados constantemente por el PP, Cs y Vox de romper España, son las únicas formaciones que no han dudado en ejercer la verdadera función de todo político: ser el garante de los derechos de los hombres y mujeres que viven en este país.

El último ejemplo de ello se pudo comprobar ayer en el Congreso, cuando los únicos partidos que votaron a favor de que el Gobierno personara a la Abogacía del Estado en favor de los afectados por el IRPH o, en todo caso, que se mantuviera neutral y no colocara a los letrados que tienen la obligación de defender los intereses de España en un escenario similar a lo ocurrido en 2019 cuando, en la vista del IRPH la abogada del Estado, María José García Valdecasas-Dorrego, realizó una intervención que bien podría haber hecho cualquier abogado defensor de la banca. Lo más notorio de la defensa del Estado a los intereses de la banca vino cuando la letrada solicitó al TJUE que, en caso de que el Tribunal determinase la nulidad del IRPH, no se aplicase ningún tipo de retroactividad puesto se provocaría un grave perjuicio económico. ¿A quién? Evidentemente, a la banca, no al Estado.

Por tanto, lo que la representante del Reino de España pidió en la vista celebrada en el TJUE en 2019 fue que no se devolviera el dinero cobrado de más a los afectados. Oskar Matute, diputado de EH-Bildu, señaló en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital que esa actitud suponía defender que «si robas poco tienes que devolverlo, pero si robas mucho no tienes que devolverlo porque te supone un quebranto».

Los independentistas se han puesto a la vanguardia, junto con el Podemos del Congreso, en la defensa de las decenas de millones de ciudadanos y ciudadanas afectadas, no sólo por el IRPH, sino por el resto de productos tóxicos, sin mirar si son de Sevilla, Teruel, Cáceres, Salamanca, Huelva o Madrid

Por parte de los independentistas catalanes, destaca la figura del diputado Joan Capdevila, de Esquerra Republicana de Catalunya, quien siempre se ha significado en favor de las víctimas de la banca. No sólo votó ayer en favor de la PNL, lo que supuso un ejercicio de coherencia, dado que hace unos años el propio Capdevila ya criticó duramente al primer Gobierno de Pedro Sánchez por mantener a la Abogacía del Estado en defensa de los intereses de la JUR y de Banco Santander en contra de los afectados del Caso Popular. Es una lástima que esta coherencia no se aplique en otros partidos que tendrían más capacidad para cambiar las cosas, principalmente el PSOE.  

A diferencia del sectarismo patriótico que demuestran tanto el PP como Ciudadanos o Vox, los partidos independentistas, tanto catalanes y vascos, están demostrando que los hechos son los que determinan el servicio al pueblo y la coherencia ideológica. Tanto Esquerra Republicana de Catalunya como EH-Bildu o Junts Per Catalunya se han puesto a la vanguardia, junto con el Podemos del Congreso, en la defensa de las decenas de millones de ciudadanos y ciudadanas afectadas, no sólo por el IRPH, sino por el resto de productos tóxicos, sin mirar si son de Sevilla, Teruel, Cáceres, Salamanca, Huelva o Madrid. En consecuencia, son los independentistas los que sí que están defendiendo los intereses del pueblo, sin distinción alguna, porque es lo justo.

Podemos, bien en el Congreso, ausente en el Gobierno

Ayer fue Txema Guijarro quien hizo una defensa absoluta, no sólo de la PNL, sino de las decenas de millones de personas afectadas por los desmanes de la banca. No es la primera vez que un representante de Unidas Podemos hace un verdadero alarde de coherencia respecto a los valores defendidos por el 15M.

Sin embargo, esa coherencia demostrada en el Parlamento no se corresponde con la actividad de los miembros del partido morado en el Gobierno, donde no se ha conseguido sacar adelante ninguna iniciativa orientada a indicar a los organismos con capacidad de sanción que apliquen el mismo criterio que, por ejemplo, se implementa en otros países con multas milmillonarias a las entidades bancarias por sus irregularidades.

Son los independentistas los que sí que están defendiendo los intereses del pueblo, sin distinción alguna, porque es lo justo

Realmente, esa actitud da la razón a los críticos de Podemos cuando afirmaron, como hizo José María González «Kichi», alcalde de Cádiz, que, al entrar en el Gobierno, se había perdido la capacidad de la discrepancia, uno de los puntos fuertes de Podemos.

Es cierto que los representantes morados están focalizando su actividad en temas como la vivienda o las políticas laborales. Sin embargo, cuando en el Consejo de Ministros se han tratado temas relacionados con la banca, no se ha logrado sacar ninguna medida de peso como, por ejemplo, el IRPH de las viviendas de protección oficial que sigue vigente a pesar de las peticiones de las víctimas de este índice. Tampoco se ha presentado ninguna proposición para la derogación del IRPH, algo que sí que depende del Gobierno.

Sorprende, por ejemplo, la virulencia con la que Pablo Iglesias Turrión afirmó en el debate electoral de las elecciones de noviembre de 2019 que la presidenta del Santander evitó la formación de una coalición de izquierdas tras los comicios del 28 de abril de ese mismo año. Una acusación muy grave que, sin embargo, luego no se tradujo en ninguna medida que pudiera afectar al sector financiero.  

La Plataforma IRPH Stop Gipuzkoa publicó en Twitter lo siguiente:

Pedro Sánchez y el PSOE: del socialismo al «socioliberalismo»

El lema del 39 Congreso del Partido Socialista Obrero Español, en el que Pedro Sánchez reconquistó la Secretaría General tras el ataque de los socialdemócratas de Felipe González y de los meses nefastos de la Gestora, era «Somos la Izquierda». Desde la moción de censura de 2018, en la que Sánchez alcanzó la Presidencia del Gobierno, se han ido implantando una serie de medidas sociales que fueron el cimiento sobre el que se asentaron las sucesivas victorias electorales de los socialistas.

Sin embargo, entre esas medidas sociales no se ha aplicado ninguna en contra de los intereses de la banca. Ha habido declaraciones, intenciones, deseos, pero jamás una decisión que cortara en seco los desmanes del sector financiero que sigue campando a sus anchas con el beneplácito de la clase política y de una Justicia que se ha convertido en una máquina de fabricar sentencias favorables a los bancos, sobre todo en los grandes asuntos en los que se juegan decenas de miles de millones de euros.

Un PSOE verdaderamente socialista no se habría opuesto a lo que se opuso ayer en relación con el IRPH

El sector financiero no es España, como dijo ayer la diputada ultra Inés Cañizares. España son los millones de trabajadores y trabajadoras los que levantan el país con su esfuerzo y que no reciben a cambio más que salarios precarios, jornadas interminables que vulneran todos los derechos laborales y que siempre están expuestos a ser despedidos de manera injustificada o por un ERE injusto, como ocurre, precisamente, con los bancos que, tras obtener miles de millones de beneficios, no dudan en poner en la calle a más de 200.000 personas en los últimos 13 años. Que tanto el PP como Vox o Cs justifiquen esto entra dentro de toda lógica, pero que el PSOE, sólo por el hecho de que esté en el Gobierno, «se alíe» con las derechas y los ultras para defender a la banca, no lo es tanto. Hay que insistir en la idea: el sector financiero no es España. Desde luego, eso no se corresponde con el «Somos la Izquierda» del 39 Congreso.

Un PSOE verdaderamente socialista no se habría opuesto a lo que se opuso ayer en relación con el IRPH. Entonces, ¿qué es ahora el Partido Socialista si sus hechos dan a entender que ya ha dejado de ser socialista? Nada, no es nada, otro partido socialdemócrata convencido de que las medidas sociales de izquierda sólo son posibles si se aplican políticas de derechas.

Pedro Sánchez fue de izquierdas cuando necesitó serlo, pero sus comportamientos muestran que su modelo de socialismo está compartido con el de Mateo Renzi o Manel Valls, sus compañeros en la «Cumbre de las Camisas Blancas». Hemos visto cómo el líder italiano prefirió romper un Gobierno para que el Primer Ministro de Italia fuese Mario Draghi y Manel Valls, el defensor del «socialismo pragmático» o, lo que es lo mismo, el «socioliberalismo».

Pedro Sánchez debería tener la conciencia de que un presidente de un Gobierno realmente progresista y de izquierdas sólo se puede reunir con los representantes de la banca para exigirles transparencia, ética y que no vendan productos tóxicos. Sin embargo, la propia falta de transparencia se ceba en las actividades del presidente que, supuestamente, representa a un partido en cuyas siglas está la palabra «socialista». Nadie sabe, porque ni sus asesores ni su oficina lo hicieron público, qué trató con la presidenta del Santander en la comida que compartieron junto con el presidente de Telefónica. ¿Se llegó a algún tipo de acuerdo que no puede hacerse público? Si así fue, ¿por qué no compareció ante los medios de comunicación para exponerlo? ¿Por qué tanto secreto?

Afectada IRPH: «Sánchez nos ha traicionado, como lo ha hecho con todos los colectivos de víctimas de abusos de la banca»

Pedro Sánchez firmó un decreto por el que la banca tendría que pagar el impuesto de actos jurídicos documentados. Sin embargo, no ha hecho más. ¿Qué pasa con el IRPH? El PSOE ya ha mostrado su postura, muy distinta, por cierto, a cuando estaba en la oposición. ¿Qué pasa con las cláusulas suelo que la banca sigue sin pagar, incluso con sentencias en contra? ¿Qué ocurre con los productos tóxicos, como Valores Santander, que ya han sido declarados por la Justicia como un fraude? ¿Por qué Sánchez y su Ejecutivo no se atreven a multar a los bancos por estas prácticas?

Dolores, afectada por el IRPH, fue contundente en una entrevista concedida a este medio cuando dijo «Pedro Sánchez, a pesar de que se le ha reclamado que retirara a la Abogacía del Estado, tampoco ha hecho nada. Ni siquiera hizo caso al Congreso de los Diputados. Cuando pasó todo lo del juicio de las hipotecas y dijo que se iba a acabar que los ciudadanos pagáramos los abusos de la banca, muchos de los afectados del IRPH pensamos que nos iba a ayudar, pero no, no hizo nada. Sánchez nos ha traicionado, como lo ha hecho con todos los colectivos de víctimas de abusos de la banca que luchan cada día por recuperar lo que les han robado».

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, en declaraciones a Diario16, ha afirmado que «el Gobierno se equivoca con el IRPH. Ya sabemos que, en las viviendas de protección oficial, su retirada solo precisa de un acuerdo de Consejo de ministros. Pero, como ha demostrado la Dirección General de Consumo del gobierno balear, las administraciones públicas también pueden tomar cartas en el asunto e ir más allá si reúnen las pruebas suficientes que determinan que la comercialización de estas hipotecas no se ajustó a los derechos de los consumidores. Que nos obliguen a los consumidores a ir a los tribunales por casos como el IRPH, que se terminará demostrando su carácter abusivo por falta de transparencia, nos aboca a un despilfarro de dinero de los consumidores y del propio Estado en un sistema judicial costoso y saturado. En el caso concreto de la PNL que no ha salido adelante es evidente que los grupos que no la han apoyado no lo han hecho pensando en el consumidor. Hay evidencias acerca de la falta de transparencia del IRPH. Unos políticos que han conocido de cerca la problemática de estas familias y les han apoyado mientras estaban en la oposición, como es el PSOE, no pueden ahora desentenderse».

3 Comentarios

  1. El PP y VOX lucen la bandera de España pero bajo la hipocresía de la bandera ESTAFAN AL PUEBLO ESPAÑOL-
    MÁS DE 1,2 MILLONES DE ESPAÑOLES ESTAFADOS EN EL ROBO BANCO POPULAR.
    LAS ELECCIONES A LA COMUNIDAD DE MADRID SON UNA LUCHA DEL PUEBLO ESPAÑOL CONTRA LOS QUE QUIEREN EL PODER PARA SEGUIR EXPOLIANDO AL PUEBLO. METEN MIEDO PARA MANTENER AL PUEBLO ANONADADO Y REALMENTE LOS QUE DAN MIEDO SON PP Y VOX.
    ART 33 CONSTITUCION ESPAÑOLA PISOTEADO POR EL PP
    Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia. … Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

    https://www.elplural.com/politica/espana/anos-ocultos-abascal-857000-euros-donaciones-opacas-empresa-ruina-acabo-desahucio_265337102
    Los ‘años ocultos’ de Abascal: 857.000 euros en donaciones opacas y una empresa en la ruina que acabó en desahucio

  2. Bueno…
    No soy independentista, ni catalán, ni castellano, ni vasco ni gallego ni andaluz, pero… si hubiera «banca catalana»… ¿sería lo mismo?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre