Mientras durante años diferentes abogados, asociaciones o plataformas han apoyado y defendido a los afectados del IRPH, los bufetes más mediáticos se han mantenido al margen, no mostraban ningún interés por los 1,3 millones de familias en España que se vieron afectadas por la aplicación en sus hipotecas de este índice declarado abusivo por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Sin embargo, la sentencia lo cambió todo. El TJUE llegó a la conclusión de que sí están comprendidas en el ámbito de aplicación de la Directiva las cláusulas de contratos de préstamo hipotecario que estipulen que el tipo de interés aplicable al préstamo se basará en uno de los índices de referencia oficiales establecidos por la normativa nacional y que las entidades de crédito pueden aplicar a los préstamos hipotecarios, cuando esa normativa no establezca ni la aplicación imperativa del índice en cuestión con independencia de la elección de las partes del contrato ni su aplicación supletoria en el supuesto de que las partes no hayan pactado otra cosa. Además, indicó que los jueces nacionales pueden suprimir cláusulas abusivas de los contractos celebrados entre profesionales y consumidores y las sustituyan por una disposición supletoria de Derecho nacional en aquellos casos en que la declaración de nulidad de las cláusulas abusivas obligaría al juez a anular el contrato en su totalidad.

Tras una sentencia que daba la razón a los afectados del IRPH, los despachos de abogados especializados en abusos bancarios se han lanzado como buitres a captar clientes después de que pasaran años sin que estuvieran ni se les esperara.

Sólo un grupo de despachos independientes, algunas asociaciones de afectados por abusos bancarios o plataformas de reclamación han estado junto a los afectados y son, precisamente, los que tienen un conocimiento exacto de los contratos y las cláusulas. Por ello, los afectados del IRPH no deben dejarse engatusar por atractivos anuncios en prensa, televisión o radio, sino saber quiénes son los que conocen el asunto por los años de experiencia y quienes aparecen ahora por mero oportunismo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre