La crueldad del Tribunal Supremo es infinita cuando se trata de decidir sobre casos en los que está implicado el sistema financiero, sobre todo si, como es el IRPH, la banca se está jugando 40.000 millones de euros. La última decisión de archivar de manera masiva los recursos planteados por los afectados se ha generado un daño indescriptible e irreparable a más de 250 familias que, aunque el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) vuelva a fallar a su favor, no tendrán la oportunidad de recuperar su dinero porque su causa se declarará como «cosa juzgada».

Todo lo anterior viene, además, con una serie de sentencias que presuntamente van en una dirección contraria a lo afirmado por el TJUE, por las directivas europeas y por la propia ley española, porque no se puede declarar una cláusula de un contrato no transparente y determinar que no es abusiva. La única explicación posible es que, al no declarar la abusividad, se elimina la posibilidad de que los bancos tengan que indemnizar a los afectados por el IRPH.

El ex magistrado del Supremo, Javier Orduña, que ya se opuso en 2017 a la doctrina del Alto Tribunal con su voto particular, ha publicado en Thomson Reuters un dossier sobre la doctrina jurisprudencial del TJUE y da una serie de claves conceptuales sobre el IRPH.

En primer lugar, Orduña afirma que la transparencia es imprescindible para la calidad democrática y recuerda que el TJUE ha establecido que el deber de transparencia «debe interpretarse de manera extensiva», añadiendo que «no cabe duda de que la transparencia, considerada como valor o como principio, constituye una pieza imprescindible para la calidad democrática».

El exmagistrado, además, es claro a la hora de definir la sentencia del Supremo que afirmó que el IRPH no es abusivo a pesar de no ser transparente: es metodológicamente incorrecta y se trata de una decisión con una fundamentación insuficiente. «En particular, algún sector doctrinal y especialmente la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre el IRPH, interpretan que de este marco general se desprende una subordinación de la exigencia de transparencia como mero paso previo, si se quiere instrumental, para alcanzar la consideración de abusividad; de ahí que se sostenga que “pueda haber falta de transparencia, pero no abusividad”. Hay que señalar que este modo de proceder resulta metodológicamente incorrecto, pues de por sí entraña una interpretación restrictiva del alcance de la exigencia de transparencia y conduce, en última instancia, a una decisión con insuficiente fundamento», afirma Orduña.

Para el magistrado las cláusulas pueden ser abusivas por contravenir el principio de buena fe por dos posibles vías: la vía de la falta de transparencia y la vía de desequilibrio de los derechos del consumidor. La falta de transparencia sin duda causa un desequilibrio. Además, recuerda que el TJUE ha afirmado de manera reiterada que la falta de transparencia equivale a abusividad.

Sin embargo, Orduña recuerda que el propio Tribunal Supremo ha reconocido que la falta de transparencia comporta abusividad en otros temas como la cláusula suelo o las hipotecas multidivisa. «Es más, a mayor abundamiento, este es el criterio metodológicamente correcto que ha seguido el propio Tribunal Supremo en las sentencias que han incorporado la doctrina del TJUE sobre la nulidad de las cláusulas suelo y la nulidad parcial de las cláusulas relativas al préstamo multidivisa», afirma el exmagistrado. Esta afirmación nos lleva a la siguiente reflexión: ¿Por qué no aplica su propio criterio con el IRPH? La respuesta es sencilla: en ninguno de los casos citados la banca se jugaba 40.000 millones de euros.

El exmagistrado, además, cita directamente la doctrina del Supremo de las cláusulas suelo que puede ser perfectamente aplicable al IRPH y que no se ha hecho: «la falta de transparencia priva al consumidor de una información sustancial sobre un elemento esencial del contrato (la determinación de precio) que comporta que la cláusula sea considerada abusiva sin necesidad de otro control de legalidad añadido». Por ello, Orduña no duda en acusar a sus ex compañeros de dictar una sentencia incoherente e injustificada, al «sostener ahora lo contrario en el supuesto del IRPH».

Por otro lado, Orduña señala que afirmar, como hace el Supremo, que el cálculo del IRPH era fácilmente asequible por estar publicado el índice en el BOE es una interpretación restrictiva, además de una consideración contraria a la realidad social. Sentido común en vena porque, ¿quién lee el BOE cuando va a firmar un préstamo?

Finalmente, Orduña hace una alusión al diferencial negativo que obligaba la ley y que ningún banco aplicó: «como se puede observar, toda una fácil tarea de comprensión financiera para el consumidor medio que tuviera que leer por su cuenta y riesgo el BOE», señala el exmagistrado con ironía.

2 Comentarios

  1. IRPH = ESTAFA LEGALIZADA

    Ya ni se molestan en disimular, tiran por la calle del medio y de una tacada se cargan un montón de recursos, dicho de otra forma validan una estafa, un robo.

    Pueden hacer esto? que lo han hecho, pero no se puede recurrir esta decisión por más que sea el tribunal supremo cuando se está viendo claramente como forma parte en la causa?

    Espero que se informe al TJUE y sancione al TS

    Hay algo que me rechina cuando leo que los bancos se juegan un dinero, mucho dinero, yo lo veo de otra forma, los bancos MEDIANDO ENGAÑO, MINTIENDO, porque era y es la única forma de vender esta referencia, han estafado miles de millones de euros al pueblo, han robado, y lo que tendrán que hacer es devolver lo robado, NO SE JUEGAN NADA puesto que ellos NO arriesgan nada más allá de que les han pillado con el carrito de los helados y los autores de esta estafa tienen nombres y apellidos espero vayan a la cárcel y paguen con sus bienes las razonables de esta trama corrupta.

    Ellos han ESTAFADO, ROBADO, los que se juegan algo son los estafados, éstos se juegan dinero y su vida, su futuro, porque están condenados a pagar a unos trileros.

    En este caso han estafado, robado a más de un millón de familias, PERO ESTO AFECTA A TODA LA ECONOMÍA DEL PAÍS, S TODA LA POBLACIÓN, porque mañana serán otros los estafados si no se les para los pies a este sistema corrupto.

    Ahora estos miles de millones estafados están en manos de cuatro entidades para poder mantener ciertos privilegios como sueldos millonarios, tarjetas black, yates, safaris, etc etc etc

    En cuanto este dinero que los bancos van a tener que devolver, NO PAGAR, van a tener que DEVOLVER a los estafados, este dinero entrará como un sutnami en la economía del país, de un día para otro los afectados empezarán a mover este dinero para cubrir las carencias de todos estos años en forma de compras de todo tipo, calzado, ropa, electrodomésticos, reformas, algunos podrán decirles a sus hijos que podrán volver a retomar sus estudios, algún viaje, coche nuevo, reparacion del viejo etc etc etc

    Hasta los mismos bancos se beneficiarán porque habrá movimientos de capital, no como a ellos les gusta pero así será.

    En resumen

    IRPH = ESTAFA LEGALIZADA

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre