Una ola de fusiones bancarias se avecina en España. CaixaBank y Bankia crearán la entidad financiera más importante del país y una de las más grandes de la Eurozona. Por su parte, BBVA y Sabadell han iniciado ya conversaciones preliminares al más alto nivel. Santander se queda descolgado y sólo le quedaría la opción más «familiar», Bankinter, banco controlado por una parte de la familia Botín. Sin embargo, ¿qué ocurrirá con las demandas y reclamaciones interpuestas por el IRPH?

La banca es el sector que más litigios genera y en el que más se está jugando el sector financiero es en el IRPH. En el caso de CaixaBank y Bankia, el nuevo banco será el que más exposición tendría y el que más reclamaciones acumula. Las reclamaciones judiciales seguirán adelante, puesto que el responsable solidario de ambas entidades será la sociedad resultante de la fusión, aunque es de suponer que habrá un periodo de transición en el que los dos bancos subsistirán con sus denominaciones actuales. En conclusión, los afectados del IRPH no tienen que temer por sus reclamaciones a pesar de las posibles fusiones.

Por otro lado, la decisión que debe adoptar el Tribunal Supremo el próximo 30 de septiembre será también clave en este asunto, ya que las entidades se verán obligadas a acatar una sentencia en la que el alto tribunal español deberá aplicar lo indicado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.  

La sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo marcó un antes y un después en la jurisprudencia de IRPH ya que los magistrados desestimaron el recurso del banco y confirmaron la nulidad de la cláusula dejando el préstamo sin remunerar. Prosperó así en segunda instancia un fallo a favor del consumidor que considera que el préstamo puede sobrevivir de forma gratuita, sin devengo de interés alguno a favor de la entidad acreedora.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre