Una representación de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) encabezada por su secretaria general, María José Landaburu, ha mantenido esta mañana una reunión por vía telemática con la ministra de Igualdad, Irene Montero, en la que han abordado la realidad de las mujeres trabajadoras por cuenta propia, sus dificultades agravadas por la crisis sobrevenida como consecuencia de la pandemia del Covid-19, y un análisis del trabajo autónomo y su brecha de género.

UATAE recuerda que las mujeres asumen en el trabajo autónomo la mayor brecha de participación en el empleo, del 35%, y son también las jubiladas más pobres, con un 27,2% menos en su pensión que los autónomos varones, y un 47% menor que la pensión media de los trabajadores asalariados. Igualmente, el trabajo de la mujer autónoma suele ser una alternativa precaria a la expulsión del mercado laboral (como muestra el hecho de que cerca del 60% de nuevas altas en la seguridad social de trabajadoras por cuenta propia sea de mujeres entre 50 y 59 años de edad), y tiene, por otra parte, otras problemáticas añadidas como las de la conciliación, que ha tenido implicaciones específicas en la crisis del COVID-19, ya que muchas mujeres autónomas han tenido que reducir o parar en su actividad profesional para hacer frente al cuidado de hijos e hijas en casa en tiempos de centros educativos cerrados, lo que tiene efectos graves incluso aunque los ingresos hayan podido ser cubiertos con una prestación extraordinaria, ya que el paréntesis puede suponer la pérdida de oportunidades laborales y bagaje profesional.

María José Landaburu saluda la accesibilidad de la ministra y su receptividad para trasladar estas cuestiones a la agenda política del gobierno. “De esta crisis saldremos si pensamos la extensión del Estado del Bienestar y la recuperación económica con perspectiva de género”, ha señalado Landaburu, “y ello pasa por reforzar los derechos de las trabajadoras autónomas”. UATAE ha traslado a Irene Montero una serie de propuestas con ese objetivo.

Por su parte, la ministra de Igualdad ha subrayado que la perspectiva de género en las medidas de respuesta al COVID-19 y durante la desescalada es uno de los ejes que vertebra el conjunto de la acción gubernamental, expresando su compromiso con la necesaria transformación de las desigualdades en el conjunto del mundo laboral, asunto en el que el departamento de Montero tiene plena coordinación con el Ministerio de Trabajo.

“Las autónomas conocen mejor que nadie lo problemas de la vida laboral o el trabajo a distancia: la falta de conciliación, los horarios imposibles, sin bajas… creemos que de esta crisis debemos salir transformando profundamente nuestra sociedad y para ello debemos buscar fórmulas que favorezcan la conciliación real y los cuidados sin que en el medio plazo las mujeres se vean expulsadas del mercado laboral”, ha indicado la ministra, que se ha comprometido a estudiar algunas de las medidas trasladadas por la plataforma.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre