Investigan el tráfico ilegal de anguilas en locales chinos de Madrid

Inspeccionada una nave en el polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada y cuatro tiendas de alimentación asiática donde se comercializaba ilegalmente también con animales vivos

0

Agentes de la Policía Municipal, Policía Nacional y la Administración de Aduanas e Impuestos Especiales han desarticulado una presunta red de tráfico ilegal de anguilas en locales de alimentación asiático. Se han inspeccionado una nave y cuatro tiendas de alimentación en el barrio de Usera en Madrid.

La investigación comenzó el pasado mes de marzo cuando los agentes recibieron información sobre la posible comercialización ilegal de anguila en comercios de venta de comida asiática de Madrid. El producto se ofrecía tanto procesada (seca) como en espécimen vivo en acuario, tratándose aparentemente de la denominada anguila rostrata.

Se localizaron los lugares donde se vendía el producto, por lo que inspeccionaron una nave situada en el polígono industrial de Cobo Calleja de Fuenlabrada y cuatro tiendas de alimentación asiática, constatando tal extremo. En total se inmovilizaron más de 500 kilos repartidas en 42 cajas de anguila congelada, de 20 kilos cada una, así como 198 unidades de anguilas dispuestas para su venta.

Los agentes comprobaron que en las etiquetas no figura el preceptivo nombre científico y mostraba que el producto procede de China, extremo que contravendría la legislación vigente ya que este tipo de producto no puede ser importado ni exportado fuera de la Unión Europea como estipula el Convenio Internacional de Tráfico de Especies por importación ilegal de Anguila desde China.

Estos hechos se pusieron en conocimiento de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UCDEV) de Policía Nacional y, por si se tratara de importaciones ilegales, de la Administración de Aduanas e Impuestos Especiales del Ministerio de Economía y Competitividad, Dirección General del Comercio Internacional e Inversiones (CITES).

Este tipo de producto no puede ser exportado ni importado fuera de la Unión Europea, figurando en las etiquetas que procedía de China

El titular del establecimiento explicó a los actuantes que carecía de la factura que acreditaba la procedencia del producto, pero apuntó que provenía de Francia. Mientras que se realizaba la inspección los agentes actuantes observaron cómo se arrojaban en la pecera 25 anguilas vivas.

Como resultado de la operación se intervino un total de dos mil quinientas noventa y ocho unidades, resultando un total aproximado de media tonelada de anguilas.

También se localizaron en un almacén miles de botellas con un volumen de alcohol superior a 100 ml. y alta graduación, sin las preceptivas y obligatorias precintas de impuestos especiales, según establece la ley 38/1992 de Impuestos Especiales.

Todo el género quedó precintado en los respectivos locales, excepto las muestras que se extrajeron para su valoración, análisis y poder determinar de qué especie de anguila se trata. Dichas muestras fueron extraídas por las inspectoras de CITES y entregadas en el Laboratorio Central.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre