La jueza del caso Metro, Nieves Molina, no gana para disgustos. A su tentativa de archivar atropelladamente la investigación sobre el accidente del metro de Valencia que en 2006 costó la vida a 43 personas y dejó heridas a otras 47, a pesar de que la Audiencia de Valencia le obligó a continuarla por dos veces seguidas hasta que finalmente tuvo que llevar la causa a juicio, se le une ahora la posibilidad de que sea investigada además por el archivo de otro procedimiento penal.

Según el auto de archivo al que ha tenido acceso Diario 16, en esta segunda causa se denunciaba al jefe de servicio de la clínica médico forense de la capital del Turia, Santiago Rincón Velázquez, por manipular las claves del sistema informático para descubrir los datos médicos de un paciente, no ocurriéndosele a la magistrada otro argumento para justificar el archivo del procedimiento que reproducir en el mismo auto todos los datos médicos cuya divulgación precisamente se estaba denunciando.

Según refiere a Diario 16 el denunciante de este segundo procedimiento que por ahora prefiere quedar en el anonimato, “resulta increíble que yo denuncie a Santiago Rincón por manipular las claves del sistema informático para descubrir mis datos médicos, y a la magistrada Nieves Molina no se le ocurra otra cosa que describir literalmente esos mismos datos reservados en el auto en el que archiva la causa. No tiene ningún sentido, salvo que la jueza pretenda achantarme, humillándome para que no recurra el archivo ante el temor de que mi historia clínica se divulgue aún más. Pero no lo va a conseguir, porque además de acudir ante el Promotor de la Acción Disciplinaria, voy a apelar la resolución ante la Audiencia Provincial”.

En los continuos archivos de la causa del Metro de Valencia, el Ministerio Público llamó la atención de Molina por, decía, «arrogarse un papel de peritos» que, a su juicio, «no le correspondía» pues archivó el asunto sin llamar a declarar a unos profesionales cuyo testimonio, según los fiscales, era fundamental. Al final y obligada dos veces por la Audiencia de Valencia, Nieves Molina claudicó y tuvo que llevar la causa a juicio aunque, eso sí, dejando claro que lo hacía prácticamente forzada por las circunstancias; pero lo hizo a su manera, con reservas que no se guardaba.

Veremos a qué le obliga ahora la Audiencia Provincial de Valencia en esta segunda ocasión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 6 =