No llegué a verlo -al poeta- en la caseta de Bala Perdida, su editorial, en la Feria del Libro; y se me quedó clavada la espinita.

Sí había estado en la presentación de INTRAMUROS en la Alberti (La Maravillosa Librería de la Maravillosa Lola Larumbe), y allí escuché a Jordi Doce haciendo de maestro de ceremonias en la puesta de largo literaria de Jaime Cedillo.

Jaime Cedillo es poeta, Intramuros en su primer libro, está prologado por Benjamín Prado y Joaquín Pérez Azaustre le ha hecho una crítica magnífica en El Cultural de Ansón y Blanca Berasátegui.

«De qué pasta estás hecho,

viejo tren,

que me subo sabiendo

que vamos a estrellarnos

y no me quiero bajar» 

El poema, que aparece en la página 42 del libro, se titula Amor, y en mi opinión es muy representativo de la filosofía de vida de Cedillo, que en repetidas ocasiones canta en Intramuros a quienes «sabiendo que no pueden ganar, jamás renuncian a la pelea».

Y es en la estela de la anterior que convierte en material poético su propia muerte y entierro (Un Futuro de Cuerpo Presente) en el mismo tono que recupera la infancia, el desorden de su cuarto (Trastos) o las peleas de sus padres, porque la apuesta de Jaime Cedillo es la vida, y no sólo como poeta sino también como ser humano: siempre que le he visto estaba en sus ojos esa inquietud aventurera y generosa de quien busca en el mundo y en los demás los mejores brillos.

En suma, un libro agradable e interesante, delicioso como objeto (como todos los de ediciones Bala Perdida) y como alma. Lo he comprado y regalado tres veces durante este verano; y las tres ha sido un acierto y un éxito.

Intramuros, de Jaime Cedillo. Bala Perdida. Si no te conozco y no he podido regalártelo: regálatelo a ti mismo.

 

(Mecanografía: MDFM)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorQuince meses de prisión por difundir imágenes de contenido sexual sin permiso de los protagonistas
Artículo siguienteEl Psoe: un gigante político con pies orgánicos de barro
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =