El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha entregado este lunes a Pilar Goya, viuda de Alfredo Pérez Rubalcaba, las máximas condecoraciones de Policía Nacional y Guardia Civil, concedidas por ambos cuerpos a título póstumo a quien fue titular de la cartera entre abril de 2006 y julio de 2011 y que fueron aprobadas por el Consejo de Ministros el pasado 3 de noviembre de 2020.

La ceremonia de entrega se ha celebrado en la sede del Ministerio y ha contado con la presencia de la ministra de Defensa, Margarita Robles; los directores generales y directores operativos adjuntos de Policía Nacional y Guardia Civil; el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez; y otros altos cargos del departamento, así como un reducido grupo de familiares y allegados de Pérez Rubalcaba.

En su intervención, Grande-Marlaska ha recordado que la huella dejada por Pérez Rubalcaba en el Ministerio del Interior “es indeleble” porque el fallecido político “poseía esa impronta que nos hace a todos mejores y a la que es imposible igualar”.

Por su parte, la ministra de Defensa ha asegurado que “Alfredo no era un político al uso, era un estadista, un hombre de partido que amaba al Partido Socialista, pero que priorizaba al Estado y a España”.

MÁXIMAS DISTINCIONES

Acompañado por el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo, el ministro del Interior ha entregado a Pilar Goya, en primer lugar, la Medalla de Oro al Mérito Policial, con carácter honorífico, concedida al fallecido político «por su labor durante el tiempo que ejerció como titular del Ministerio del Interior«, según la orden de concesión, que destaca su respaldo a la lucha policial contra la delincuencia organizada y el terrorismo, «siendo de significar que en su mandato se produjo el cese definitivo de la actividad armada de ETA».

A continuación, y acompañado por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, Grande-Marlaska ha entregado a la viuda de Pérez Rubalcaba la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, que el real-decreto de concesión justifica en que «colaboró de manera decisiva en la ordenación, coordinación y ejecución de las misiones» propias del cuerpo e «impulsó una política de lucha contra la organización terrorista ETA al tiempo que dispuso el máximo nivel de protección y reconocimiento a sus víctimas».

Pilar Goya ha cerrado la ceremonia con una breve alocución en la que ha agradecido las palabras de los ministros de Interior y Defensa y ha confesado a los asistentes “que Alfredo le habría gustado muchísimo estar aquí, se sentiría profundamente agradecido y orgulloso de recibir este reconocimiento de dos instituciones, Policía Nacional y Guardia Civil, por las que siempre sintió respeto, admiración y cariño”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre