jueves, 1diciembre, 2022
10.7 C
Seville

Interinos: «La única vía es insistir judicialmente y denunciar una magistratura cómplice»

Los interinos han estado siempre a pie de obra, y por lo que conocen, por lo que han visto, podrían hundir a más de mil

Josep Jover
Josep Jover
Abogado especializado en Derechos Humanos de Tercera Generación y gestor de conflictos. Es uno de los juristas más importantes en Derecho de la Unión europea donde ha llevado frente al TJUE novedosos casos
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Hoy les hablaré de una gran novela. La Conjura de los necios. La obra original, si la han leído, es una dura crítica a la sociedad en la que vivimos. Nos describe a todos, como egoístas y crueles, a pesar de que nos toca vivir en un mundo surrealista a la par que bufo.

Pero la combinación de todos los anteriores factores, lo que nos genera al leerlo es una profunda amargura, porque en sus personajes vemos gente que nos es próxima. Y son ellos, además, quienes nos mienten y nos hacen daño en nombre de algo que creen superior, como eso de la “cuestión de Estado”.

Y nosotros, tragamos.

Tragamos que nos intenten vender que los interinos no tienen razón, cuando un trabajador con tres años de prestar servicio en una empresa normal, queda fijo, y si no, el despido es el máximo permitido por la ley, y además la Inspección de Trabajo crucifica al empresario.

Tragamos que esas maniobras sean orquestadas precisamente por quienes deberían ser más rígidos con las normas: la propia magistratura. Y es que, sorpréndanse, hay interinos jueces, también.

Tragamos con que los funcionarios “de carrera” jaleen a esos magistrados soberbios porque ellos sí pasaron una oposición, y los otros, después de veinte años de dar el callo y sacarles la faena, esos otros no pertenecen a la “clase funcionarial”.

Tragamos con que las diversas instituciones hayan aplazado y engordado el problema desde la década de los ochenta, de una forma cuasi delictiva.

Tragamos también con que algunos hayan jugado a sacar tajada de la desgracia ajena, vendiendo soluciones milagrosas. Y eso lo digo en especial referencia al Derecho de la Unión Europea, que es un Derecho cuyo primer objetivo NO es la defensa de los derechos de las personas.

Y tragamos finalmente con unos políticos que después de reunirte con ellos, te dan dos palmadas en el hombro y a los cinco minutos ni se acuerdan de que estuviste con ellos. Eso sí, en cuanto los pones frente a sus actos, te llaman de todo; hasta traidor.

En fin, la única via es insistir judicialmente, insistir delante de las instituciones europeas, insistir con los políticos y denunciar una magistratura cómplice y clasista. Insistir, y saber que los interinos han estado siempre a pie de obra, y por lo que conocen, por lo que han visto, podrían hundir a más de mil.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído