La llegada de Carles Puigdemont y Toni Comín al Parlamento Europeo ha sido tratada de manera muy desigual por los diferentes medios de comunicación españoles. Desde el absoluto silencio, a pasar de puntillas, hasta la más burda manipulación.

Precisamente, esto último es lo que sucedió con la información que la cadena Intereconomía dió al respecto de la llegada de los dos nuevos eurodiputados a la cámara de Estrasburgo el pasado lunes.

En el momento en que el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, anunciaba la incorporación de Puigdemont y Comín, señalando que finalmente Oriol Junqueras había sido inhabilitado, el president mostraba un cartel con la imagen del líder de ERC, para denunciar que no hubieran permitido que se encontrase allí en ese momento. Lo cierto es que un ujier del Parlamento se acercó a los eurodiputados catalanes y les pidió que, por favor, bajasen el cartel donde pedían la libertad de Junqueras. Sin más problema, de manera discreta, y sin ningún tipo de controversia. La normativa interna de la eurocámara no permite a los parlamentarios mostrar pancartas en el plenario.

Sin embargo, un eurodiputado de la formación Vox, Jorge Buxadé, se puso en pie y comenzó a hacer uso de la palabra, cuando no lo tenía permitido. Precisamente el presidente Sassoli le hizo callar y le pidió que tomase asiento, apercibiéndole públicamente y generando la risa de algunos de los diputados presentes (entre ellos las de Comín y Puigdemont.

Aquí puede verse lo sucedido en el Parlamento:

Sin embargo, la información que dio intereconomía fue totalmente distinta. Lo que dieron a entender desde este canal es que Sassoli estaba abroncando a Puigdemont y a Comín por mostrar el cartel de Junqueras. Y lo hicieron editando el video, para dar a entender lo que nunca sucedió.

La manipulación fue tan evidente y burda, que la denuncia en las redes sociales se hizo viral en pocos minutos.

Y precisamente ante la evidencia, la periodista, Patrizia Tenorio tuvo que comunicar a través de las redes sociales que pedía disculpas por el «error», señalando a que no había tenido tiempo de seguir la sesión parlamentaria y que había utilizado una fuente que habría ocasionado el «error» en la información que ella misma dio.

Pedidas disculpas, además, se le exigía desde las redes que informasen también en la misma cadena y de la misma manera en que dieron la información falsa, de lo sucedido. Y así se hizo, algo nada usual en los medios de «información» en estos tiempos.

El propio Puigdemont agradeció a la periodista que hubiera pedido disculpas y rectificado de manera pública

 

2 Comentarios

  1. ¿Quien miente, el que se equivoca y reconoce su error honesta y públicamente o quien utiliza ese error sin miramientos en su propia causa? Sea usted un poco honesta, Talegón.

  2. ¿Quien miente, quien honestamente reconoce su error y pide perdón o quien utiliza ese error manipulando a sus seguidores diciendo que es una mentira? Así está usted provocando que nadie quiera rectificar. Sea usted un poco honesta Talegón.
    Kenius

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here