La Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT por sus siglas en inglés), entidad de la que forman parte el nobel de Economía, Joseph Stiglitz o el economista Thomas Piketty, hace un llamamiento internacional para que las empresas multinacionales pagan más impuestos y que el sistema tributario internacional sea más equitativo y más justo.

La propuesta eliminaría la razón de ser de los paraísos fiscales

De momento, la OCDE (La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 36 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales) presentó una propuesta para un nuevo sistema tributario internacional.

La propuesta está abierta a un proceso de consulta pública hasta el próximo 12 de noviembre. Desde la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional aseguran que hay que tratar a las multinacionales como empresas individuales. “Las ganancias totales deben ser gravadas donde operan, de acuerdo con factores objetivos, como el empleo, las ventas, los clientes digitales y los recursos naturales consumidos”, subraya su actual presidente, José Antonio Ocampo.

Graves errores

Los miembros de esta Comisión Independiente ven graves errores en la propuesta de la OCDE, según la Celosía. “La parte de las ganancias que se redistribuiría internacionalmente se limitaría a los llamados “beneficios residuales” de las ganancias totales de las multinacionales. Peor aún, este principio solo se aplicaría a multinacionales muy grandes y la asignación de estos beneficios dependería únicamente del volumen de ventas, excluyendo el empleo y otros factores que favorecerían a los países en desarrollo”.

Algunos países en desarrollo temen que al abandonar el arma de los incentivos fiscales, ya no podrán atraer inversiones de las multinacionales.

Sin embargo, la evidencia de que estos incentivos atraen inversiones es controvertida, según una investigación del FMI. Aún más importante, si la comunidad internacional acuerda una tasa suficientemente alta (ICRICT aboga por al menos un 25%, la tasa promedio en los países desarrollados), esta medida eliminaría la razón de ser de los paraísos fiscales y garantizaría que todos los estados tengan acceso a los recursos esenciales para el desarrollo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa ciencia se rebela contra Vox
Artículo siguienteDenunciantes de corrupción reclaman el fin de la tortura a la que el Estado les somete
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 2 =