Cada día resulta más difícil explicar lo que está sucediendo en Cataluña. Lo digo porque se están produciendo tantas irregularidades, tantas reacciones sorprendentes y todo va a una velocidad de vértigo, que intentar ubicar a cualquiera que no esté al detalle, es casi imposible. Y claro, encontrarse con titulares como los que ayer nos regalaban desde el pleno del Parlament, necesitan ser explicados.

Hace unos días podíamos leer titulares en los que se decía que JxCat pactaba con Cs y con PP los presupuestos del Parlament. Y muchos corrieron a ridiculizar y reírse del tema, señalando que “para subir el sueldo de los diputados, bien que hablan”. La verdad fue que la propuesta venía realizada desde la junta de portavoces, y que hasta ahora, los presupuestos nunca habían supuesto un problema. Prácticamente todas las formaciones pasaban página y salvo puntos concretos, salían adelante sin problema. Sin embargo, ese titular de la semana pasada se ha chafado al tener que contar hoy que no, que los presupuestos del parlament NO salen adelante. ¿Qué ha pasado? Se lo resumo: que una cosa era que hubiera, de entrada apoyos suficientes en la junta de portavoces y otra, que en el pleno los diputados votasen en la misma línea. Cosa que no ha sucedido. Ahora le explicaré por qué. Pero al menos para que no le estalle la cabeza al leer algo totalmente contrario a lo que le dijeron la semana pasada por todas partes.

Ayer amanecía con un escrito por parte del Secretario General del Parlament dirigido a la mesa del Parlament. El Secretario General es un funcionario que se encarga de cuestiones meramente técnicas. Y lo que hizo fue dar traslado de la decisión de la Junta Electoral Central, que a su vez avaló el Supremo la semana pasada: quitarle el acta de diputado a Torra. Al menos por el momento, hasta que se dicte sentencia firme por parte del Tribunal Supremo. Ya, ya sé que es un lío. Se lo avisé al principio. Poquito a poco todo se entiende: pero compréndame también si hago por resumir y facilitar el entendimiento. Aunque a veces quizás simplifique demasiado.

La cuestión es que el president Torra puso una pancarta para denunciar la situación de los presos y exiliados a causa del juicio al procés. Le dijeron que la retirase, y en un principio se negó aunque terminó cambiándola por otra donde ya no había lazo amarillo. Pero como no quiso obedecer a la Junta Electoral en su momento (campaña electoral), esto se consideró desobediencia. Esto daría mucho que hablar porque la JEC no es un órgano judicial, sino administrativo. Pero no me voy a entretener. El caso es que como el President Torra está aforado, le juzga el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Allí le han considerado culpable de un delito de desobediencia. Pero la sentencia no es firme, porque puede recurrirse hasta llegar al Supremo, cosa que se ha hecho y se espera la sentencia de este Alto Tribunal.

Mientras tanto, la JEC pide que a Torra le inhabiliten como diputado. Algo que se ha recurrido por la vía administrativa, y que finalmente, según la sala de lo Contencioso Administrativo del Supremo, no se ha contemplado. O sea: que se ha mantenido la suspensión como diputado que pedía la JEC. (Esto es algo absolutamente irregular y sin sentido alguno. Lo dicen los juristas y expertos de reconocido prestigio). Sin embargo, una vez que el Supremo ha dado su veredicto, aunque vaya en contra de lo que dijeron desde los servicios jurídicos del Parlament de Cataluña, y la propia fiscalía del supremo, ayer se dio la orden de que a Torra se le quite el acta de diputado.

Sí, lo resumo más: han inhabilitado a Torra por no querer retirar una pancarta durante unas elecciones. A pesar de no haber todavía sentencia firme, que es el requisito que exige la ley para inhabilitar a los diputados.

Así el Secretario General insta a la mesa del Parlament para que retire el acta a Torra. Y la mesa responde que sí, que adelante. Lógicamente el grupo parlamentario de Torra, JxCat se opone y presenta una resolución donde se pide que sea todo el pleno, todos los diputados, los que voten a favor o en contra de eliminar la condición de diputado de Torra. Consideran que se está atacando la soberanía del Parlament.

A las tres de la tarde comenzó el pleno. En su intervención inicial, Torrent, el presidente de la Mesa, explica que Torra ya no podrá votar en el pleno. Que les parece una aberración y que rechazan frontalmente esta atrocidad que se está cometiendo, tal y como ya dijeron en la resolución que aprobaron el pasado 4 de enero en el Parlament (considerando que se estaba pretendiendo dar un golpe de Estado), pero que tampoco veían otra opción factible.

Torra pide la palabra y explica que está muy sorprendido. Dice que esperaba que la resolución que aprobaron los grupos independentistas el pasado 4 de enero tuviera efecto en estos momentos. Y muy dolido se ha preguntado para qué sirven las resoluciones parlamentarias si cuando hay que tomar las decisiones en ese sentido, no se hace nada al respecto. Básicamente Torra venía a exigir a sus socios de ERC que dieran un paso adelante: ya que la mesa había aceptado la instrucción del Secretario General, que al menos planteasen que los diputados tuvieran que votar al respecto.

Desde el PSC están en contra de lo que está sucediendo. Pero básicamente Iceta ha venido a decir que lo más importante que estaba sucediendo en el pleno de ayer no era tanto que Torra fuera o no inhabilitado y perdiera su condición de diputado. Sino que lo más importante, era la división patente entre ERC y JxCat, socios del gobierno. Así que Iceta vino a decir que él veía esto “malamente” y que “trá trá”, a lo Rosalía. Que Torra debería convocar elecciones porque viendo el panorama, esto no aguantaba dos telediarios. Pero además, ha repartido también hacia Ciudadanos, no vaya a ser que se les peguen y les “pringuen”. Porque menudo escándalo que han montado los naranjas. Pensábamos que Arrimadas era dificilmente soportable, pero su sucesora puede resultar aún peor (o mejor, según se mire).

El caso es que la intervención de Ciudadanos ha sido absolutamente bochornosa: bronca, faltona y absolutamente vacía de contenido profundo. Nada más allá de llamar a Torra “delincuente”, lo que le ha costado dos llamadas al orden a la portavoz. Lo raro aquí es que en lugar de ir a por la tercera, Torrent haya suspendido el pleno. Al retomarlo no se vaya usted a pensar que la portavoz de Ciudadanos ha bajado el tono. En absoluto, pues ha continuado y sencillamente no ha pasado nada. Salvo que después, tanto el PSC como los Comunes les han criticado por las barbaridades que han dicho. Además de ERC, claro.

Así las cosas, ya tenemos claro que Iceta sabe meter el dedo en la llaga señalando el camino, al más puro estilo “Gila”. Rememorando aquel “alguien ha matado a alguien”, Iceta aparece para decir: “uy uy uy, qué mal os lleváis…. esto no tiene arreglo. Convocad elecciones que ya tenemos todo preparado”.

Los Comunes, por su parte, algo parecido pero un poco distinto. Me explico. Han rechazado el abuso que se está cometiendo contra Torra, la decisión de la JEC y del Supremo. Y han apuntado a que para acabar con la judicialización tan aberrante, que lo mejor va a ser convocar elecciones. Tal cual. Pero eso si, que antes de las elecciones se aprueben los presupuestos. Porque, según la portavoz de los Comunes, desde algún sector de JxCat estarían deseando adelantar las elecciones para no tener que votar los presupuestos y así no desgastarse. O sea: que van en la línea del PSC en aquello de convocar elecciones anticipadas, pero estos ponen sobre la mesa los presupuestos. Algo que para Iceta no era fundamental del todo.

La CUP levanta la bandera de la desobediencia y aparece de nuevo con el discurso de “si hace falta, nos ponemos nosotros en la Mesa”. Como diciendo a los presentes que si no tienen lo que hay que tener, que se aparten que ya están ellos. Carles Riera ha apelado a plantarle cara al Estado desde la vía democrática y pacífica. Y ha levantado la mano para recordar que están ahí por si alguien tiene ganas de mambo.

JxCat, evidentemente enfadados, han puesto sobre la mesa algo que nadie se esperaba: si no se permitía que Torra pudiera votar como diputado, no votaría ninguno de los miembros del grupo parlamentario del President. ¡Tachan! Bloqueo. Los presupuestos a freír espárragos. Y efectivamente, así ha sido.

En el momento en que se han puesto sobre la mesa esos presupuestos que habían sido “aprobados” la semana pasada entre JxCat, Cs y PP según titulaban los medios que querían dar a entender una verdad a medias, se ha desmoronado todo. Las cuentas no han salido y los presupuestos han sido rechazados. Así que los titulares grandilocuentes de hace unos días en los que “la derecha catalana” se suma a la derecha nacionalista española para subirse los sueldos en el Parlament ha tenido menos de una semana de recorrido.

Tampoco han aprobado los presupuestos del Sindic de Greuges. Era previsible. Y por supuesto, Ciudadanos y el PP han aprovechado para ventilar la campaña de desprestigio que están moviendo en sus medios de propaganda contra Rafael Ribó.

¿Cómo ha quedado todo este galimatías? Pues finalmente se ha sumado a la propuesta de convocar una junta de portavoces que solicitaban JxCat los de la CUP. Para poder hablar y afrontar la defensa del acta de diputado de Torra antes de continuar con el pleno. Aunque el presidente de Mesa ha intentado escurrir el bulto, al final, no le ha quedado más remedio que aceptar la petición y aplazar el pleno hasta nuevo aviso.

Si no lo ha entendido, no se preocupe. Cada vez entenderemos menos todo lo que se avecina.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre