El 42% de los jóvenes que han sufrido acoso online ha sido a través de Instagram.

Según se desprende de un reciente estudio, el 42% de los jóvenes que han sufrido acoso online lo han hecho a través de Instagram. No en vano es la red social más utilizada por los jóvenes y por ello, la que implica más riesgos de sufrir alguna situación de acoso. Por eso la compañía que preside Mark Zuckerberg ha decidido tomar cartas en el asunto y poner en marcha nuevos servicios que ayuden a evitar esos ataques.

“Dar la oportunidad de reflexionar para reconsiderar publicaciones dañinas puede ser un recurso efectivo”

Para ello, a partir de ahora Instagram contará con dos nuevas funciones específicas contra estas situaciones: una de ellas lanzará una advertencia a los usuarios cuando estén a punto de compartir un mensaje que el algoritmo valore como ofensivo. La otra está destinada a reconocer y restringir comentarios de usuarios en otros perfiles que podrían ser calificados de bullying.

Cada vez más preocupados por limpiar su imagen y contrarrestar las malas noticias relacionadas con la seguridad de los usuarios y su privacidad, Instagram lleva tiempo trabajando en la lucha contra el bullying. Hasta ahora la red social había recurrido a la inteligencia artificial para detectar el acoso en comentarios, fotografías y vídeos, pero ante el aumento de los casos de abusos, la compañía de Zuckerberg quiere dejar constancia de su compromiso dando un paso más, advirtiendo a los usuarios de su posible conducta inadecuada

La compañía ha llevado a cabo varias pruebas para determinar la efectividad de estas medidas y parece que dar la oportunidad de reflexionar para reconsiderar publicaciones dañinas puede ser un recurso efectivo. “Nuestra misión es conectarte con las personas y las cosas que amas, lo que solo funciona si las personas se sienten cómodas expresándose en Instagram”, ha explicado en un comunicado Adam Mosseri, jefe de Instagram, y añade: “Sabemos que la intimidación es un desafío al que muchos se enfrentan, especialmente los jóvenes”.

Mosseri también confía en la efectividad de la otra función desarrollada, que clasificará usuarios como ofensivos para restringir sus comentarios en las publicaciones de otros, pues según han comprobado, “los jóvenes de nuestra comunidad son reacios a bloquear, dejar de seguir o denunciar a su agresor porque podría agravar la situación, especialmente si interactúan con su agresor en la vida real”, explica Mosseri.

Una tercera función con comenzará a probarse en breve ha sido bautizada como ‘restrict’, y permitirá a las víctimas controlar su experiencia en Instagram sin que quién les está acosando sea consciente de ello. De este modo, las personas consideradas como ofensivas podrán seguir comentando, pero los mensajes solo estarán visibles para ellos, sin ser consciente de que ni la víctima ni el resto de los usuarios son ya ajenos a sus publicaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cinco =