Durante años en La Rival, un poblado independiente rodeado por las tierras del marqués de la Flauta, el único agua que se bebía era el que Amador, la marquesa culona, como le conocían en toda la comarca, dejaba correr regato abajo y que, tras accionar la canilla de la fuente, recogían los vecinos en cántaros, botijos y búcaros.

Durante años, el poblado dependía de la benevolencia y, sobre todo, de la obediencia que los moradores de La Rival dedicaran al marqués. No todos dependían del trabajo en el cortijo y eso hacía que algunos no fueran todo lo obedientes, amables y serviciales que el marqués exigía. Sobre todo en época de cosecha y en la varea de la aceituna. Cuando eso sucedía, la fuente, de pronto, se secaba y los hombres del marqués, repartían por el pueblo el agua que salía de una acequia que surgía de un enorme manantial en el centro del cortijo. De esta fuente se habían surtido desde siempre, tanto el fontano del poblado de La Rival, como el cauce natural que atravesaba el poblado. Aunque hacía años que el marqués había desviado el curso del arroyo con una tubería incrustada en un túnel de más de doscientos metros, para convertir en regadío el secarral de la dehesa y que la rambla que atravesaba la aldea, apenas era un hilo de agua. Cuando el marqués cortaba definitivamente el suministro al caño, los que no habían querido acudir a melgar o a varear retrasando la cosecha de cereal o aceituna, los que habían hablado mal del marqués, o los que se reían de su apodo “la culona” a sus espaldas, a esos, el agua o no les llegaba o les tocaba con excesiva ración.

Entonces dependían de la buena voluntad de sus vecinos, aunque era peligroso ser amable porque de enterarse el marqués, los auxiliadores pasaban a engrosar la lista negra y a ser también los últimos partícipes en el reparto del agua. Cuando no había vecinos a los que mendigar el preciado líquido, no quedaba otro remedio que, o acudir a robarla a la salida de la tubería enterrada o en último caso, llenar los calderos con el agua de una pequeña charca que había a la salida del poblado muy cerca del pozo negro.

Así transcurrieron los años en los que las enfermedades, como unas fiebres que paralizaban a niños y mayores dejándolos en cama durante cuarenta días, afectaban principalmente a quiénes bebían agua de la charca. Años en los que el malestar con el marqués fue creciendo porque cada vez era más huraño y malhumorado y la lista negra más grande. Tiempos de malestar creciente tanto como para que una noche de primeros de agosto las tierras de cereal cercanas a los límites del poblado ardieran misteriosamente o para que la tubería reventara justo antes de entrar en el túnel devolviendo al regato por unos días el cauce propio de río.  Aunque nunca pudo probarse que no fueran accidentes fortuitos.

Tan denso se volvió el ambiente que poco antes de morir el marqués, había suficiente malestar entre los vecinos de La Rival que no dudaron en contratar un zahorí que les indicó que a unos cincuenta metros de la entrada del poblado había suficiente agua enterrada como para que nunca más dependieran del capricho del marqués. Un pocero de la zona encontró el agua tras haber escavado un pozo de una veintena de metros. Con una bomba sacaron el agua que almacenaban en un depósito erigido sobre cuatro columnas de hormigón. A partir de ese momento sería el Concejo el que velaría por la distribución y el que se encargaría de dirimir cualquier controversia acerca de derechos, uso y/o abuso del agua.

Durante años el cabildo estuvo formado exclusivamente por los ilustres del poblado. El contable del marqués, el mayoral del cortijo, el secretario del marquesado y el cura que daba misa en la única iglesia en cincuenta kilómetros a la redonda sita en pleno cortijo junto a la casa noble. Todo empezó a torcerse el día en el que, años después de haber muerto el marqués, la situación volvía a parecerse a la de entonces. A pesar de que el pozo era del poblado, a algunos les prohibían acceder al agua. La excusa era una supuesta participación en el incendio de los trigales o en el vandalismo de la tubería. O que ya habían consumido su ración mensual a pesar de que ni había cuotas ni problemas de desabastecimiento.

Pero todos conocían que la negativa se debía a las protestas por las condiciones de trabajo impuestas por el nuevo marqués, cada vez más precarias, con horas de trabajo más alargadas y el salario más escaso. A quiénes se les negaba ahora el agua era, como entonces, a los que se negaban a trabajar, dar las gracias y callar.

*****

Infieles vs. cloaqueros

Cuando hartos de tanta inmundicia tomamos las calles en aquel 15 de mayo de 2011, los que siempre han estado fomentando el chanchulleo, la corrupción, el abuso del poder y la opresión de las personas nos dijeron que esa no era forma de hacerlo. Que si queríamos mostrar nuestro descuerdo con el sistema, montáramos un partido político. Primero creyeron que así nos callarían porque no seríamos capaces de llegar a nada y segundo sospechaban que si al final lo conseguíamos, entraríamos por el aro del sistema y todo seguiría igual.

Cuando algunos vivimos asombrados la dureza de las represalias del régimen contra Catalunya en aquellos días del 1-O, cuando vimos como acabaron metiendo en la cárcel a los políticos díscolos por montar un referéndum acusándoles de rebelión y sedición, cuando sabemos que preguntar a quién es titular del que emanan todos los poderes, el pueblo, es la forma de expresión más coherente de la democracia, percibíamos perfectamente que todo se debía no a sus actuaciones, sino a una advertencia severa del R78. No van a permitir, que por muchos votos que uno tenga, por muchos cambios que el pueblo solicite, el régimen montado por unos pocos haga aguas. La independencia de Catalunya no era un problema de desestructuración del estado sino un jaque mate en dos al neofranquismo. De ahí la virulencia del régimen aplicando el artículo 155 de la Constitución.

Son muchos los que se han preguntado por qué ahora en Madrid, dónde están muriendo personas todos los días, dónde el gobierno de la región ejerce un poder mucho más independentista que el de Cataluña en toda su historia, saltándose a la torera las recomendaciones sanitarias y los acuerdos con el gobierno central, haciéndose trampas al solitario y sobre todo gastando dinero público en cosas absurdas y negándose a declarar qué ha hecho con los millones de euros que el gobierno de la nación le ha dado para la lucha contra el COVID, o en qué ha invertido ese presupuesto, ningún preboste del régimen se haya planteado aplicar la misma legislación que se aplicó en Cataluña para que no siguieran con la independencia. Pero claro es que en Madrid, Ayuso y sus secuaces no suponen un problema para el R78, porque son parte de él.

Dice el catedrático de derecho constitucional Javier Pérez Royo en este artículo, desde mi punto de vista con mucho tino, que los de la COZ son muy peligrosos para este estado pseudodemocrático porque, desde dentro del propio sistema, abogan por acabar con él volviendo a los pretéritos del franquismo y del golpe del 36. Con discursos idénticos a los de otros fascistas como Salvini, Orbán o Bolsonaro, intentan que todos pasemos por el aro de sus indecencias con el peligro que supone para las personas como ya hemos visto en el Brasil de Bolsonaro, la Bolivia de Añez, la Italia de Mussolini, la Alemania de Hitler o el genocidio u holocausto franquista (depende de si lees a Preston o a Carlos Hernández). Sin embargo, la canalla periodística, los politicastros que se autodefinen como socialistas mientras practican el hijoputismo más cruel, los correveidiles que como fieles perros ladran cuando alguien se acerca a lo que consideran su territorio, no ven el peligro (de momento) porque los vagos vividores del partido del moco verde son la parte más cruel de ese Régimen del 78.

Los que habitualmente leéis mis escritos, sabéis que Pedro Sánchez no es santo de mi devoción. Sigo creyendo, que su llegada a la Secretaría General fue parte de una operación preparada desde los interiores del sistema para acallar las voces, que cada día eran más habituales dentro de las bases de su partido, y sobre todo, para parar la sangría electoral que estaba convirtiendo al PSOE en el PASOC español y evitar que un partido, entonces antisistema como PODEMOS tuviera la llave de la gobernabilidad y con ella abriera la puerta de las mazmorras de este régimen cloaquero. Con este planteamiento, sin embargo, creo que es importante que ahora se aprueben unos presupuestos porque no podemos seguir bajo el yugo de, quiénes habiendo sido condenados por corrupción, nos han llevado a la ruina social y sobre todo económica a la mayor parte de los españoles. El sistema Montoro es tan aberrante que para justificar que se intenta acabar con el peculado en los ayuntamientos de las tramas Púnica, Gürtel, Kitchen, etc,…, impiden a TODAS las corporaciones que gasten por encima de un porcentaje establecido con respecto al presupuesto anterior, independientemente del estado de las cuentas públicas. Así, los ayuntamientos más endeudados pueden seguir endeudándose en obras innecesarias de las que seguir obteniendo comisiones y los que tienen superávit, en cambio, tienen que desarrollar una obra importante en varios ejercicios con el consiguiente perjuicio para los administrados.

Este miserable y descomunal ataque que desde la prensa canalla, encabezada por el Grupo PRISA, están llevando contra el voto favorable a unos presupuestos que ni de lejos son sociales (lo de comunistas, ni por carambola) de los tres diputados de EH Bildu, y en consecuencia del negativo de los diez míseros diputados del IBEX que encabeza Arrimadas que no pueden estar en la foto con ellos porque se les vendría abajo el discurso de “todo es ETA”, no es porque EH Bildu sea un partido surgido de las fauces de ETA, que no lo es porque desde el portavoz en el Congreso, Oskar Matute, que militaba en IU cuando ETA dejaba las armas, hasta las otras formaciones que componen la coalición como Aralat o la del ex lehendakari Karlos Garaicoetxea, Eusko Alcartasuna, han demostrado con sobrada solvencia su oposición al terrorismo, sino porque el SI de EH Bildu, supone un peligro para el propio Régimen del 78, pero no por su independentismo, sino por su apuesta en favor de las personas reclamando como contraprestación la derogación de la Reforma Laboral, anunciando el trabajo incansable para acabar con los desahucios en pisos de fondos buitres o bancos que dejan en la calle a personas sin recursos, reclamando justicia social, derechos laborales y sobre todo un cambio que lleve a los de las cloacas a Soto del Real y al régimen a ser una democracia de verdad. Que el PP, Ciudadanos o los vagos mamandurrias de la COZ sean partidos extraparlamentarios o testimoniales en Euskadi, es algo que el Régimen no puede tolerar. Y que si únicamente lo están consistiendo es porque el PNV y el PSOE que son los que gobiernan son claramente pro hijoputismo. No suponen un peligro para este R78 cloaquero. De suponerlo, ¿volveríamos a la situación del díscolo Suarez en 1981 y a un autogolpe, no de estado, sino de timón? Si tú, querido lector no sabes de qué hablo, puedes pinchar aquí y leer este artículo de Ignacio Anasagasti sobre la situación de la trastienda del golpe del 23F y quiénes eran los ministros propuestos por Armada como presidente cuando triunfara un golpe de timón que se convirtió en uno de estado porque Tejero, el tonto útil, no sabía nada del después y cuando lo supo se negó a colaborar. Entre los propuestos, según Anasagasti estaban, Felipe González, Jordi Solé Tura o Ramón Tamanes además de Fraga, Areiza, Pío Cabanillas y otros prebostes y generales del franquismo.

La acusación de que EH Bildu es ETA remozada es tan patética que, si aceptáramos pulpo como animal de compañía, tendríamos que aceptar que el PP y COZ son los herederos de un franquismo que asesinó y torturó a más de dos millones y medio de españoles. El terrorismo de ETA ha sido espantoso, no hay duda sobre ello. Pero quienes siguen viviendo del dolor de ese terrorismo olvidan que aquí murieron más de 4.000 personas por una enfermedad, Hepatitis C, que se curaba con un medicamento llamado Sovaldi, y que quiénes deberían haber suministrado el mismo, no lo hicieron aduciendo que era muy caro. Olvidan también que murieron 62 militares españoles en una lata con alas, el Yak 42, “una tartana, de la que los propios militares españoles se habían quejado ya 14 veces antes de que se produjera el accidente por las condiciones en las que estaban siendo trasladados desde España a Afganistán. Aunque le salía más barato al Gobierno, en realidad la seguridad era lo que no estaban revisando«, explica Ramón Javier Campo, autor de «Yak 42, honor y verdad». No quieren saber que el Supremo ha anulado definitivamente la venta de pisos de protección Oficial a Golmand Sach y que, según dice aquí Laura Galaup en Eldiario.es, Ayuso se niega a que el fondo las devuelva, con el consiguiente perjuicio para los arrendatarios. Pasan por alto que según el «Observatorio para la Dependencia», el recorte en los sistemas de ayudas para la dependencia del hachazo de Rajoy provocó que 126.000 personas murieran sin prestación. Olvidan que la dejadez y la falta de control en las concesiones públicas de las residencias de mayores en Madrid y Castilla y León han dejado más de 9.000 abuelos sin vida, algunos de ellos como escribe aquí en El Confidencial Alberto Pérez Giménez por falta de atención hospitalaria, «Ante la situación de saturación actual, y por indicación de dirección médica dada esta mañana, no se permite el ingreso de pacientes de residencia en el hospital«. Olvidan que ese partido acusador, líder en corrupción, mantiene cerrado un edificio entero con 16 plazas de UCI en el Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes en plena pandemia, mientras construye un hospital de pandemias sin personal e innecesario en los terrenos de otro caso de corrupción como el de la Ciudad de la Justicia, duplicando el coste establecido en un expediente de adjudicación oscura. Olvidan también el más del millón de muertos a consecuencia de una guerra, la de Irak, en la que participamos a base de mentiras y por la megalomanía de un perturbado egocéntrico interesado en pasar a los anales de la historia como fuera.  Olvidan por último los más de 1000 casos de corrupción en los que además del quebranto económico provocado al erario, han dejado muerte y desolación, como los suicidios por desalojos infames o por la ruina económica y social provocada por su oscura y sucia gestión.

Como ya he dicho, estos presupuestos no son sociales ni de cerca. Pero algo deben de tener de malo para el R78 cuando los caciques de toda la vida del PSOE, se levantan contra Pedro Sánchez y cuando desde los de la COZ, vuelven a proponer un gobierno de salvación nacional en el que vuelve a estar el nombre de este franquista infiltrado al que su esposa llamó Isidoro porque no tenía “nombre de guerra”.

Todo muro se empieza a derruir por una grieta.

Salud, feminismo, empatía, república y más escuelas públicas y laicas.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEnfado descomunal en Moncloa con la vieja guardia desleal
Artículo siguienteLa tolerancia en tiempos deshumanizados
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentista y un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Si me equivoco rectifico. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

1 Comentario

  1. «Cuando algunos vivimos asombrados la dureza de las represalias del régimen contra Catalunya en aquellos días del 1-O»

    «preguntar a quién es titular del que emanan todos los poderes, el pueblo, es la forma de expresión más coherente de la democracia»

    Dos mentiras o «fake news», que queda más moderno.

    La represalia por el intento de golpe de estado en Cataluña, no ocasionaron ni un solo muerto. Si se compara lo que sucede en cualquier nación del mundo donde se han producido hechos similares se verá que la actuación del estado contra los nacionalistas golpistas (no contra los «catalanes» como tendenciosamente escribe es señor Austin) no pudo ser más contenida.

    La secesión unilateral de un territorio es lo mas grave que puede suceder en un nación y en todos los lugares que se declaran, los muertos se cuentan por centenares. En Cataluña con la policía acosada y perseguida no hubo ni uno, y eso que los nacionalistas habían preparado el escenario para que los hubiera.

    El titular del que emanan los poderes es el pueblo; si señor Austin. Peros ese pueblo en todas las naciones democráticas del mundo son el conjunto de los ciudadanos de la nación, no cada uno de los grupos étnicos o culturales que la forman.

    Para poder circular sin que nos matemos existen las normas de tráfico; todos podemos circular pero no podemos ir en contra dirección ni ningún municipio puede alterarlas y hacer normas a su conveniencia.

    Para poder convivir sin matarnos existen las reglas de la democracia y nadie puede saltarse las ni cambiarlas a su conveniencia, ni convocar referendos sin tener autoridad para ello. El «derecho de secesión» no lo contempla ninguna democracia del mundo. Y en todas las democracias del mundo el sujeto soberano son el conjunto de los ciudadanos de la nación.

    Déjese de «fake news».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre