La Dirección General de la Guardia Civil cuenta con dependencias para dar alojamiento temporal y otros servicios Guardias civiles. El colegio Infanta María Teresa, en el pasado era un colegio de huérfanos y tras la reforma del sistema educativo quedó en desuso por lo que la Asociación Pro Huérfanos, que era la titular de ese edificio invirtió en su reforma para crear una residencia con la idea de tener un alojamiento para los guardias civiles en Madrid.

A penas lleva cuatro meses en funcionamiento y según han confirmado a este medio fuentes cercanas a la Guardia Civil, el exdirector de la DGT, Gregorio Serrano, se ha beneficiado de los huérfanos de la Guardia Civil al hospedarse hasta en dos ocasiones en la suite de la residencia. Por el módico precio de 60 euros, pasó la noche en la capital en una de las zonas más exclusivas de la capital, el Barrio de Salamanca.

Este hecho ha enfurecido a los guardias civiles y no es para menos. Dentro de su nomina, “a todos los guardias civiles nos quitan 7 euros al mes para pagar los gastos de la asociación y es una aportación obligatoria”. Al fin y al cabo, son unos “hoteles que se adecuan al precio de la dieta y salaria” de los guardias civiles, que reciben una dieta de 48 euros por alojamiento cuando tienen que desplazarse. Por ello, no es justo “que venga otra persona que esta trabajando en la empresa privada y se venga a alojar aquí” insisten.

El precio de una habitación estándar en la Asociación Pro Huérfanos es de 40 euros y “Gregorio Serrano se quedaba en una suite que son 60 euros, esa habitación en un hotel normal te puede costar el doble, entonces él se está aprovechando de ese beneficio que tenemos los guardias civiles”, en declaraciones a Diario 16.

“Gregorio Serrano se quedaba en una suite que son 60 euros, esa habitación en un hotel normal te puede costar el doble, entonces él se está aprovechando de ese beneficio que tenemos los guardias civiles”

Según las normas de adjudicación de esa residencia hotel, hay unos criterios de adjudicación del personal que puede disfrutar de esa estancia y el director de la DGT no está incluido entre ese personal. De esa normativa se esgrima que “excepcionalmente, y previa autorización” podrán tener acceso “aquellas personas que por su especial vinculación con la APHGC o con el Cuerpo de la Guardia Civil se consideren acreedoras al uso de la Residencia, con carácter de invitados extraordinarios”.

De acuerdo a la normativa, el ex director de la DGT no tendría ningún derecho en hospedarse en ese espacio y además podría estar quitando el alojamiento a quienes verdaderamente lo necesitan y para quienes este espacio fue creado.

“Gregorio Serrano lo que haría seria peticionar esa residencia no sabemos a través de quién ni de dónde, igual llamó por teléfono a un general y le dijo ‘oye mira necesito ir a este sitio’ y el general llamó a la residencia y dijo guárdame una habitación para esta persona” así es como imaginan que se saltaron las normas para permitir al ex director de la DGT hospedarse en dicha residencia.

 

Falta de transparencia

Este suceso pone en evidencia la falta de transparencia dentro de la Asociación Pro Huérfanos. “Es un paradigma” subrayan fuentes cercanas a la Guardia Civil, porque “es una asociación, pero su junta directiva está compuesta por un oficial general que es elegido no democráticamente, es decir, lo ponen a dedo, igual que el resto de vocales de la junta”.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles ha intentado ganarse un hueco – sin éxito- dentro de la Asociación Pro Huérfanos con el fin de poder entrar en esa junta directiva y controlar el uso que se hace con el dinero.

Aunque los guardias civiles reconocen el buen trabajo que desempeña la asociación, no se explican que siga habiendo “cero transparencia”. Las Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil ya ha pasado por varios problemas económicos debido a las gestiones de sus dirigentes: Roldán, Gescartera, Lehman Brothers.

 

El historial de Gregorio Serrano

Del mismo modo, aseguran que el escandalo de Gregorio Serrano pone de relieve las incongruencias de la asociación. La asociación pro huérfanos “da una protección muy buena” pero “no entendemos quién ha autorizado a esta persona para que se quede en esa residencia”.

Con echar un vistazo al historial de Gregorio Serrano se deduce que tiene “ese carácter de esto es mío, este es mi chiringuito y hago lo que quiero” tal y como lo describen fuentes cercanas a la Guardia Civil. De lo contrario, no se entendería que haga uso de un espacio que no le corresponda, o el hecho de que el año pasado el Ministerio del Interior de la mano de Zoido intentara “ocupar un pabellón de la Guardia Civil en Madrid para uso personal, cuando no tenía derecho al mismo”.

 

Ejercitar la transparencia

“Lo primero que hay que hacer es ejercitar la transparencia en los órganos de gobierno en la Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil y eso se canalizaría dando paso a las asociaciones profesionales a que participen en las decisiones de la junta directiva” explican fuentes cercanas a la Guardia Civil.

Según ha señalado Marlaska, el Ministro de Interior, hasta ahora «no tenía conocimiento» de que Gregorio Serrano se alojase en dependencias de la asociación de la Guardia Civil. Un espacio que «habría que dejarlo para las necesidades más perentorias» y por ello ha señalado que han solicitado información en la propia residencia para determinar en qué condiciones se hospedó Gregorio Serrano.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre