domingo, 1agosto, 2021
27.1 C
Seville

Indignación entre los madrileños tras suspender Ayuso la vacunación antiCovid a pesar de tener reservas

El enfado alcanza incluso a ciudadanos afectados que votaron a la actual presidenta, según ha podido comprobar el redactor de calle de Diario16, Maximiliano Fernández, así como que si reclamas en algunos hospitales te ponen la segunda dosis en contra de las órdenes de la comunidad

Maximiliano Fernández Ibarguren
Licenciado en Periodismo Licenciado en Ciencias del Trabajo
- Publicidad -

análisis

Homenaje a Antoni Benaiges, asesinado en 1936 por llevar a Burgos el modelo francés de “escuela avanzada”

Antoni Benaiges fue un maestro inquieto, comprometido y valiente, que llevó a un pueblecito de Burgos, Bañuelos de Bureba, las más avanzadas técnicas de...

Buen viaje Deliveroo, y que ustedes lo estafen bien

Deliveroo, la plataforma de reparto de comida a domicilio, planea irse de España. Pues que cierren la puerta al salir y buen viaje, como...

El Repaso del 30 de julio: información importante sobre contagios en personas vacunadas, vacunación a embarazadas y protección

Como cada día en El Repaso ponemos el foco en aquella información que consideramos ha de ser explicada y desarrollada. Hoy, especialmente ponemos el...

El caso Kitchen airea las vergüenzas de la Justicia española

El juez García Castellón ha dejado el caso Kitchen en nada. Es cierto que prosigue la investigación contra el ex ministro de Interior Jorge...
- Publicidad-

Un trabajo periodístico de investigación y de calle de Maximiliano Fernández pone de manifiesto en Diario16 la indignación entre los madrileños tras suspender Ayuso la vacunación antiCovid a pesar de tener reservas. El enfado alcanza incluso a quien votó a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid en las elecciones del 4M.

Este trabajo de calle demuestra también que quien reclama, consigue que en algunos hospitales se ponga la segunda dosis de vacuna. Los sanitarios, son conscientes de la barbaridad de lo que propone Ayuso. Así, inyectan la segunda dosis a quien se presenta en el centro sanitario, aunque las órdenes de la comunidad indican que no se haga.

Sin embargo, la respuesta es desigual entre profesionales sanitarios y hospitales.

Crónica de calle

Mañana del sábado 17 de julio, Hospital 12 de Octubre. Un centenar de madrileños, cansados de esperar el envío del SMS con el día y horario para recibir la segunda dosis, toman medidas. También han llamado con insistencia sin éxito al 900 102 112 de la Consejería de Sanidad, una vez transcurridos los 21 días recomendados por la farmacéutica para la segunda dosis. Así, estos afectados, entre los que se encuentran algunos votantes de Ayuso, se manifiestan en la puerta del hospital con el justificante de la primera dosis para exigir la segunda inoculación de Pfizer.

- Publicidad-

La respuesta desde la dirección del hospital es la entrega de una hoja de reclamaciones. Se vuelven a sus casas tal como llegaron. Sin vacuna.  

Desde la Consejería de Sanidad redirigen a los pacientes al 900 102 112, donde tras tres llamadas telefónicas durante esta semana desde redacción, se confirma que sólo se limitan a tomar nombres, apellidos, número de teléfono y código postal “para que le asignen cita”.

En la última comunicación refieren “está paralizada por la falta de vacunas” pero al comentarle que la Comunidad cuenta con más de 380.000 dosis de este laboratorio en los congeladores el teleoperador responde “desconocemos qué está pasando”.  

La diferencia con otras comunidades donde se hacen las cosas bien

A diferencia de otras comunidades autónomas, donde con el primer pinchazo el paciente ya conoce el dí ay hora de cuando recibirá la segunda dosis, Madrid estableció un sistema de autocita restringido sólo para el primero.

Para el último, los madrileños tienen que esperar un mensaje en su móvil que, o no llega o, en caso de solicitar un cambio, nunca se recibe.         

Los días pasan y el malestar y el desconcierto de los madrileños han ido escalando al ver cómo las autoridades sanitarias del gobierno de Madrid exceden el plazo recomendado por las mismas farmacéuticas.

Asimismo, y sin otra alternativa, se han volcado en las redes sociales, principalmente Twitter, para expresar sus sentimientos de desasosiego, impotencia, rabia e indefensión frente a estos hechos que ponen en riesgo su salud.  

Mientras tanto, desde la Consejería de Sanidad se niegan a facilitar datos de la población afectada por esta paralización y rechazan dar explicaciones limitándose a señalar que la EMA (Agencia Europea del Medicamento) ha autorizado a alargar el suministro de la segunda dosis hasta los 42 días de la primera.

No obstante, según ha podido comprobar Diario16, en su último informe de mediados de abril, la EMA se reafirma en que el plazo de suministro para Pfizer es de 21 días y para Moderna de 28 tal como “se indica en el prospecto” .

Experiencia en el hospital       

Sábado 17 de julio 18:50, Hospital Santa Cristina, Madrid, 26 días desde la primera inoculación con Pfizer, sin SMS de la segunda cita. El vigilante de seguridad del centro, en un primer momento niega el acceso al recinto sobre el argumentario de la ampliación a 42 días que, confirman, han enviado desde la Consejería de Sanidad. Finalmente, debido a la insistencia, con justificante de la primera dosis, lo autoriza. Al llegar al mostrador de la planta baja, la enfermera entiende la gravedad del asunto y confirma que se suministra el segundo pinchazo.

Mismo día con casos similares en dos hospitales distintos en la Comunidad de Madrid. Dos centros sanitarios cuyos profesionales sanitarios reaccionan diferente ante la reclamación de los pacientes.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

3 Comentarios

  1. En fin, que tendrán en su cabeza los votantes de IDA. Es incomprensible como una sujeta como ésta, analfabeta funcional en la practica, llegó a ser presidenta de la Comunidad de Madrid. ¡Pobres madrileñ@s!

    • Ya lo ves tronco , nos va la marcha.
      Iba a decir que se jodan con lo votado , cambio el tercio, nos jodemos.

  2. Votaron libertad con cerveza y ahora resulta que posiblemente pierdan algo más que la «inexistente» liberta y el derecho a beber cerveza. Con que poco se conformaron para votar una «cuida perros de Aguirre. Junto a un alcalde que ,es mas pequeño por dentro que por fuera.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...