El Partido Socialista (PSOE) y la Unión General de Trabajadores, (UGT) rechazan la decisión de retirar los nombres de Largo Caballero y de Indalecio Prieto de las calles de Madrid.

UGT denuncia el burdo intento de fundamentar esta decisión en la Resolución del Parlamento Europeo de 19 de septiembre de 2019, de rechazo a la 2ª Guerra Mundial iniciada por el nazismo, cuando Largo Caballero estuvo cinco años prisionero en un campo de concentración nazi.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha señalado que “La ultraderecha ha arrastrado al PP y Cs. Lamentable noticia para una ciudad noble, plural y abierta como Madrid. Podrán quitar sus placas, pero nunca podrán borrar su memoria en favor de la libertad y la justicia social del corazón de los madrileños”.

La Vicepresidenta primera, ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo se ha mostrado preocupada por la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Madrid. “Hoy más que nunca hay que reivindicar la importancia de la Memoria Democrática, para evitar estos pasos atrás, que son un retroceso para la democracia en nuestro país”.

El PSOE en redes sociales ha señalado: “la calificación de «Antidemócratas», dicen desde Vox, y así lo suscribe PP y CS. Se vuelven a confundir. Ellos usaron el valor de la palabra y sus ideas en un sistema elegido por el pueblo. No la fuerza, ni las armas. NO ES LO MISMO”.

Para el sindicato UGT, del cual Largo Caballero fue su secretario general entre 1918 a 1938, es indignante. “Resulta bochornoso que el Partido Popular y Ciudadanos hayan apoyado una propuesta de esta naturaleza, utilizando a quienes fueron dirigentes de las organizaciones obreras de la izquierda y de este país, como intercambio para los votos en el presupuesto”.

Para el sindicato “es indecente que la derecha del Ayuntamiento de Madrid utilice torticeramente la Ley de Memoria Histórica, que nació para restaurar la memoria de los represaliados por el franquismo, para eliminar a Largo Caballero e Indalecio Prieto de las calles madrileñas”.

UGT rechaza la decisión de la derecha del Ayuntamiento de Madrid de retirar el nombre de Largo Caballero y de Indalecio Prieto de las calles de esta ciudad y recurrirá en los tribunales el uso torticero de la derecha municipal de Ley de Memoria histórica.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz ha denunciado en Twitter que “La derecha y la ultraderecha han retorcido y corrompido la Ley de Memoria Histórica para borrar de las calles de Madrid el nombre de Largo Caballero, ministro de Trabajo, impulsor de grandes avances en legislación laboral y de la vinculación definitiva de España a la OIT”.

Para Yolanda Díaz, “La memoria democrática de un país nunca debe ser eliminada ni mucho menos, utilizada con fines partidistas y Francisco Largo Caballero es, en este 2020, centenario de nuestro Ministerio, un referente de la democracia y de la lucha por los derechos de las personas trabajadoras”.

En el Pleno municipal, el concejal socialista, Ramón Silva considera que “la proposición de VOX para que se retiren los nombres de Indalecio Prieto y Largo Caballero a dos calles de Madrid, está basada en el revisionismo y la tergiversación de nuestra historia, es una incitación al odio”.

La portavoz de Izquierda Unida en Madrid, Sol Sánchez, ha señalado que “No sé dónde está la sorpresa en que los mismos nazis que metieron a Largo Caballero Sachsenhausen, le quiten hoy en Madrid una calle, quizá en algunos ignorantes que han apoyado como hizo el régimen de Vichy antes de ser también engullido por la barbarie… leed un poco”.

Largo Caballero

Largo Caballero fue Presidente del Gobierno en la II República y defendió la democracia y la legalidad vigente.  Por este motivo, y por su vínculo con esta ciudad, Madrid le honró con una calle que ahora la derecha ha decidido quitar.

Largo Caballero fue vicesecretario de UGT desde 1902 y Secretario General desde 1918, fue Ministro de Trabajo, encabezó el proyecto reformista que sentó las bases del Derecho del Trabajo en España, en el marco de las normas laborales internacionales emanadas por la OIT. En septiembre de 1936, después del golpe de Estado que provoca el estallido de la guerra civil en España, Largo Caballero es elegido presidente del Gobierno y ministro de la Guerra. Se exilió en 1939, y estuvo internado en el en el campo de Sachsenhausen. En abril de 1945 es liberado por las tropas rusas regresando a Francia donde residió hasta su muerte en París el 23 de marzo de 1946. 

Sus restos fueron trasladados a España el 8 de abril de 1978, siendo enterrado en el cementerio civil de la capital. El Pueblo de Madrid honró su memoria con una gigantesca presencia de cientos de miles de personas en la calle, que ahora la derecha del Ayuntamiento de Madrid pretende olvidar y borrar.

La Unión General de Trabajadores encargará a sus servicios jurídicos que recurran la decisión del Ayuntamiento de Madrid. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre