El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, anuncia un decreto de ayuda a la cultura”, un trabajo “de equipo, conjunto” y “muy pensado, justo”, para “proteger un sector fundamental de nuestro país, no solo desde el punto de vista industrial”, sino en defensa de “los valores democráticos”. Se trata de aportar 20 millones de euros que van a permitir avalar hasta 780 millones de euros en todos los sectores.

Una sociedad de garantía recíproca -CREA- se encargará de gestionar estos fondos. Según explica el ministro, en el decreto se incluyen medidas de protección frente al desempleo —“una vieja demanda agravada en el contexto del coronavirus que tiene que ver con la maduración del Estatuto del Artista»”muy ligada a la “intermitencia” que caracteriza al mundo cultural— y se apoya “la protección del tejido empresarial y asociativo con ayudas concretas a las estructuras para que pueda paliarse el daño en un sector que ha sufrido especialmente porque depende de un público que ha estado encerrado en casa”.

Según confirma, “Todos los sectores culturales están recogidos en esas fases [de la desescalada] y estas ayudas deben complementarlo”.

Este decreto a la Cultura responde, según el ministro Uribes, » a tres grandes principios, la idea de que nadie se quede atrás en esta crisis, en segundo lugar a un trabajo previo de alcance de la cultura de las medidas que hemos ido tomando en el consejo de ministros pasados que paliaran el ámbito económico también en el cultural. Hemos visto que los ERTES han funcionado en algunos sectores como el del libro». «Aunque también hemos comprobado que la liquidez no ha llegado». «El tercero es que no debemos perder el valor per se de la cultura, que participa del PIB sino como pilar del estado de derecho, como fundamento de los valores, de la ética pública que debemos preservar”, afirma.

Proyección frente al desempleo

En el decreto se incluyen medidas de protección frente al desempleo . Según el ministro, “una vieja demanda agravada en el contexto del coronavirus que tiene que ver con la maduración del Estatuto del Artista” muy ligada a la “intermitencia” que caracteriza al mundo cultural— y se apoya “la protección del tejido empresarial y asociativo con ayudas concretas a las estructuras para que pueda paliarse el daño en un sector que ha sufrido especialmente porque depende de un público que ha estado encerrado en casa». «Todos los sectores culturales están recogidos en esas fases [de la desescalada] y estas ayudas deben complementarlo”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre