La XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno se reunirá los días 15 y 16 de noviembre de 2018 en la ciudad de Antigua (Guatemala) bajo el lema «Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible». La agenda política de esta nueva edición de la Cumbre estará centrada en el crecimiento económico inclusivo y dará prioridad a las iniciativas en el campo de las infraestructuras de comunicaciones para vertebrar la región y promover los intercambios interregionales. Hay que tener en cuenta que frente a los países de la Unión Europea con intercambios intrarregionales cercanos al 60 % las economías iberoamericanas se mueven en una tasa del 20%-25% debido básicamente a las trabas regulatorias y arancelarias así como a la falta de adecuadas redes de comunicaciones por vía férrea o carreteras en el subcontinente.

Empresas españolas están liderando la introducción de redes de metro y transporte suburbano en Ciudad de Panamá, Quito y Santo Domingo, entre otras capitales iberoamericanas en la última década. Sin embargo, la asignatura pendiente, coinciden los analistas, junto con la renovación y modernización del parque de maquinaria y las anticuadas vías férreas, es la introducción de la alta velocidad que supondrá un cambio cualitativo en el desplazamiento de personas y la creación de polos de desarrollo económico avanzados en Iberoamérica.

Hasta ahora, las iniciativas en Brasil, tres intentos de establecer una línea TAV entre Rio de Janeiro y Sao Paulo fracasados, Argentina, con la suspensión en 2008 de la construcción de la línea de alta velocidad Buenos Aires a Rosario, o los proyectos en Chile y México entre otros países de la región se habían saldado con fracasos.

Sin embargo, un nuevo clima político está estableciéndose en varias capitales iberoamericanas y parece evidente que en el próximo año 2019 las propuestas para volver a impulsar la construcción de líneas de alta velocidad pueden empezar a cristalizar. Existe un consenso que, con la recuperación de las tasas de crecimiento positivas en varios países de la región, los gobiernos van a tratar de volver a promover infraestructuras de gran impacto y prestigio como la alta velocidad.

La Cumbre Iberoamericana que se celebrará en noviembre en Guatemala, con diversos foros y encuentros sectoriales previos en diversos países iberoamericanos, va a analizar las perspectivas en este área con especial atención a la experiencia española que con más de 3.000 kilómetros de vías de la alta velocidad posee la red más extensa a nivel mundial sólo superada por China. Precisamente las autoridades de Pekín están siendo especialmente activas en tratar de posicionarse ante futuras licitaciones, como prueban diversos tanteos en Brasil y México de diversos consorcios empresariales chinos.

Varios gobiernos y parlamentos de la región han expresado su interés en los últimos meses en que la Cumbre Iberoamericana 2018 tiene que ser un espacio para promover una cooperación técnica y económica entre los países de la región que posibilite la implantación de la alta velocidad siguiendo el exitoso modelo español dada la creación de empleo y riqueza generada por estas infraestructuras.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre