Foto: Oxfam

El compromiso por la igualdad de género en las grandes empresas mundiales avanza a paso de hormiga. Si bien el avance de las mujeres a puestos directivos está en aumento, lo cierto es que no existe un crecimiento revelador del número de mujeres con cargos de poder y decisión a nivel global.

Según un informe de Heidrick & Struggles, solo un 4,9% de los puestos de alta dirección de las compañías cotizadas están ocupados por mujeres. En casos concretos como los de Italia o Dinamarca, no existen mujeres en cargos directivos. Sin embargo, el estudio muestra la otra cara de la moneda, países donde existen un mayor porcentaje de puestos de alta dirección ostentados por mujeres, como en Finlandia y Noruega con un 8% o Reino Unido con un 8,2%.

Bloomerang presentó su Índice de Igualdad de Género de 2019 con 230 empresas bajo el compromiso de la transparencia sobre las cuestiones de género y la promoción  laboral de las mujeres bajo el paraguas de la igualdad. Dicho índice aumentó el doble respecto al del 2018, incluyendo empresas de 36 países que según informa El Observador, suman una capitalización de mercado combinada de 9 trillones de dólares, dan trabajo a más de 15 millones de personas, entre las que se encuentran 7 millones de mujeres en todo el mundo.

Para el presidente de Bloomberg, Peter T.Grauer, “una mayor transparencia en la inclusión en el lugar de trabajo ayuda a las empresas a demostrar responsabilidad ante sus empleados, inversionistas y comunidades”. En este último balance Israel, China, Argentina y Sudáfrica han sido representadas por primera vez entre los 13 mercados representados. El caso de España, dentro del balance de la consultora estadounidense HyS, era desalentador en tanto en cuanto ocupaba el noveno puesto con un 2,8% de mujeres jefas en grandes compañías.

Por su parte, las compañías del índice de Bloomberg son líderes entre las empresas cotizantes en bolsa. Del total, solo el 10% de dichas empresas divulgaron sus políticas y protocolos de género. En este sentido, la gerente del informe, Kiersten Barnet, afirmó que “a medida que la comunidad de inversión otorga mayor valor a la igualdad de género, el índice identifica a las compañías que se destacan por impulsar la inclusión”. Sin duda, los últimos datos resultan alentadores en términos de compromiso y transparencia en el camino hacia la igualdad de género en las grandes empresas.

Por ejemplo, el índice revelaba que “las mujeres tuvieron un aumento del 40% en los cargos de nivel ejecutivo entre los años fiscales 2014-2017, el 60% de las empresas realiza revisiones de compensación para identificar las variaciones salariales basadas en el género para cerrar su brecha salarial promedio del 20% y el 34% tiene programas establecidos para reincorporar a mujeres que desean volver a trabajar tras una pausa en su carrera”.

La única mujer corredora de Bolsa en Nueva York

Lauren Simmons se convirtió con 23 años en la corredora más joven a tiempo completo en la Bolsa de Nueva York. Simmons, que estudió Genética, ocupaba ya en 2018 un puesto en la casa de inversiones de Rosenblatt Securities y su función se centraba en comprar y vender acciones en nombre de los inversionistas.

“Creo que mi historia es única porque no solo soy la más joven de la sala, sino también mujer y representante de una minoría”, afirmó en una entrevista. En la historia de la bolsa de valores solo hubo una mujer negra con un puesto de similar relevancia en la bolsa neoyorquina antes que Simmons.

La joven explicaba en su intervención que las mujeres podían ser igualmente buenas corredoras de bolsa, pero que el problema residía en la falta de referentes. En este sentido, se alegraba por el nombramiento como presidenta de la bolsa de valores de Stacey Cunningham en 2018.

Un hecho que esperaba sirviese de aliento e inspiración para otras mujeres que aspiran a iniciar o continuar su carrera profesional dentro de un espacio históricamente masculinizado como es la bolsa de valores americana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here