Está claro que Pablo Iglesias la ha liado parda. Con su defensa cerrada de Carles Puigdemont, al que ha obsequiado con la condición de “exiliado”, no solo se ha puesto en su contra a los pocos valedores que le quedaban en el Gobierno de coalición (la mayoría de los ministros se la tienen jurada) sino que se ha echado encima a las asociaciones que defienden la memoria de los republicanos represaliados por el régimen franquista. Por medio de un comunicado al que ha tenido acceso Diario16, la Asociación de Descendientes del Exilio Español ha manifestado su “más profundo desacuerdo” con la opinión expresada por el vicepresidente segundo del Gobierno y le insta a “utilizar correctamente el lenguaje que expresa un contenido político tan dispar”. Lo normal en un líder de la izquierda es que siempre tenga en frente a los tradicionales enemigos de la derechona patria, pero cuando los palos le vienen de las propias asociaciones memorialistas republicanas, es decir de los suyos, de su gente, es que algo no está haciendo bien y que su discurso chirría.

Y el caso es que están absolutamente justificadas las críticas que le llueven al vice como chuzos de punta, ya que hay que estar muy desatinado para meter en el mismo saco del exilio a aquellos miles de luchadores por la libertad que dieron su vida altruistamente contra el franquismo y a un político iluminado, trapisondista y maquiavélico como Puigdemont que se ha erigido a sí mismo en gran símbolo contra la represión de un Estado fascista, el español, que solo existe en su delirante imaginación.

El error es todavía mayor si tenemos en cuenta que a quien está defendiendo Iglesias como si le fuera la vida en ello es al máximo representante de la derecha rancia y burguesa de esa Cataluña supremacista que suele tratar con desprecio al charnego español. O sea, xenofobia pura y dura a la manera de los partidos ultras de la Europa rica y opulenta que tanto tirón tienen últimamente. Ningún gurú de la nueva izquierda, e Iglesias todavía lo es, debería implicarse tanto con alguien como Puigdemont cuyo mayor logro político ha sido pisotear la Constitución, reducir a la categoría de papel higiénico el Estatuto de Autonomía y denigrar las milenarias instituciones catalanas, hoy convertidas en vertedero político, chatarrería o abandonado solar. Tal como era de esperar en un oportunista nato como Puigdemont, el ex molt honorable ha tardado exactamente un minuto en hacer suyas las elogiosas palabras de Iglesias y ya ha anunciado que sus abogados piensan utilizar su nueva condición de “exiliado oficial” para defender su causa en el Parlamento Europeo. Cosa lógica por otra parte, ya que si el propio vicepresidente de un Gobierno te otorga la condición de represaliado no vas a ser tú el tonto que diga lo contrario. Queriendo o sin querer, eso solo lo sabe él, Iglesias se ha convertido en el mejor letrado defensor del archienemigo de España, lo cual nos lleva a pensar que nunca antes un vicepresidente hizo un flaco favor tan hiriente a su país. Ni siquiera Pablo Casado, en su desesperado intento por torpedear las ayudas de Bruselas, ha provocado tanto daño a la imagen de nuestra democracia.

El empaste del líder de Podemos es antológico, mítico, pero como buen cabezón que es, lejos de rectificar ha optado por el sostenella y no enmendalla, o sea que no se baja del burro. Quien yerra una vez es inocente, pero quien lo hace dos veces es reincidente, de tal manera que Iglesias ha perdido una magnífica oportunidad para bajarse del pedestal, corregirse a sí mismo y mostrarse humilde y mortal. A preguntas de los periodistas, el máximo responsable podemita ha recordado que en su familia hay muchos represaliados de Franco, que mantiene un compromiso firme con la memoria histórica y que no admite lecciones de los que gobiernan con Vox ni de aquellos que impiden que se investiguen en el Congreso los presuntos delitos del rey emérito Juan Carlos I. En realidad nadie le preguntaba por nada de eso, pero él trató de irse por los cerros de Úbeda y se le acabó evidenciando el postureo. Faltaría más que su condición de luchador por la democracia está fuera de toda duda, pero no era necesario hacer ostentación de pedigrí rojo ni desplegar el plumaje de colores a modo de gran pavo real o macho alfa del republicanismo español sino que lo que se le pedía era que dijera lo que tocaba en razón al importantísimo cargo institucional que desempeña. Bastaba con reconocer aquello de me he equivocado, no volverá a ocurrir −con sinceridad, no como el Borbón−; disculpen ustedes, no estuve fino; Gonzo me tendió una trampa en su entrevista y yo caí de boca como un pardillo; o sencilla y llanamente la cagué. No lo hizo y prefirió tirar de soberbia. El Pablo activista estudiantil se comió, una vez más, al estadista, al vicepresidente, al hombre para la historia.

Aquí no se trata de criminalizar al independentismo catalán, tal como sugiere Iglesias, sino de enjuiciar a un tipo como Puigdemont que se pasó por el forro de los caprichos unos cuantos artículos de la Constitución, del reglamento parlamentario y del Código Penal, por lo que tuvo que poner pies en polvorosa. Sin embargo, Iglesias nunca entra en el asunto policial, judicial y penitenciario. Es como si le doliera en lo más íntimo reconocer que el ex president de la Generalitat es lo que es, un prófugo de la Justicia, un sedicioso que ha cometido un nutrido elenco de delitos y no un auténtico exiliado como los patriotas republicanos que amaban España y eran leales con la legalidad vigente, véase Machado, Alberti, Azaña o La Pasionaria. Lamentablemente, nadie de izquierdas con un mínimo de coherencia y en su sano juicio puede comprarle a Iglesias esa delirante comparación entre aquellos viejos héroes de la clase trabajadora y un señor que siempre ha defendido los intereses de la alta burguesía, el nacionalismo ombliguista y el paraíso fiscal catalán.

A Iglesias se le defiende con orgullo y gusto cuando tiene razón, que ha sido la mayor parte de las veces, como cuando ha impulsado el avance de los derechos sociales, el salario mínimo vital y la ley antidesahucios. Pero ocurre que cada vez que se mete en el jardín de ETA, en el charco de Otegi y en la harina del independentismo insurrecto muchos votantes de izquierdas se ven en la necesidad de taparse la nariz y buscar alternativas en las urnas. Eso viene ocurriendo ya demasiadas veces y el vice empieza a correr serio riesgo de que le ocurra lo que le augura la arrogante e indigesta Cayetana Álvarez de Toledo: que termine por no votarle ni su propio padre.

Apúntate a nuestra newsletter

6 Comentarios

  1. España no necesita ayuda para desprestigiarse en Europa. ¿O es que las resoluciones de los tribunales alemanes y belgas son porque nos tienen manía?

  2. Por favor, Sr. Antequera, después de ochenta años ya nadie se cree que en España tengamos jueces para impartir justicia.

  3. Vaya, sr Antequera, como vd mismo dice (sobre P. Iglesias), otras veces ha estado vd más acertado…
    Resulta que quien debe hacer cumplir las leyes, el TS, sí infringió unas cuantas, se arrogó competencias que no tiene y se erigió en instancia única para perseguir independentistas, al igual que hacen otros tribunales por debajo sirviéndose del código penal para perseguir titiriteros o peleas de bar (y parece que tan altas e ilustradas instancias judiciales no saben redactar una orden de detención…)
    Véase, tan solo a modo de ejemplo, el ridículo camino seguido por las órdenes europeas de detención, (las de la AN, a raperos por… terrorismo…) o las condenas por no investigar torturas, causadas por el gran talento jurídico del Gobierno, el inefable Ministro de Interior…
    Las únicas infracciones claras realizadas por Puigdemont y su govern consistían en una desobediencia (delito inventado por el gobierno Rajoy) al TC, y penado con inhabilitación, y quizás, en malversación: lo único por lo que Alemania aceptó extraditar…
    Le ahorraré, a un periodista tan bien informado como vd, las peripecias mil para procesar, que no encontrar terroristas CDR.
    Así que, sí, es una persecución política a los independentistas, y otros disidentes, como Alfon, como Daniel Gallardo, como raperos, etc.
    Y no quisiera dejar de recordarle de que las libertades y derechos democráticos se ejercen cuando se desean para los demás, no para nosotros mismos. Parece esa una deducción de las palabras de P. Iglesias que se le pasó por alto a vd, a diferencia de la inexistente equiparación entre exiliados del franquismo y exiliados actuales que no hizo.
    Porque no, no era lo mismo.
    Pero también tuvieron que exiliarse

  4. Perfecto Ricard no ase falta decir nada mas, sr Antequera al que no votere nunca será a usted ,lease la entrevista entera y no escriba más sandeces, no me haga un Lesme PP. Viv la republica

  5. Vaya par de 2 inutiles,el Pablo llego al poder engañando a los pobres miserables que le apoyaron y queles prometio el oro y el moro,la paguita,etc…y ahor este pajaro junto con la cajera se rien de todos ellos con su mansion y sus grandes pagas por no hacer nada .Y el segundo el pujdemon oto que tal baila viviendo la buena vida tambien a cuenta de los otros inutiles que le apoyaron en sus fechorias.Señores esto es Españistan el pais del que todo el mundo se rie.

  6. Los republicanos fueron al exilio por defender la legalidad democrática Puigdemont por atentar contra la legalidad democrática. (España es una «democracia plena» la 19 del mundo según el prestigioso «Democracy Index»)

    Solo quienes viven instalado en el «negacionismo político» y de espalda a la realidad pueden situar en el mismo plano a los defensores de la democracia y a los que atentan contra ella.

    PD. Luis K. todos los índices democráticos sitúan a la democracia belga detrás de la española-. En el «Democracy Index» España ocupa el lugar 19, Bélgica el 31. También deberías leer las resoluciones donde el Tribunal de Estrasburgo han condenado a la justicia belga por no colaborar con la justicia española.

    Riana tienes una visión mesiánica de la democracia y de los jueces. La democracia no es el paraíso, ni a los jueces son ángeles justicieros sin tacha. La democracia es el menos malo de los sistemas políticos y nuestros jueces están en el número 21 en calidad de justicia de entre los 200 países del mundo. Hay 20 países donde la justicia funciona mejor y 179 donde funciona peor.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre