Ciudadanos de Castilla y León, tras conocer ayer tarde que su procuradora por Salamanca, María Montero, se iba al grupo mixto -lo que ha vuelto a dar opciones a la moción de censura presentada por el PSOE- solicita su acta «en virtud del compromiso suscrito con la formación naranja a través de la Carta Ética de Ciudadanos».

Todo lo ha vuelto del revés María Montero en la pacífica Castilla y León, aunque aún se desconoce si más procuradores seguirán sus pasos a tenor de las malas relaciones que tiene el grupo con su líder en esta comunidad, Francisco Igea.

Todavía suenan los ecos De Francisco Igea, el líder de Ciudadanos, en la rueda de prensa que la pasada semana dio con el presidente Alfonso Fernández Mañueco y en la que aseguraba con contundencia y seguridad que «tengo absoluta confianza en la gente que se presentó con nosotros. No hay ninguna razón para desconfiar. Quien piense eso es que no les conoce como yo. No hay nadie dispuesto a cambiar de voto por una prestación. Es gente honrada y comprometida, lo mejor de nuestro partido», declaró entonces.

Lo que no comentó Igea en esa rueda de prensa junto al cuestionado Mañueco es que es justo al revés, Luis Tudanca, secretario general de los socialistas que han presentado la moción de censura, no tienen intención, como ha ocurrido con el PP en Murcia, de comprar voluntades con cargos y privilegios.

Hay partida

Lo cierto es que la decisión de la procuradora de Ciudadanos de abandonar su grupo y mantener su escaño ha vuelto a dar opciones a Luis Tudanca para que prospere la moción de censura.

Como ayer explicaba Diario16, el PSOE necesita seis diputados más para que salga adelante esta moción de censura, y ya cuenta con los dos procuradores de Podemos y casi con seguridad con el representante de UPL de León. Si el procurador de la agrupación independiente Por Ávila vota a favor de la moción, cosa que no se descarta, Tudanca sólo necesita de dos escaños -uno con la decisión de María Montero parece que ya cuenta- para sacar adelante el cambio histórico que los ciudadanos de la comunidad pidieron en las urnas en las pasadas elecciones autonómicas.

Ciudadanos, en su comunicado al que ha tenido acceso Diario16, recuerda a la procuradora que se pasa al grupo mixto que «la Carta Ética, en su punto 16, exige al cargo saliente elegido o designado por Cs que devuelva su acta«. Recuerdan también los naranjas que “en el supuesto de que cese en la militancia del partido por cualquier causa o si en el futuro no estuviera moralmente dispuesto a cumplir alguno de los compromisos antes descritos”.

Del mismo modo, en el caso en el que se tratara de un independiente adscrito a Ciudadanos, el cargo público o designado “se compromete a abandonar los cargos públicos que ostentase en representación de Cs, si así le es requerido formalmente por los órganos centrales del partido, por causa justificada, o si no estuviera moralmente dispuesto a cumplir alguno de los compromisos antedichos”.

Por su parte, Ciudadanos Castilla y León afirma que va a mantener su actividad política y continuar con sus líneas programáticas «que le llevaron a tener representación en las Cortes de Castilla y León», dice el comunicado.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. ¿Ha pedido Igea a los de Murcia que también dejen sus actas?
    ¿O es que esos, como son de Murcia, no son de su incumbencia?
    Sr. Igea, por si no se había enterado, así es el sistema electoral español, los partidos presentan a quien les place, pero si salen elegidos el escaño, curiosamente, es de su titular.
    ¡Que majo es el sistema español!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre