La Comunidad de Madrid ha abierto ayer por la tarde, el pabellón 7 del hospital temporal instalado en IFEMA, donde se irán trasladando a los pacientes que hasta ahora han estado ingresados de manera provisional en el pabellón 5. Mientras, desde el Colegio de Médicos, sindicatos y organizaciones profesionales denuncian el caos en las instalaciones sanitarias. 

A pesar del esfuerzo en el montaje del mayor hospital de España, que se ha llegado a abrir en pocos días, las deficiencias en el funcionamiento son indudables. Ayer CCOO Sanidad Madrid denunció las pésimas condiciones de seguridad a las que se enfrentan los profesionales sanitarios en ese recinto gestionado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, dónde se incumplen los protocolos de protección individual en vigor para profesionales.

Desde la Federación de Servicios Públicos de UGT Madrid, se suman a las críticas, y califican la situación de “batalla campal”

Alicia Martín, portavoz de AMYTS (sindicato mayoritario entre el colectivo médico de Madrid), ha asegurado que hasta este domingo los profesionales desplazados a Ifema estaban “súper bien dotados” en cuanto a equipos de protección, pero después “los monos ya no eran tal, sino bolsas de basura”.

Este nuevo espacio está montado por módulos y ya está finalizado tras los últimos trabajos de fontanería.

El pabellón 7 se suma así al pabellón 9, donde ya se están atendiendo a pacientes desde hace varios días. En ambos espacios, y por módulos, están ubicadas 1.300 camas convencionales, que además incluirán próximamente 96 puestos UCI, alcanzando los 35.000 metros cuadrados de superficie. Los módulos están espaciados y se ha establecido una separación entre camas de 3 metros. Si es necesario, se podrán añadir más camas en otros pabellones.

Se trata del hospital más grande de España, con 85.000 metros cuadrados, que arrancó en tan solo 18 horas y que este lunes afronta su segunda semana en funcionamiento. En los trabajos, además del personal de logística, compra e infraestructuras de IFEMA, han participado los Bomberos de la Comunidad de Madrid, que llegaron el pasado lunes, y efectivos de la Unidad de Emergencia Militar (UME).

Los Bomberos de la Comunidad de Madrid, bajo el paraguas del SUMMA, están centrados en el almacén sanitario que da soporte al hospital y donde se canaliza tanto el material de descanso donado para los profesionales que trabajan en este centro temporal como todo el material médico, también donado, para la red de hospitales. En el almacén ya hay más de 300 referencias.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre