Miquel Iceta ha acudido a una entrevista a TV3 en pleno periodo estival. Una época que suele caracterizarse por una marcada inactividad política, pero que este año se antoja de lo más compleja. La crisis sanitaria por la Covid-19, la decisión del Rey emérito de abandonar el país y la, aparentemente, inminente convocatoria de elecciones autonómicas catalanas así lo atestiguan. Iceta ha marcado la postura de un PSC que afrontará las próximas elecciones con él como candidato. A pesar de que algunos rumores hablaban de Salvador Illa, el actual ministro de Sanidad, como un posible rival en el liderato del PSC. “A Salvador Illa  lo necesitamos en el gobierno de España”, afirma un Iceta que tiene claro su papel en el partido.

Monarquía si, monarquía no

El debate abierto sobre la vigencia de la institución monárquica y sobre un posible referéndum no parce tener cabida en un partido republicano como el PSC. “No se dan las circunstancias para que se pueda hacer un cambio de régimen con un consenso parecido al del 78”, explica Iceta. La contradicción que se refleja cuando un partido con base fundacional republicana dice cosas como “el reinado de Juan Carlos son los mejores 42 años de los últimos tres siglos,” puede comprenderse mejor gracias a un episodio que Iceta relata y que tiene que ver con la primera comparecencia del Rey Juan Carlos en el Congreso de los Diputados. “la primera vez que el Rey compareció los socialistas no le aplaudieron, pero después de escuchar su discurso sí que lo hicieron. Porque estaban de acuerdo con lo que había dicho”. Y así ha sido desde entonces, lo que ha acabado convirtiendo al PSOE en un partido de más apariencia monárquica que republicana.

División de poderes

Una de las acusaciones que el entrevistador recriminaba a Iceta era que en las causas contra algunos políticos catalanes los casos se habían derivado directamente al juez instructor mientras que en el caso del Rey emérito se había derivado a la fiscalía. Algo que evidentemente retrasa el proceso y el reconocimiento de imputado a Juan Carlos I. “La justicia Suiza está en un procedimiento similar y no parce que este siguiendo otro camino”, explicaba Iceta sobre la normalidad del proceso contra el emérito,  pero eludiendo la explicación de la excepción que supuso la celeridad del proceso contra los presos del catalanes.

Sin mesa de dialogo

Iceta traslada la responsabilidad de no continuar con la mesa de diálogo a Torra. “El presidente de la Generalitat dijo que conseguiría una posición única para dialogar, y no lo ha hecho”.  Y recrimina también a Esquerra las acusaciones de control de la fiscalía por parte del Gobierno a la hora de revocar los permisos de 3ª grado a los presos del procés: “qué sentido tendría fustigar a Esquerra. Este argumento no se sostiene”. La carrera hacia las elecciones en Cataluña ya parece haber comenzado. Iceta se muestra esperanzado de que sean cuanto antes. A pesar de que las encuestas presentan un debate a dos entre Puigdemont y Junqueras. Iceta tiene la difícil situación de no poderse posicionar ni muy cerca del independentismo ni muy lejos. Como le acaba de proponer Ciudadanos con la participación en un gobierno de coalición junto a las fuerzas conservadoras.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre