Han pasado ya 48 horas, el límite que el lunes dio el principal sindicato de médicos de Madrid, AMYTS. Sin haber obtenido respuestas a su petición de reunión con la presidenta Díaz Ayuso para abordar la situación en la que se encuentran, han anunciado la convocatoria de una huelga.

La respuesta de Ayuso ha sido señalar que no se trata de médicos, sino de un sindicato «afín a un partido político que ya he recibido en la Comunidad de Madrid, junto a otros». Unas afirmaciones que han sido negadas por Ana Gimenez, que ha afirmado que el sindicato es apolítico, confederado y que reclama lo mismo en todo el territorio nacional.

El consejero de sanidad de Madrid ha afirmado que no es el momento adecuado para llevar a cabo este tipo de protestas, porque estamos ante una situación complicada para todos y afirma que el sindicato «no tiene motivos de peso».

Hoy jueves han informado desde el sindicato de la huelga que se producirá de manera secuencial y comenzará en los servicios de Atención Primaria «dada la grave situación» en la que se encuentra el sector desde que comenzara la pandemia de COVID-19. Han anunciado que se ha registrado la convocatoria de la huelga para el 28 de septiembre.

«Los profesionales de Atención Primaria no somos héroes, somos trabajadores. Por ello, exigimos respeto, condiciones laborales dignas, agendas ajustadas para prestar calidad asistencial y tiempo necesario para atender a los pacientes como merecen.» Señalan en sus comunicados desde el sindicato.

«No se trata de un ultimatum», señalan desde el sindicato. «Esto no es ninguna medida coercitiva ni de carácter político: lo único que queremos son soluciones concretas para los médicos y para la asistencia sanitaria de la población», insisten.

Una decisión que se venía anunciando desde hace días desde la Mesa Sectorial de Sanidad en la que se encuentran otros sindicatos como SATSE, CCOO, CSIT-UP y UGT, donde se anunció que comenzarían a movilizarse a partir del próximo día 15 para protestar por el abandono y el desprecio a los profesionales que están sufriendo «por parte del Gobierno regional», sin descartar paros totales o parciales.

Huelga indefinida y completa

Según el escrito del sindicato que puede leerse completo aquí, se anuncia la huelga para el próximo 28 de septiembre a partir de las 8.00 horas «de forma indefinida y completa».

«Desde AMYTS confiamos en la sensatez y en la voluntad de negociación de la Comunidad de Madrid para evitar que la huelga se inicie. Se trata de un movimiento que vienen pidiéndonos nuestros compañeros ante la dramática situación que se vive en este nivel asistencial clave» señalan.

Los motivos que presentan para la huelga se explican señalando: «Los médicos de Atención Primaria venimos soportando una situación de sobrecarga asistencial desde hace años. Ya antes de la pandemia nos encontrábamos con un importante déficit de recursos humanos: más de seiscientos médicos de familia y más de ciento cincuenta pediatras. Esto, unido a la escasez de recursos económicos, y al agravamiento de la situación producido en los últimos meses por la pandemia, nos ha llevado a un límite inasumible y a un deterioro de la calidad asistencial en la atención a los pacientes». Y añaden: «Los médicos de Familia y pediatras de Atención Primaria de toda la vida estamos haciendo todo lo humanamente posible por atender a los pacientes con la mayor calidad y eficiencia, dentro de la precariedad en la que estamos trabajando. Seguimos instrucciones de limitar el aforo en los centros para evitar que estos se conviertan en un foco de contagio de COVID, de ahí que exista un proceso de recepción y valoración de pacientes en la entrada».

«Desde AMYTS, como sindicato médico con competencias autonómicas, hemos solicitado medidas en multitud de ocasiones a nuestra Gerencia, a la Inspección de Trabajo, a la Consejería de Sanidad, e incluso a la presidenta de la Comunidad de Madrid. De hecho, pedimos que se nos escuche para ofrecer soluciones que mejoren la situación en base a las necesidades». «No hemos obtenido respuesta ni solución a las decenas de cartas enviadas a las autoridades sanitarias, así como ninguna respuesta a nuestra petición de reunirse con nosotros, por parte del consejero de Sanidad y de la presidenta de la Comunidad de Madrid.»

Reivindicaciones

  • La correcta protección para todos los profesionales de los centros de salud y dispositivos SAR (Servicio de Atención Rural).
  • La realización de PCR seriadas a todos los profesionales al inicio de su reincorporación al trabajo tras un periodo ausente por el permiso que corresponda.
  • Garantizar mínimo 10 minutos por paciente, máximo 30 pacientes al día para la Medicina Familiar; 21 pacientes al día en Pediatría, tal y como marca la Ley de Presupuestos de la Comunidad de Madrid).
  • Teletrabajo como adaptación de  trabajadores especialmente  sensibles a la Covid.
  • Cobertura inmediata con interinidades de médicos, de las vacantes estructurales. Cobertura el 100% de las ausencias de facultativos. Dimensionamiento de las plantillas en base a las necesidades reales.
  • Dotación económica suficiente a la Atención Primaria
  • Adecuación a normativa de prevención de riesgos laborales, de los espacios de descanso, zonas comunes y dormitorios en dispositivos SAR.
  • Una financiación adecuada para que la Atención Primaria pueda ser atractiva para recuperar a los médicos de Familia, pediatras, odontólogos y farmacéuticos que se han marchado de este nivel y fidelizar a los que están.
  • Consideración  como  trabajos  extraordinarios  cualquier  exceso  de  jornada  o  carga extra de  trabajo, lo que incluye los doblajes o la  realización de guardias en  Atención  Primaria  (SAR),  así  como  los  repartos  de  consultas  de  compañeros  ausentes.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre