El diario de información europea Euroactiv, ha anunciado que “el gigante chino de telecomunicaciones Huawei reducirá su programa europeo de donación de máscaras por temor a verse envuelto en un juego de poder geopolítico más amplio, tras los comentarios realizados por el Jefe de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell”.

La compañía ha anunciado también que se mantiene abierta a tener las discusiones necesarias con las autoridades sanitarias en Europa que necesiten de forma extrema equipos adicionales.

Y es que, durante las dos últimas semanas Huawei ha donado millones de mascarillas contra la propagación del Covid-19 a distintos estados miembros de la UE: Italia, Irlanda, República Checa, Polonia, Holanda y España. Y no es la única empresa china que está haciéndolo, pues hay donaciones de Alibaba, y de otros fabricantes de telefonía.

El artículo de la discordia

El pasado lunes, en la página oficial de la Comisión Europea, Josep Borrel escribía este artículo que puedes leer íntegramente aquí. 

En el artículo, el Jefe de la diplomacia exterior de la UE trata de explicar que nos encontramos en una situación bélica. Que no es una guerra esto del Covid-19 pero que tiene un carácter bélico. Y considera que lo es en el sentido de que requiere “la movilización y asignación de recursos a niveles sin precedentes”.

Y añade: “se dice a veces que las guerras no se ganan con tácticas o incluso con estrategia, sino con logística y comunicaciones. Esto parece ser cierto también para el COVID-19: quien mejor organice la respuesta, aprovechando rápidamente las enseñanzas extraídas en todo el mundo y comunicando con éxito con los ciudadanos y el mundo en general, saldrá fortalecido”.  Y a continuación, es cuando viene la parte “delicada”: “Se está desarrollando una batalla mundial del relato en la que el tiempo es un factor decisivo. En enero, el escenario dominante era el de una crisis local en la provincia de Hubei, agravada por el encubrimiento de información crucial por parte de funcionarios del partido chinos. Europa envió una gran cantidad de equipos médicos para ayudar a las autoridades chinas que estaban desbordadas en ese momento. Desde entonces, China ha reducido las nuevas infecciones locales a simples cifras, y ahora está enviando equipos y médicos a Europa, como hacen otros países. China está lanzando enérgicamente el mensaje de que, a diferencia de los EE.UU., es un socio responsable y fiable. En la batalla del relato, también hemos visto intentos de desacreditar a la UE como tal y algunos casos en los que se ha estigmatizado a los europeos como si todos fueran portadores del virus.”

Al final de la pieza añade: “debemos recordar que ninguno de los otros problemas en los que nos centrábamos antes de la crisis del coronavirus, ha desaparecido. De hecho, pueden empeorar. La COVID-19 puede complicar algunos de los conflictos más prolongados en los países vecinos. En tanto que Europa ya tuvimos que navegar por un mundo de crecientes tensiones geopolíticas, especialmente entre los EE.UU. y China. También en este caso, existe el riesgo de que la COVID-19 agrave las tendencias preexistentes.”

Reacción de Huawei

Estas declaraciones del señor Borrell han sentado mal a una de las empresas que más donaciones está realizando. Y ayer, según afirman desde Euractiv, hablaron con uno de los directivos que apuntó que “tras los comentarios de Borrell, la compañía pondría fin a su programa de donaciones, no queriendo involucrarse en un juego de poder geopolítico entre EEUU y China”.

“Este no es el tipo de narrativa con la que queremos vincularnos”, señaló el empresario. “Vamos a poner fin a nuestro programa de donación de máscaras aquí en Europa. Para nosotros esto nunca ha sido una campaña de relaciones públicas”.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre