Foto archivo 2016 Agustín Millán.

El acto de este sábado es el resurgimiento de la Coordinadora de la ‘Marea Roja de la Investigación’, que se creó en 2013 en el contexto de los movimientos sociales que, como en otros sectores (educación y sanidad), apostaron por una defensa de los servicios públicos frente a los duros recortes impulsados tras la crisis del 2008.

Esta marea ha sido refundada recientemente a través de la realización de varias asambleas telemáticas. Está integrada por más de quince colectivos, organizaciones y sindicatos, entre ellos CCOO, tanto de ámbito estatal como de diferentes comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Madrid, Comunidad Valenciana o La Rioja), que están decididos a actuar para que la ciencia y la investigación ocupen un lugar determinante en el nuevo modelo social y económico que nuestra sociedad demanda, y para que ese desarrollo lleve aparejado, necesaria e indisolublemente, unas condiciones laborales dignas y libres de precariedad en todo el personal del ámbito de la investigación.

Desde aquel comienzo se ha intervenido en las sucesivas movilizaciones que demandaban un Pacto por la Ciencia, Carta por la Ciencia o Marcha por la Ciencia, para conseguir un programa de recuperación de los recursos humanos y financieros en el sector, la modificación de los sistemas de gestión -de forma que se aumente la eficacia y reduzca la burocratización-, y la reducción de la elevada precariedad imperante entre el personal de investigación.

El comunicado adjunto presenta el contexto en que surge la Coordinadora y sus principales objetivos, demandas y reivindicaciones. En el acto se expondrá un resumen, focalizado en torno a tres temas clave: la precariedad laboral en el personal del ámbito de la investigación en España, la situación de investigadoras e investigadores emigrados, y una valoración sobre la situación de la política científica.

Sin haberse resuelto todavía estos problemas, la pandemia de la COVID-19 ha puesto de nuevo de manifiesto la fragilidad de nuestro sistema científico, el pequeño tamaño y envejecimiento de sus grupos de investigación, la ausencia de un marco estable de integración del personal investigador en el sector sanitario, la debilidad de sus relaciones con el entorno económico y social, así como los graves problemas de coordinación entre las diferentes administraciones. “Como consecuencia, la ciencia y la sociedad española no han estado en las condiciones que se hubiera deseado para la búsqueda y producción de una vacuna como pieza clave para superar la pandemia”, señala el comunicado.

Por todo ello, desde la Coordinadora Marea Roja de la Investigación hacen un llamamiento al conjunto de colectivos, asociaciones, sindicatos, entidades, sociedades e instituciones académicas y científicas, para que redoblen su movilización y presencia social, al objeto de que el debate permee y tenga su reflejo en las políticas presupuestarias, de planificación y de gestión que deben adoptarse en las próximas semanas.

Las propuestas están sobre la mesa y varias de ellas se detallan a continuación; muchas fueron asumidas por los partidos políticos en los pactos firmados tras las movilizaciones de 2013, reiterados el pasado año en el Congreso tras la Marcha por la Ciencia y la entrega de 400.000 firmas que las respaldaban, pero su implementación real no se ha logrado aún.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre