Un enfermero del Hospital Universitario de La Paz contagiado por COVID-19 el pasado mes de marzo se ha reincorporado dos meses después al trabajo y la gerencia le ha obligado a firmar un parte en el que rezaba que no se había contagiado en el hospital, que la baja fue causada por “enfermedad común”. Un hecho improbable, ya que la planta donde trabaja este enfermero fue convertida en planta COVID, no les dieron formación previa, ni EPIs y se estima que el 90% de los trabajadores y las trabajadoras se contagiaron.

Tras aproximadamente dos meses de baja en casa con los síntomas propios del COVID-19 como la tos, el cansancio y una afección en la pleura, sus compañeras de planta le advirtieron que la condición para reincorporarse era la de firmar el parte médico de confirmación de incapacidad temporal donde el casillero de “enfermedad común” venía marcado predeterminadamente, pese a la existencia de un apartado dedicado a la enfermedad laboral. Este enfermero y otros compañeros y compañeras en su misma situación firmaron como “no conforme”.

Diario16 se ha puesto en contacto con el Sindicato de Enfermería de Madrid (SATSE) para saber si existen más casos como este. Desde el sindicato afirman que “no es una cosa generalizada, pero si común” porque se está aplicando la normativa previa al 28 de mayo “por la que se podía justificar como enfermedad común”.  Tras exponer este caso entre las delegadas de La Paz, SATSE ha confirmado a este periódico que la dirección de enfermería del hospital ha pedido una aclaración a recursos humanos del SERMAS “porque no es normal que no estén unificados los casos, siendo los mismos profesionales en idéntica situación de incapacidad temporal”.

SATSE advierte que este “protocolo” también se está aplicando en otros hospitales de la comunidad de Madrid como la Fundación Alcorcón, y recuerda que “el 99% de las personas que han trabajado en los hospitales de Madrid, lo han hecho con COVID”. Por su parte, CCOO declara no conocer “ningún caso de personal que haya tenido que firmar dicho documento”.

Cabe recordar que SATSE registró el 4 de marzo un escrito ante la Consejería de Trabajo en la que solicitaba, ante posibles aislamientos preventivos, “que se aplique la Incapacidad Temporal por contingencias profesionales, bien como accidente de trabajo o enfermedad profesional”. De este modo, “el trabajador afectado percibiría el 100% de sus retribuciones por lo que la merma económica sería inexistente”, expone el sindicato en un comunicado. Y añade: “En la normativa actual no existe vacío normativo alguno puesto que este aislamiento obligatorio, ajeno al trabajador, puede considerarse un permiso retribuido por un deber inexcusable”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre